.
❄️ sábado 04 febrero 2023

El peligro de la zona única

Publicidad Baner publicitario de exposición de muebles y decoración en Yecla Murcia

Hace unos días leíamos un artículo en el que se ponía de manifiesto la intención de implantar próximamente la “zona única” en algunos municipios de la región. En dicho artículo se explicaba en qué consistía este sistema en lo que a matrículas en centros educativos se refiere.

Pues bien. Desde nuestra experiencia como Comunidad Educativa afectada por este tema, queríamos dar un enfoque algo distinto al que se expuso, puesto que desde hace unos años, concretamente desde el 2005, funciona en Yecla este sistema, que comenzó con la intención de conciliar la vida laboral y familiar, dando la posibilidad a los padres de elegir el centro educativo más próximo a su lugar de trabajo. Pero, tras los primeros años, la libre elección de centro que pretendía la adopción de “zona única”, comenzó a realizarse en función de otros motivos, escondidos bajo ese pretexto de libertad. Algunos padres llegaban a solicitar para sus hijos colegios que se encontraban en el extremo más alejado de su vivienda o lugar de trabajo llegando incluso a empadronarlos en el domicilio de los abuelos para esquivar ciertos límites en el sistema de admisión de los alumnos.

Como decíamos, nuestra experiencia como Comunidad Educativa ha sido, cuanto menos, desastrosa.

La decisión de eliminar la zonificación y apoyar la libre elección de centros, sea cual sea la zona dónde se resida, está ocasionando diferentes problemas en la actualidad, con los que tal vez en un principio no se contaba. Los principales son, por un lado, la masificación de algunos centros y, por otro, el rechazo y abandono de otros como el nuestro, con el consiguiente descontento social en la localidad y el revuelo, año tras año, a la hora de realizar las inscripciones.

Por una parte, hay colegios que se han masificado, por lo que sufren problemas de aumentos de ratio por aula (con el consiguiente riesgo de disminución de atención a los niños), la creación de nuevas líneas, dificultades de acceso al centro y de desarrollo de algunas actividades, ya que muchas zonas comunes son transformadas en aulas (biblioteca, salones de actos, laboratorios…). Las zonas que no pueden transformarse en aulas (baños, patios, gimnasios, y otras zonas comunes…) no son ampliadas en relación al número de alumnos por lo que su uso queda, evidentemente, limitado.

Por otra parte, los colegios que sufren el bajo número de matrículas, cierran líneas, disminuyen su ratio por aula y, en consecuencia, pierden docentes. Todo ello tiene una repercusión en la gestión de los recursos públicos, ya que nos encontramos con aulas que consumen dichos recursos sin ser aprovechadas al 100% y otras que, por sobrepasar las ratios estipuladas, conllevan más gastos y nuevas inversiones para poder escolarizar a esos niños de más y adecuar los centros a ello, llegando incluso a ubicarlos en aulas prefabricadas, lo cual repercute en la comodidad de profesores y alumnos. Toda esta situación conlleva un aumento de gasto público, innecesario en los tiempos que corren.

[spacer icon=»Select a Icon» style=»1″]

[blockquote style=»1″] es necesaria una vuelta a la zonificación o un cambio en la gestión de las inscripciones y matrículas[/blockquote]

[spacer icon=»Select a Icon» style=»1″]

Desde el punto de vista social, si la situación lleva a un cierre de centros, habrá familias que tendrán que recolocar a sus hijos en centros más alejados, con lo que se perdería la proximidad y sentimiento de pertenencia al barrio, además de los problemas de exclusión social y adaptación de los niños en las nuevas aulas. Este problema está ya más que avanzado en esta localidad, con dos colegios muy afectados por ello. El pasado curso, tras una situación inicial de disminución del censo de niños, nuestro centro estuvo a punto de perder la única línea de tres años en infantil, a cambio de mantener una doble línea en otro centro, teniendo que negociar la pérdida de profesorado para poder mantenerla al final, con tan solo 6 alumnos. Medida bastante injusta para el centro, que tuvo que acceder a dicha pérdida ya que, de lo contrario, habría comenzado lo que, en nuestra opinión, hubiese supuesto el primer paso para su cierre progresivo.

Por estos motivos pensamos que, en los municipios que se rigen por el sistema de zona única, es necesaria una vuelta a la zonificación o un cambio en la gestión de las inscripciones y matrículas, centrado en la adopción de una serie de medidas encaminadas a disminuir y/o eliminar dichos desequilibrios, que se establezcan unos acuerdos previos que pongan de manifiesto de antemano que centros mantienen sus líneas y cuales son susceptibles de sufrir algún cierre, teniendo en cuenta criterios como la masificación, la desaparición de líneas en colegios que solo cuentan con una, la oferta educativa que ofrecen (atención a la diversidad, por ejemplo, entre otros aspectos). Criterios que, a nuestro entender, serían lógicos y justos para todos y, por lo tanto, deberían ser firmes hasta el final, no dejando espacio a modificaciones sobrevenidas por presiones de última hora.

Por ello, queremos poner de manifiesto que los problemas locales que presentan los municipios que adoptaron esta norma de zona única, se pueden generalizar a nivel regional, si la propuesta llega a implantarse en toda la Región de Murcia sin que, como hemos expuesto, venga acompañada de un plan de gestión completo y firme que se anticipe a los posibles desequilibrios que genere. Por consiguiente, hacemos un llamamiento a la reflexión y a la puesta en marcha de medidas efectivas para el próximo curso escolar 2015/16, para que se igualen los ratios en todos los centros, se eliminen estos problemas que se repiten año tras año y, así, puedan recibir todos los alumnos la misma educación de calidad, tal como debe de ser, en un sistema educativo público.

            Comunidad Educativa del CEIP Giner de los Ríos, Yecla.

Publicidad Baner publicitario de exposición de muebles y decoración en Yecla Murcia

Hace unos días leíamos un artículo en el que se ponía de manifiesto la intención de implantar próximamente la “zona única” en algunos municipios de la región. En dicho artículo se explicaba en qué consistía este sistema en lo que a matrículas en centros educativos se refiere.

Pues bien. Desde nuestra experiencia como Comunidad Educativa afectada por este tema, queríamos dar un enfoque algo distinto al que se expuso, puesto que desde hace unos años, concretamente desde el 2005, funciona en Yecla este sistema, que comenzó con la intención de conciliar la vida laboral y familiar, dando la posibilidad a los padres de elegir el centro educativo más próximo a su lugar de trabajo. Pero, tras los primeros años, la libre elección de centro que pretendía la adopción de “zona única”, comenzó a realizarse en función de otros motivos, escondidos bajo ese pretexto de libertad. Algunos padres llegaban a solicitar para sus hijos colegios que se encontraban en el extremo más alejado de su vivienda o lugar de trabajo llegando incluso a empadronarlos en el domicilio de los abuelos para esquivar ciertos límites en el sistema de admisión de los alumnos.

Como decíamos, nuestra experiencia como Comunidad Educativa ha sido, cuanto menos, desastrosa.

La decisión de eliminar la zonificación y apoyar la libre elección de centros, sea cual sea la zona dónde se resida, está ocasionando diferentes problemas en la actualidad, con los que tal vez en un principio no se contaba. Los principales son, por un lado, la masificación de algunos centros y, por otro, el rechazo y abandono de otros como el nuestro, con el consiguiente descontento social en la localidad y el revuelo, año tras año, a la hora de realizar las inscripciones.

Por una parte, hay colegios que se han masificado, por lo que sufren problemas de aumentos de ratio por aula (con el consiguiente riesgo de disminución de atención a los niños), la creación de nuevas líneas, dificultades de acceso al centro y de desarrollo de algunas actividades, ya que muchas zonas comunes son transformadas en aulas (biblioteca, salones de actos, laboratorios…). Las zonas que no pueden transformarse en aulas (baños, patios, gimnasios, y otras zonas comunes…) no son ampliadas en relación al número de alumnos por lo que su uso queda, evidentemente, limitado.

Por otra parte, los colegios que sufren el bajo número de matrículas, cierran líneas, disminuyen su ratio por aula y, en consecuencia, pierden docentes. Todo ello tiene una repercusión en la gestión de los recursos públicos, ya que nos encontramos con aulas que consumen dichos recursos sin ser aprovechadas al 100% y otras que, por sobrepasar las ratios estipuladas, conllevan más gastos y nuevas inversiones para poder escolarizar a esos niños de más y adecuar los centros a ello, llegando incluso a ubicarlos en aulas prefabricadas, lo cual repercute en la comodidad de profesores y alumnos. Toda esta situación conlleva un aumento de gasto público, innecesario en los tiempos que corren.

[spacer icon=»Select a Icon» style=»1″]

[blockquote style=»1″] es necesaria una vuelta a la zonificación o un cambio en la gestión de las inscripciones y matrículas[/blockquote]

[spacer icon=»Select a Icon» style=»1″]

Desde el punto de vista social, si la situación lleva a un cierre de centros, habrá familias que tendrán que recolocar a sus hijos en centros más alejados, con lo que se perdería la proximidad y sentimiento de pertenencia al barrio, además de los problemas de exclusión social y adaptación de los niños en las nuevas aulas. Este problema está ya más que avanzado en esta localidad, con dos colegios muy afectados por ello. El pasado curso, tras una situación inicial de disminución del censo de niños, nuestro centro estuvo a punto de perder la única línea de tres años en infantil, a cambio de mantener una doble línea en otro centro, teniendo que negociar la pérdida de profesorado para poder mantenerla al final, con tan solo 6 alumnos. Medida bastante injusta para el centro, que tuvo que acceder a dicha pérdida ya que, de lo contrario, habría comenzado lo que, en nuestra opinión, hubiese supuesto el primer paso para su cierre progresivo.

Por estos motivos pensamos que, en los municipios que se rigen por el sistema de zona única, es necesaria una vuelta a la zonificación o un cambio en la gestión de las inscripciones y matrículas, centrado en la adopción de una serie de medidas encaminadas a disminuir y/o eliminar dichos desequilibrios, que se establezcan unos acuerdos previos que pongan de manifiesto de antemano que centros mantienen sus líneas y cuales son susceptibles de sufrir algún cierre, teniendo en cuenta criterios como la masificación, la desaparición de líneas en colegios que solo cuentan con una, la oferta educativa que ofrecen (atención a la diversidad, por ejemplo, entre otros aspectos). Criterios que, a nuestro entender, serían lógicos y justos para todos y, por lo tanto, deberían ser firmes hasta el final, no dejando espacio a modificaciones sobrevenidas por presiones de última hora.

Por ello, queremos poner de manifiesto que los problemas locales que presentan los municipios que adoptaron esta norma de zona única, se pueden generalizar a nivel regional, si la propuesta llega a implantarse en toda la Región de Murcia sin que, como hemos expuesto, venga acompañada de un plan de gestión completo y firme que se anticipe a los posibles desequilibrios que genere. Por consiguiente, hacemos un llamamiento a la reflexión y a la puesta en marcha de medidas efectivas para el próximo curso escolar 2015/16, para que se igualen los ratios en todos los centros, se eliminen estos problemas que se repiten año tras año y, así, puedan recibir todos los alumnos la misma educación de calidad, tal como debe de ser, en un sistema educativo público.

            Comunidad Educativa del CEIP Giner de los Ríos, Yecla.

uscríbete EPY

¿Quieres añadir un nuevo comentario?

Hazte EPY Premium, es gratuito.

Hazte Premium

1 Comentario

  1. Se acerca la apertura de plazos de inscripción en los colegios. Esperamos y deseamos, que al fín este año, se tomen una medidas más consensuadas y razonables y se equiparen los ratios de TODOS los colegios de la localidad, con una aplicación razonable en el reparto, de lo que es la educación pública en España, sin favoritismos ni discriminación entre centros.

- Publicidad -
- Publicidad -

Sondeo de OPINIÓN
ÚLTIMO

Servicios

Demanda empleo Oferta empleo
Compra Venta
Canal inmobiliario Farmacia
Teléfono interes Autobuses