.
🌼 sábado 25 mayo 2024
spot_imgspot_imgspot_imgspot_img
spot_img

Isabel Navarro, Policía Nacional

En algunos estantes de su casa hay fotografías del día en que Isabel Navarro con veinticuatro años se incorporó al Cuerpo de la Policía Nacional.

El motivo fue que al quedarse en paro e inscribirse en la oficina de empleo, allí le sugirieron la posibilidad de opositar a la Policía Nacional.

Una vez preparada después de nueve meses de formación en la Escuela Nacional de Policía con sede en Ávila, realizó un periodo de prácticas denominado operación verano en Palma de Mallorca, y seguidamente otro de invierno en la Comisaría de Elda, finalizando las prácticas en Madrid.

Ya policía

Siendo ya funcionaria del cuerpo, estuvo destinada en Ciudadela (Menorca), volvió a Elda, para finalmente con treinta y dos años recalar en la Comisaría de Yecla, su tierra natal, siendo la primera yeclana en incorporarse a nuestra comisaría.

Ella ha conocido historias de miedo que no dejarían indiferente a nadie en esta profesión de riesgo. Salvaguardar la vida de los demás es uno de los fines principales de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

A lo largo de su etapa como miembro de la Policía Nacional, fue desarrollando diferentes funciones y encontrando experiencias propias de la actividad.

Al principio de paisano como policía judicial, lo que siempre quienes tenemos una edad cariñosamente hemos llamado “policía secreta”, después agente de la científica y los fines de semana cuando era preciso yendo de uniforme, estando de servicio en Yecla durante 18 años, dentro de los cuales varios casos fueron descubiertos y puestos a disposición de la justicia a quienes cometieron el delito.

Accidente

Circunstancias de la vida trucaron su profesión. El 8 de marzo de 2018, precisamente en el Día de la Mujer, cuando se acababa la tarde yendo con su perro al cruzar un paso de peatones en la Avda. de la Feria sufrió un gravísimo accidente, ya que un coche la atropelló.

Tres meses en coma con pérdida de masa cerebral en el Hospital Virgen de la Arrixaca. Varias operaciones muy complicadas. Tratamiento en el Hospital de Neurorrehabilitación de Badalona, y una gran cantidad de pruebas y seguimientos, han sido las terribles consecuencias de aquel grave siniestro.

En la actualidad Isabel, a quien me dice que la llame Isa, acude a diferentes sesiones para su recuperación, tanto de estimulación cognitiva, terapias ocupacionales, neurológicas y de logopedia en distintas clínicas y asociaciones para recuperar su estado físico y tener la mayor autonomía y los fallos de memoria.

Cuando sufrió el atropello todo quedó atrapado bajo el peso del silencio. Las personas más cercanas y amigos a la orilla de la cama al principio y tiempo después le dieron y lo continúan haciendo un ánimo tan lleno de respeto como discreto. De hecho tiene una gran amiga que dice que es su Ángel de la guarda, con una amistad plena desde hace 25 años, seguramente por aquello de los Ángeles Custodios, ahora que celebramos el Bicentenario de la Policía Nacional. Ese ángel también tiene “dificultades” en sus alas, aun así la apoya y ayuda de manera habitual para que poco a poco Isa, pueda volar sola.

Dentro de las cosas que me cuenta, hay una que produce sonrojo, el día que le robaron su scooter para discapacitados que utiliza para desplazarse. Se lo robaron del garaje arrastrándolo y horas después sus antiguos compañeros lo encontraron de aquella manera, y por tanto tuvo que repararlo lo que llevó su tiempo, mientras le dejaron uno de prestado.

Con mucho orgullo me ha mostrado una cajita que contenía algunos objetos, un par de medallas, un pisacorbatas y varios distintivos, y sobre todo algo emocionada ha mostrado su placa.

La nueva vida de Isabel Navarro

Aquello fue una página sin posibilidad de retorno. Su vida cambió de un momento a otro. Aquella caravana con la que tanto le gustaba viajar y que después vendió por algún sitio andará. Ahora las páginas de su libro son otras. En su vida y su entorno ha regresado con su gente. Su semblante refleja una actitud positiva con ganas de hacer cosas. Rehabilitación y terapia, y algún desayuno con amigos en esta recién estrenada primavera, así como el resto de las estaciones del año si apetece y el tiempo acompaña, porque la tierra se nos ha dado a todos no solamente a unos cuantos.

La combinación de todo esto es que los pensamientos son energía. Hace 6 años se acabó su carrera, pero no ha terminado la pista. Con una parte del cuerpo casi paralizada, cada día se levanta y un poquito a ralentí, se motiva y pone a prueba, y está volviendo a lo que medianamente puede en sus tareas domésticas.

Con su hijo, su situación ahora, sin ningún anclaje en la mirada y junto a su sonrisa ella continúa con esa fiel puntualidad de siempre como costumbre sagrada, llegando cinco minutos antes. Su vida diaria, a pesar de las lesiones, no sé si con una fuerza extraña, pero sí con mucha entereza y constancia, Isa, es todo un ejemplo de superación en marcha.

  Más artículos de José Antonio Ortega.


 

José Antonio Ortega
José Antonio Ortega
"DESDE MI PUPITRE" Intento aprender cada día, y como observador atento procuro escribir un poco de todo con respeto y disciplina, de recuerdos, necesidades y de aquello que mientras pueda, vaya encontrándome por el camino, siempre dando gracias al estímulo de la vida.

En algunos estantes de su casa hay fotografías del día en que Isabel Navarro con veinticuatro años se incorporó al Cuerpo de la Policía Nacional.

El motivo fue que al quedarse en paro e inscribirse en la oficina de empleo, allí le sugirieron la posibilidad de opositar a la Policía Nacional.

Una vez preparada después de nueve meses de formación en la Escuela Nacional de Policía con sede en Ávila, realizó un periodo de prácticas denominado operación verano en Palma de Mallorca, y seguidamente otro de invierno en la Comisaría de Elda, finalizando las prácticas en Madrid.

Ya policía

Siendo ya funcionaria del cuerpo, estuvo destinada en Ciudadela (Menorca), volvió a Elda, para finalmente con treinta y dos años recalar en la Comisaría de Yecla, su tierra natal, siendo la primera yeclana en incorporarse a nuestra comisaría.

Ella ha conocido historias de miedo que no dejarían indiferente a nadie en esta profesión de riesgo. Salvaguardar la vida de los demás es uno de los fines principales de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

A lo largo de su etapa como miembro de la Policía Nacional, fue desarrollando diferentes funciones y encontrando experiencias propias de la actividad.

Al principio de paisano como policía judicial, lo que siempre quienes tenemos una edad cariñosamente hemos llamado “policía secreta”, después agente de la científica y los fines de semana cuando era preciso yendo de uniforme, estando de servicio en Yecla durante 18 años, dentro de los cuales varios casos fueron descubiertos y puestos a disposición de la justicia a quienes cometieron el delito.

Accidente

Circunstancias de la vida trucaron su profesión. El 8 de marzo de 2018, precisamente en el Día de la Mujer, cuando se acababa la tarde yendo con su perro al cruzar un paso de peatones en la Avda. de la Feria sufrió un gravísimo accidente, ya que un coche la atropelló.

Tres meses en coma con pérdida de masa cerebral en el Hospital Virgen de la Arrixaca. Varias operaciones muy complicadas. Tratamiento en el Hospital de Neurorrehabilitación de Badalona, y una gran cantidad de pruebas y seguimientos, han sido las terribles consecuencias de aquel grave siniestro.

En la actualidad Isabel, a quien me dice que la llame Isa, acude a diferentes sesiones para su recuperación, tanto de estimulación cognitiva, terapias ocupacionales, neurológicas y de logopedia en distintas clínicas y asociaciones para recuperar su estado físico y tener la mayor autonomía y los fallos de memoria.

Cuando sufrió el atropello todo quedó atrapado bajo el peso del silencio. Las personas más cercanas y amigos a la orilla de la cama al principio y tiempo después le dieron y lo continúan haciendo un ánimo tan lleno de respeto como discreto. De hecho tiene una gran amiga que dice que es su Ángel de la guarda, con una amistad plena desde hace 25 años, seguramente por aquello de los Ángeles Custodios, ahora que celebramos el Bicentenario de la Policía Nacional. Ese ángel también tiene “dificultades” en sus alas, aun así la apoya y ayuda de manera habitual para que poco a poco Isa, pueda volar sola.

Dentro de las cosas que me cuenta, hay una que produce sonrojo, el día que le robaron su scooter para discapacitados que utiliza para desplazarse. Se lo robaron del garaje arrastrándolo y horas después sus antiguos compañeros lo encontraron de aquella manera, y por tanto tuvo que repararlo lo que llevó su tiempo, mientras le dejaron uno de prestado.

Con mucho orgullo me ha mostrado una cajita que contenía algunos objetos, un par de medallas, un pisacorbatas y varios distintivos, y sobre todo algo emocionada ha mostrado su placa.

La nueva vida de Isabel Navarro

Aquello fue una página sin posibilidad de retorno. Su vida cambió de un momento a otro. Aquella caravana con la que tanto le gustaba viajar y que después vendió por algún sitio andará. Ahora las páginas de su libro son otras. En su vida y su entorno ha regresado con su gente. Su semblante refleja una actitud positiva con ganas de hacer cosas. Rehabilitación y terapia, y algún desayuno con amigos en esta recién estrenada primavera, así como el resto de las estaciones del año si apetece y el tiempo acompaña, porque la tierra se nos ha dado a todos no solamente a unos cuantos.

La combinación de todo esto es que los pensamientos son energía. Hace 6 años se acabó su carrera, pero no ha terminado la pista. Con una parte del cuerpo casi paralizada, cada día se levanta y un poquito a ralentí, se motiva y pone a prueba, y está volviendo a lo que medianamente puede en sus tareas domésticas.

Con su hijo, su situación ahora, sin ningún anclaje en la mirada y junto a su sonrisa ella continúa con esa fiel puntualidad de siempre como costumbre sagrada, llegando cinco minutos antes. Su vida diaria, a pesar de las lesiones, no sé si con una fuerza extraña, pero sí con mucha entereza y constancia, Isa, es todo un ejemplo de superación en marcha.

  Más artículos de José Antonio Ortega.


 

José Antonio Ortega
José Antonio Ortega
"DESDE MI PUPITRE" Intento aprender cada día, y como observador atento procuro escribir un poco de todo con respeto y disciplina, de recuerdos, necesidades y de aquello que mientras pueda, vaya encontrándome por el camino, siempre dando gracias al estímulo de la vida.
uscríbete EPY

¿Quieres añadir un nuevo comentario?

Hazte EPY Premium, es gratuito.

Hazte Premium

José Antonio Ortega
José Antonio Ortega
"DESDE MI PUPITRE" Intento aprender cada día, y como observador atento procuro escribir un poco de todo con respeto y disciplina, de recuerdos, necesidades y de aquello que mientras pueda, vaya encontrándome por el camino, siempre dando gracias al estímulo de la vida.
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img

Servicios

Demanda empleo Oferta empleo
Compra Venta
Canal inmobiliario Farmacia
Teléfono interes Autobuses