La Guardia Civil localiza a un abogado tras una persecución policial por llegar tarde a un juicio

0
25.754 visitas
coche abogado carnet

Se trata de una de esas historias donde la realidad supera ampliamente la ficción. La Guardia Civil ha localizado a un abogado al que le persiguieron durante bastantes kilómetros por tierra y aire sin que detuviera su marcha porque llegaba tarde a un juicio.

Ocurría esta mañana. Los vecinos de Yecla miraban asombrados como un helicóptero de la Guardia Civil sobrevolaba a baja altura el casco urbano con la evidente intención de perseguir a alguien que se movía por las calles de la localidad. Se trataba de un conductor de un Volvo al que le venían siguiendo desde la autovía A-33 porque circulaba  superando ampliamente los límites de velocidad. El vehículo había entrado en el casco urbano de Yecla donde patrullas de la propia benemérita y de la Policía Local empezaron a buscarlo por las calles, sin éxito.

El helicóptero fue el único que no le perdió de vista en todo momento y vio cómo el conductor dejaba el turismo en un vado de un garaje situado en la calle Maestro Mora y posteriormente salía corriendo del coche con dirección al centro de la localidad.  El individuo llegaba a la zona del juzgado de Yecla y desaparecía sin que los agentes del helicóptero supieran donde se había escondido. 

En ese momento las fuerzas de seguridad sospechaban de la huida de un delincuente. La velocidad a la que condujo, el dejar mal aparcado el coche y que el conductor emprendiera a la carrera su marcha por las calles apuntaba a que habían pillado a alguien que no quería ver cerca a la policía.

De inmediato tres patrullas de policía llegaron al lugar donde estaba aparcado el vehículo vieron que estaba cerrado. Comprobaron los datos del propietario y si había alguna denuncia por sustracción. No constaba ningún robo. Los agentes no entendían qué estaba pasando.

Mientras, entre los vecinos empezaba a correr el rumor de que la policía perseguía a unos presos huidos que estaban en Yecla. Otros lo relacionaron con los robos en casas de campo que se están registrando últimamente en el término municipal. Nada de eso tenía que ver que con la verdad.  

 

El juicio es lo primero

Para resolver el rompecabezas de la historia hay que remontarse a las 9 y media de la mañana. En el juzgado de Yecla está fijada a esa hora una vista oral por un accidente de tráfico. Allí se personan las partes pero falta un abogado. El procurador consigue contactar con él y le pide explicaciones de por qué no está en el juzgado. Al letrado le habían bailado las fechas y pensaba que el juicio se iba desarrollar un día después.

Ante esta situación el juez decidió que se fueran todos a tomar un café y dar un margen de tiempo al abogado para que llegara a Yecla. El margen era de apenas unos minutos, pero el abogado supo exprimirlos porque llegó a tiempo. “Entró jadeando, sofocado, con la camisa fuera…” explica una persona que estaba presente en la sala.

No se sabe si para ese momento, sobre las 11 menos cuarto, el letrado sabía que un helicóptero de la Guardia Civil y tres patrullas de la policía le estaban persiguiendo por las calles de Yecla. El caso es que recuperó el aliento y ejerció de abogado. “Lo hizo bien, no se le vio alterado”, comentaron las mismas fuentes.

Lo bueno de la historia está aún por llegar. El abogado tuvo enfrente a dos Guardias Civiles a los que les preguntó por un atestado con el que no estaba muy de acuerdo. 

Los agentes contestaron pero para entonces la investigación de la policía ya tenía el nombre del propietario del coche y dónde podía estar. El juicio terminó y en ese momento los agentes decidieron que ahora les tocaba a ellos hacer las preguntas. “Esto lo podemos hacer bien o mal, de usted depende”, le dijeron al abogado que salió escoltado por los Guardias Civiles hasta el coche mal aparcado


 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí