Pedro Arcas se despide fiel a como ha sido: “Moriré con las botas puestas”

3
2584
Publicidad Baner publicitario de exposición de muebles y decoración en Yecla Murcia

Hay un dicho que bien se puede aplicar a Pedro Arcas: Genio y figura hasta la sepultura. Esta mañana ha convocado a los medios de comunicación para dar explicaciones sobre la noticia que les adelantamos el miércoles por la noche. El actual presidente de la Asociación Regional del Mueble y la Madera (Arema) deja el cargo que ha ostentado durante los últimos casi tres años.

Arcas ha comentado que va a estar a viajando entre Madrid, Yecla y fuera de España “y me impide pasar el tiempo que la asociación se merece. Si uno está en un sitio debe estar con todas las consecuencias y últimamente me ha sido imposible”. Ese es el motivo que comentó a los miembros de su junta directiva y que ha explicado públicamente.

Era el momento de echar la vista atrás y hacer balance de lo logrado y lo que se ha quedado pendiente. Aquí Arcas ha sido crítico consigo mismo centrándose en los temas que hubiera querido resolver antes de irse: “Hemos avanzado en bastantes temas pero no hemos sabido hacer entender a las pequeñas empresas que Arema está para defenderlas. Y no haber tenido más velocidad en algunos asuntos”.


[hana-code-insert name=’Adsense noticias’ /]


Sin duda uno de los retos más importantes del nuevo responsable será aumentar el número de empresas asociadas lo que permita a la entidad tener más fuerza reivindicativa.

Pedro Arcas cogió Arema en 2015, en pleno agujero de la crisis más profunda que recuerda el sector. “Hemos pasado unos años muy duros. Afortunadamente la estamos dejando atrás con mucho sacrificio de empresarios y trabajadores. Esta crisis nos ha trasformado y tenemos un producto muy bueno que se puede vender en cualquier parte del mundo”.

El Arcas reivindicativo estaba más tranquilo en su despedida ante los medios. Pero sabe que será recordado por no tener ningún complejo a la hora de defender los intereses del sector del mueble. “Una de mis obsesiones ha sido demostrar a las administraciones que llevábamos razón en nuestras peticiones con el retorno de la inversión que hacían con nostros. Y creo que es evidente que lo hemos conseguido”.

La comparecencia terminó con una reflexión que puede resumir la personalidad de quien ha estado al frente de Arema durante los últimos años. “No me callan. Moriré con las botas puestas. Si algo no es, no es bajo ningún concepto”.

Ahora se abre un periodo en el que Arema espera candidaturas a la presidencia de la entidad que aglutina al empresariado del mueble murciano.


[hana-code-insert name=’Addoor’ /]

3 Comentarios

  1. Un buen candidato a Alcalde, quien no necesita del clientelismo, puede ser reivindicativo mas allá de la «boquilla» de aquellos que deben su nomina al partido que los «coloca» en esas listas «cerradas», susto o muerte.