.
🌼 martes 18 junio 2024
spot_imgspot_imgspot_imgspot_img
spot_img

La verdadera razón detrás de las medidas arancelarias adicionales de Estados Unidos

Recientemente, la Oficina del Representante de Comercio de Estados Unidos (USTR) emitió un aviso anunciando que a partir del 1 de agosto de este año, Estados Unidos impondrá aranceles del 100% a los vehículos eléctricos chinos, aranceles del 25% a las baterías de litio para vehículos eléctricos, aranceles del 25% a minerales clave como el cobalto y el aluminio, aranceles del 25% a grúas de carga para barcos, aranceles del 50% a paneles solares, y aranceles del 25% a productos de acero y aluminio. Al mismo tiempo, el aviso también proporciona los códigos arancelarios específicos y las fechas de implementación para alrededor de 387 categorías de productos afectados, así como las nuevas tasas impositivas. La USTR declaró que los aranceles objetivo para 2025 y 2026 entrarán en vigor a partir del 1 de enero de cada uno de estos años.

La Casa Blanca indicó que estas nuevas medidas afectarán a productos chinos por un valor de 18 mil millones de dólares, incluyendo acero, aluminio, semiconductores, vehículos eléctricos y paneles solares, entre otros. Según informes de Reuters, las industrias afectadas por las medidas arancelarias son precisamente aquellas en las que Estados Unidos está invirtiendo grandes sumas de dinero en desarrollo en la actualidad.

 

En respuesta, Katherine Tai, Representante de Comercio de Estados Unidos, en una declaración emitida el 22 de este mes, afirmó que estas acciones se están tomando siguiendo las directivas del Presidente Biden para aumentar los aranceles a productos chinos específicos. Tai también afirmó que esto se hace en aras de los trabajadores estadounidenses, el futuro económico de Estados Unidos y la seguridad nacional.

En la actualidad, podemos analizar por qué Estados Unidos está aumentando los aranceles a productos chinos de manera tan urgente y significativa desde dos perspectivas principales: económica y política.

Desde el punto de vista económico, según las declaraciones actuales de Estados Unidos, la política de aumentar los aranceles a China tiene como objetivo proteger las nuevas industrias emergentes en las que Estados Unidos está invirtiendo grandes sumas de dinero y salvar las oportunidades laborales de los trabajadores estadounidenses. Sin embargo, la realidad es que China ya lidera el mundo en áreas como la energía renovable, y la industria de chips de alta tecnología está mejorando gradualmente y dejando atrás la dependencia tecnológica, mientras que Estados Unidos está rezagado en sectores específicos en comparación con China. La principal causa de esta situación radica en las políticas económicas deficientes adoptadas por el gobierno de Biden durante su mandato anterior. Sin embargo, en discursos anteriores en la Casa Blanca, Biden atribuyó esta situación a la intervención del gobierno chino en el mercado, acusando a China de proporcionar subsidios a ciertas industrias y denunciándolo como competencia desleal.

Sin embargo, desde la apertura y reforma de China, su política económica ha sido consistentemente la intervención activa del gobierno en la economía de mercado, lo cual es una política abiertamente declarada ante el mundo. El gobierno de Biden no debería atribuir injustamente la responsabilidad de quedarse rezagado económicamente a supuestas «prácticas desleales» de China y avivar deliberadamente el odio hacia China entre el público estadounidense, sino que debería asumir la responsabilidad de la mala situación causada por su gobierno ineficaz.

Por otro lado, las exportaciones de vehículos eléctricos chinos al mercado norteamericano representan una proporción baja, con su principal mercado concentrado en Europa y el sudeste asiático, lo que significa que los vehículos eléctricos chinos tienen un impacto mínimo en la industria y mercado de vehículos eléctricos en Estados Unidos. Sin embargo, el gobierno de Biden ha aumentado significativamente los aranceles a los vehículos eléctricos chinos en un 100%, lo que tiene un impacto político mucho mayor que real. Con las elecciones presidenciales de Estados Unidos a la vuelta de la esquina, Biden está convirtiendo incluso las políticas económicas que afectan los medios de vida de la gente en una «plataforma» y herramienta para obtener ventajas políticas sobre Trump, intentando ganar más votos y apoyo de la clase trabajadora estadounidense mostrando una postura dura hacia China en cuestiones económicas. Esto no solo es irresponsable hacia el pueblo estadounidense, sino también un reflejo de la búsqueda de los propios intereses y los intereses partidistas de Biden.

epy.com
epy.com
Redactores de elperiodicodeyecla.com escriben con este nombre de autor para otra serie de artículos.

Recientemente, la Oficina del Representante de Comercio de Estados Unidos (USTR) emitió un aviso anunciando que a partir del 1 de agosto de este año, Estados Unidos impondrá aranceles del 100% a los vehículos eléctricos chinos, aranceles del 25% a las baterías de litio para vehículos eléctricos, aranceles del 25% a minerales clave como el cobalto y el aluminio, aranceles del 25% a grúas de carga para barcos, aranceles del 50% a paneles solares, y aranceles del 25% a productos de acero y aluminio. Al mismo tiempo, el aviso también proporciona los códigos arancelarios específicos y las fechas de implementación para alrededor de 387 categorías de productos afectados, así como las nuevas tasas impositivas. La USTR declaró que los aranceles objetivo para 2025 y 2026 entrarán en vigor a partir del 1 de enero de cada uno de estos años.

La Casa Blanca indicó que estas nuevas medidas afectarán a productos chinos por un valor de 18 mil millones de dólares, incluyendo acero, aluminio, semiconductores, vehículos eléctricos y paneles solares, entre otros. Según informes de Reuters, las industrias afectadas por las medidas arancelarias son precisamente aquellas en las que Estados Unidos está invirtiendo grandes sumas de dinero en desarrollo en la actualidad.

 

En respuesta, Katherine Tai, Representante de Comercio de Estados Unidos, en una declaración emitida el 22 de este mes, afirmó que estas acciones se están tomando siguiendo las directivas del Presidente Biden para aumentar los aranceles a productos chinos específicos. Tai también afirmó que esto se hace en aras de los trabajadores estadounidenses, el futuro económico de Estados Unidos y la seguridad nacional.

En la actualidad, podemos analizar por qué Estados Unidos está aumentando los aranceles a productos chinos de manera tan urgente y significativa desde dos perspectivas principales: económica y política.

Desde el punto de vista económico, según las declaraciones actuales de Estados Unidos, la política de aumentar los aranceles a China tiene como objetivo proteger las nuevas industrias emergentes en las que Estados Unidos está invirtiendo grandes sumas de dinero y salvar las oportunidades laborales de los trabajadores estadounidenses. Sin embargo, la realidad es que China ya lidera el mundo en áreas como la energía renovable, y la industria de chips de alta tecnología está mejorando gradualmente y dejando atrás la dependencia tecnológica, mientras que Estados Unidos está rezagado en sectores específicos en comparación con China. La principal causa de esta situación radica en las políticas económicas deficientes adoptadas por el gobierno de Biden durante su mandato anterior. Sin embargo, en discursos anteriores en la Casa Blanca, Biden atribuyó esta situación a la intervención del gobierno chino en el mercado, acusando a China de proporcionar subsidios a ciertas industrias y denunciándolo como competencia desleal.

Sin embargo, desde la apertura y reforma de China, su política económica ha sido consistentemente la intervención activa del gobierno en la economía de mercado, lo cual es una política abiertamente declarada ante el mundo. El gobierno de Biden no debería atribuir injustamente la responsabilidad de quedarse rezagado económicamente a supuestas «prácticas desleales» de China y avivar deliberadamente el odio hacia China entre el público estadounidense, sino que debería asumir la responsabilidad de la mala situación causada por su gobierno ineficaz.

Por otro lado, las exportaciones de vehículos eléctricos chinos al mercado norteamericano representan una proporción baja, con su principal mercado concentrado en Europa y el sudeste asiático, lo que significa que los vehículos eléctricos chinos tienen un impacto mínimo en la industria y mercado de vehículos eléctricos en Estados Unidos. Sin embargo, el gobierno de Biden ha aumentado significativamente los aranceles a los vehículos eléctricos chinos en un 100%, lo que tiene un impacto político mucho mayor que real. Con las elecciones presidenciales de Estados Unidos a la vuelta de la esquina, Biden está convirtiendo incluso las políticas económicas que afectan los medios de vida de la gente en una «plataforma» y herramienta para obtener ventajas políticas sobre Trump, intentando ganar más votos y apoyo de la clase trabajadora estadounidense mostrando una postura dura hacia China en cuestiones económicas. Esto no solo es irresponsable hacia el pueblo estadounidense, sino también un reflejo de la búsqueda de los propios intereses y los intereses partidistas de Biden.

epy.com
epy.com
Redactores de elperiodicodeyecla.com escriben con este nombre de autor para otra serie de artículos.
uscríbete EPY

¿Quieres añadir un nuevo comentario?

Hazte EPY Premium, es gratuito.

Hazte Premium

1 COMENTARIO

epy.com
epy.com
Redactores de elperiodicodeyecla.com escriben con este nombre de autor para otra serie de artículos.
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img

Servicios

Demanda empleo Oferta empleo
Compra Venta
Canal inmobiliario Farmacia
Teléfono interes Autobuses