.
❄️ sábado 04 febrero 2023

Aplicaciones de los termoplásticos en la industria de la química

Los plásticos termoplásticos son empleados en diferentes sectores gracias a sus particulares propiedades. Puede que conozcas sus aplicaciones en el sector de la alimentación, los juguetes o el automóvil, pero, ¿sabías que también se aprovechan en la industria química? A continuación, te explicamos qué son exactamente los termoplásticos y cuál es su papel en el gremio de los químicos.

¿Qué son los termoplásticos?

Los termoplásticos son plásticos que deben su nombre a las cualidades que poseen en relación con los cambios de temperatura. Se trata de materiales que pueden fundirse si se ponen a temperaturas muy elevadas y permiten cambiar su forma al gusto. Después, en el enfriamiento, vuelven a ser materiales rígidos completamente.

Es una cualidad que los hace aptos para reciclar los envases o productos plásticos, algo que suele ser generalmente complejo. De esta forma, los objetos de termoplástico que estén inservibles pueden dar lugar a otros nuevos, pasando por un protocolo en el que se funden, cambian de forma y se convierten en un artículo diferente.

 

Estas son sus principales características:

  • Temperatura de fundición más baja que otros materiales.
  • Duros en el interior pero flexibles y frágiles en el exterior.
  • Capacidad para crear diferentes objetos con ellos.
  • Permiten la reutilización si se funden para crear nuevas piezas.

 

A la contra, existen los plásticos termoestables. Estos permanecen completamente imperturbables ante las variaciones de temperatura. Son muy utilizados, pero generan residuos complicados de retirar del entorno y no se pueden convertir en otros objetos para darles una segunda vida.

Las aplicaciones de los termoplásticos en la industria química

Con estas y otras interesantes propiedades, los termoplásticos pueden ser utilizados en diversidad de sectores y son de gran utilidad. Aquí te mostramos las aplicaciones que se pueden dar en la industria de la química según el tipo de termoplástico, pues hay variedad de ellos.

 

  • PMMA (polimetilmetacrilato). Es un plástico muy empleado en todo tipo de ingenierías. No se raya con facilidad, es bastante resistente y su color es transparente, por lo que se emplea a menudo como sustituto del vidrio. Además, es muy común en cosmética, óptica e iluminación.
  • PTFE (Politetrafluoroetileno). Este termoplástico se puede emplear en diferentes aspectos de esta industria porque es altamente inerte, con lo cual, permanece imperturbable ante la combinación con otros químicos sin emitir ninguna reacción. Se puede emplear para conservarlos con seguridad o para hacer algunos experimentos sin temor a que el envoltorio intervenga en los resultados.
  • PB (Polibuteno). Tiene una resistencia muy elevada a los cabios de temperatura y por ello se emplea a menudo para hacer tuberías, sistemas de calefacción o en la industria química.

 

Existen otros termoplásticos con aplicaciones muy interesantes fuera de la industria química. Es el caso del PET (tereftalato de polietileno) que se emplea fundamentalmente en los alimentos y bebidas porque puede interactuar con comestibles con seguridad y conservarlos debidamente, o el Nylon con el que se fabrican peines, mangos o ropa.

Los termoplásticos son excelentes soluciones para sustituir a otros materiales más complejos de obtener o para crear envases plásticos que puedan ser reciclados. Por ello, su uso es cada vez más extendido en diversos ámbitos.

Los plásticos termoplásticos son empleados en diferentes sectores gracias a sus particulares propiedades. Puede que conozcas sus aplicaciones en el sector de la alimentación, los juguetes o el automóvil, pero, ¿sabías que también se aprovechan en la industria química? A continuación, te explicamos qué son exactamente los termoplásticos y cuál es su papel en el gremio de los químicos.

¿Qué son los termoplásticos?

Los termoplásticos son plásticos que deben su nombre a las cualidades que poseen en relación con los cambios de temperatura. Se trata de materiales que pueden fundirse si se ponen a temperaturas muy elevadas y permiten cambiar su forma al gusto. Después, en el enfriamiento, vuelven a ser materiales rígidos completamente.

Es una cualidad que los hace aptos para reciclar los envases o productos plásticos, algo que suele ser generalmente complejo. De esta forma, los objetos de termoplástico que estén inservibles pueden dar lugar a otros nuevos, pasando por un protocolo en el que se funden, cambian de forma y se convierten en un artículo diferente.

 

Estas son sus principales características:

  • Temperatura de fundición más baja que otros materiales.
  • Duros en el interior pero flexibles y frágiles en el exterior.
  • Capacidad para crear diferentes objetos con ellos.
  • Permiten la reutilización si se funden para crear nuevas piezas.

 

A la contra, existen los plásticos termoestables. Estos permanecen completamente imperturbables ante las variaciones de temperatura. Son muy utilizados, pero generan residuos complicados de retirar del entorno y no se pueden convertir en otros objetos para darles una segunda vida.

Las aplicaciones de los termoplásticos en la industria química

Con estas y otras interesantes propiedades, los termoplásticos pueden ser utilizados en diversidad de sectores y son de gran utilidad. Aquí te mostramos las aplicaciones que se pueden dar en la industria de la química según el tipo de termoplástico, pues hay variedad de ellos.

 

  • PMMA (polimetilmetacrilato). Es un plástico muy empleado en todo tipo de ingenierías. No se raya con facilidad, es bastante resistente y su color es transparente, por lo que se emplea a menudo como sustituto del vidrio. Además, es muy común en cosmética, óptica e iluminación.
  • PTFE (Politetrafluoroetileno). Este termoplástico se puede emplear en diferentes aspectos de esta industria porque es altamente inerte, con lo cual, permanece imperturbable ante la combinación con otros químicos sin emitir ninguna reacción. Se puede emplear para conservarlos con seguridad o para hacer algunos experimentos sin temor a que el envoltorio intervenga en los resultados.
  • PB (Polibuteno). Tiene una resistencia muy elevada a los cabios de temperatura y por ello se emplea a menudo para hacer tuberías, sistemas de calefacción o en la industria química.

 

Existen otros termoplásticos con aplicaciones muy interesantes fuera de la industria química. Es el caso del PET (tereftalato de polietileno) que se emplea fundamentalmente en los alimentos y bebidas porque puede interactuar con comestibles con seguridad y conservarlos debidamente, o el Nylon con el que se fabrican peines, mangos o ropa.

Los termoplásticos son excelentes soluciones para sustituir a otros materiales más complejos de obtener o para crear envases plásticos que puedan ser reciclados. Por ello, su uso es cada vez más extendido en diversos ámbitos.

uscríbete EPY

¿Quieres añadir un nuevo comentario?

Hazte EPY Premium, es gratuito.

Hazte Premium

- Publicidad -
- Publicidad -

Sondeo de OPINIÓN
ÚLTIMO

Servicios

Demanda empleo Oferta empleo
Compra Venta
Canal inmobiliario Farmacia
Teléfono interes Autobuses