Me duele Cataluña

2
disturbios en barcelona

Alcanzamos la democracia después de muchos años de retraso. Poco a poco llegaron las llamadas libertades, los derechos y obligaciones, con periodos muy duros de terrorismo.
Tuvimos años de crecimiento, ilusionados entre nosotros y con los demás. Costó conseguir las cosas, en otras regiones arrastrábamos muchas carencias, cuando Cataluña ya era pionera de una notable prosperidad, por medio de la iniciativa del anterior régimen con apoyo a las inversiones y gracias a la mano de obra del resto de España.


Llegado a este punto, se vive ya mucho tiempo un sentimiento catalanista de empacho que ha despertado una enorme brecha de odio y rabia.
Aquellos que manejan los hilos, en conciencia, deberían reflexionar preguntándose del por qué se ha llegado hasta aquí, por qué están inculcando a los niños para aprender a odiar a España, mediante una doctrina tergiversada de «catecismo» soberanista, en lugar de comprender toda la historia y la cultura, por supuesto con la riqueza de su lengua, pero también en idioma castellano, no solo el que a ellos le convenga.


Las leyes y las decisiones de los tribunales están para cumplirlas, y los separatistas erre que erre, cuestionando la autoridad, haciendo de su capa un sayo en un llamamiento para alentar a parte de la gente echándola a la calle a quemar contenedores y bloquear los servicios públicos.

El órdago del separatismo divide cuanto toca. Qué triste resulta que bastantes familias queden enemigas por la política, así como que entre amigos pueda peligrar la amistad. Qué grave la falta de liquidación económica sobre algunas competencias, y mientras tanto sigan abriendo franquicias de embajadas, vergüenza debería darles.
Con todos los respetos, estoy cansado de Cataluña, habiendo muchas personas que no están de acuerdo en lo que está ocurriendo. La magnitud de los hechos lo merece, debemos estar unidos y arroparnos a nuestra bandera, la gente está hasta las narices de tanto hablar de lo mismo.


Me duele Cataluña por esta afrenta y crispación a todo lo que huela a España. Esta quema de símbolos, las actitudes desafiantes y este sentimiento separatista no va a traer nada bueno al encender la mecha una cuadrilla de manipuladores dirigentes desagradecidos.
Resulta una mayúscula falta de ética su desprecio a lo que sea español. Tienen derecho a defender lo que piensan, pero no pueden obligar a la otra mitad a pensar igual que ustedes, arrebatando su legítimo derecho y libertad a una mayoría social tan silenciosa como poco visible.


Señores separatistas, están toreando al mundo, además han engañado a sus propios seguidores creando tensión, equivocando los fines y los medios para defender su ambición política, sembrando cizaña y desprecio. La violencia se está expandiendo porque ustedes son unos dirigentes cobardes que han contaminado hasta el deporte, se esconden o se refugian fuera de España, no dan un palo al agua y viven del cuento.

2 COMENTARIOS

  1. ¿Cuándo se va a empezar a aceptar que existe un gran número de ciudadanos y ciudadanas en Catalunya que desean ser independientes de España y que ese ideal no es ilegal‽. El sentimiento independentista en Catalunya es amplio y hasta ahora se ha utilizado políticamente por los gobiernos centrales cuando ha interesado y se ha criminalizado cuando no ha interesado. Mientras sigamos viendo a los Catalanes independentistas como delincuentes y no como ciudadanos que piensan de una forma diferente, seguiremos estando en el mismo lugar.
    Vale más cualquier quimera que un trozo de tela triste.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí