.
🌼 martes 18 junio 2024
spot_imgspot_imgspot_imgspot_img
spot_img

Los pirotécnicos

Entre las diferentes profesiones que podríamos llamar “hereditarias” –que son aquellas que se transmiten de padres a hijos como norma tradicional-, vamos a referirnos a esa tan arriesgada y difícil como es la pirotécnica. En Yecla, esta profesión, que bien podríamos calificar de heroica, fue ejercida por varias generaciones con notable éxito y un bien acendrado espíritu de sentido vocacional.

Queremos hacer mención a esa familia de los “Giles” (conocidos popularmente como los cagarrones), maestros en el arte de la pirotécnica local, que aunque hoy oscurecida por la desventura y el infortunio, hubo un tiempo que gozaba de la admiración y el respeto de sus convecinos.

Los célebres “castillicos” o fuegos de artificio, de gran vistosidad y colorido, eran fabricados por Francisco Gil Ortuño, en un desaparecido taller llamado “La invencible”, situado en las afueras de la población. Bajo la experta mano de aquel valiente pirotécnico, trágicamente desaparecido en el ejercicio de su profesión, y luchando siempre con innumerables dificultades y peligros, se componían infinidad de estos “castillicos”, en sus más diversas combinaciones. Entre otros, allí había siempre un buen surtido de juegos japoneses, para disparar de día; fuegos aéreos y bombas de cambio, las célebres bombas granífugas, que al estallar en el firmamento, entre un constante centelleo de vistosísimo colorido y singular efecto, se esparcían en multitud de ramificaciones, formando al final la fantástica “palmera”, que dejaba más que atónitos a grandes y pequeños espectadores.

Lo que seguramente ignorarán muchos, es que estos fuegos artificiales, auténticamente yeclanos en su fabricación, gozaban de reconocida fama nacional. Fueron muchos los concursos y certámenes que tuvieron lugar en capitales españolas,  y en ellos triunfaron siempre y de forma rotunda y categórica estos “productos” nacidos en los talleres de la pirotécnica local.

Tanto es así, que nuestras carcasas y tracas alcanzaban premios y galardones en Albacete, Alicante, Murcia y otras poblaciones y, por último, en la Exposición Ibero-Americana de Sevilla, en donde esta estrepitosa artesanía consiguió el gran Diploma de Honor.

En un triste día, 28 de mayo de 1932, una terrible explosión ocurrida en el taller de la huerta, acabó con la vida de nuestro pirotécnico, así como con la de dos de sus hijos que le ayudaban en tales faenas.

Algunos familiares siguieron ejerciendo ésta difícil profesión, fabricando los fuegos de artificio que tienen lugar en la Plaza de San Cayetano en la festividad de nuestra Patrona, al igual que en otros festejos locales.

En la actualidad, según creo ya no.

  • Libro: Relatos del ayer.
  • Hogar de la Tercera Edad/Universidad Popular de Yecla/INSERSO.
  • MU-34/1988.
  • Tema: “Profesiones”
  • Página 40.
  • Publicado por José Antonio Ortega
José Antonio Ortega
José Antonio Ortega
"DESDE MI PUPITRE" Intento aprender cada día, y como observador atento procuro escribir un poco de todo con respeto y disciplina, de recuerdos, necesidades y de aquello que mientras pueda, vaya encontrándome por el camino, siempre dando gracias al estímulo de la vida.

Entre las diferentes profesiones que podríamos llamar “hereditarias” –que son aquellas que se transmiten de padres a hijos como norma tradicional-, vamos a referirnos a esa tan arriesgada y difícil como es la pirotécnica. En Yecla, esta profesión, que bien podríamos calificar de heroica, fue ejercida por varias generaciones con notable éxito y un bien acendrado espíritu de sentido vocacional.

Queremos hacer mención a esa familia de los “Giles” (conocidos popularmente como los cagarrones), maestros en el arte de la pirotécnica local, que aunque hoy oscurecida por la desventura y el infortunio, hubo un tiempo que gozaba de la admiración y el respeto de sus convecinos.

Los célebres “castillicos” o fuegos de artificio, de gran vistosidad y colorido, eran fabricados por Francisco Gil Ortuño, en un desaparecido taller llamado “La invencible”, situado en las afueras de la población. Bajo la experta mano de aquel valiente pirotécnico, trágicamente desaparecido en el ejercicio de su profesión, y luchando siempre con innumerables dificultades y peligros, se componían infinidad de estos “castillicos”, en sus más diversas combinaciones. Entre otros, allí había siempre un buen surtido de juegos japoneses, para disparar de día; fuegos aéreos y bombas de cambio, las célebres bombas granífugas, que al estallar en el firmamento, entre un constante centelleo de vistosísimo colorido y singular efecto, se esparcían en multitud de ramificaciones, formando al final la fantástica “palmera”, que dejaba más que atónitos a grandes y pequeños espectadores.

Lo que seguramente ignorarán muchos, es que estos fuegos artificiales, auténticamente yeclanos en su fabricación, gozaban de reconocida fama nacional. Fueron muchos los concursos y certámenes que tuvieron lugar en capitales españolas,  y en ellos triunfaron siempre y de forma rotunda y categórica estos “productos” nacidos en los talleres de la pirotécnica local.

Tanto es así, que nuestras carcasas y tracas alcanzaban premios y galardones en Albacete, Alicante, Murcia y otras poblaciones y, por último, en la Exposición Ibero-Americana de Sevilla, en donde esta estrepitosa artesanía consiguió el gran Diploma de Honor.

En un triste día, 28 de mayo de 1932, una terrible explosión ocurrida en el taller de la huerta, acabó con la vida de nuestro pirotécnico, así como con la de dos de sus hijos que le ayudaban en tales faenas.

Algunos familiares siguieron ejerciendo ésta difícil profesión, fabricando los fuegos de artificio que tienen lugar en la Plaza de San Cayetano en la festividad de nuestra Patrona, al igual que en otros festejos locales.

En la actualidad, según creo ya no.

  • Libro: Relatos del ayer.
  • Hogar de la Tercera Edad/Universidad Popular de Yecla/INSERSO.
  • MU-34/1988.
  • Tema: “Profesiones”
  • Página 40.
  • Publicado por José Antonio Ortega
José Antonio Ortega
José Antonio Ortega
"DESDE MI PUPITRE" Intento aprender cada día, y como observador atento procuro escribir un poco de todo con respeto y disciplina, de recuerdos, necesidades y de aquello que mientras pueda, vaya encontrándome por el camino, siempre dando gracias al estímulo de la vida.
uscríbete EPY

¿Quieres añadir un nuevo comentario?

Hazte EPY Premium, es gratuito.

Hazte Premium

José Antonio Ortega
José Antonio Ortega
"DESDE MI PUPITRE" Intento aprender cada día, y como observador atento procuro escribir un poco de todo con respeto y disciplina, de recuerdos, necesidades y de aquello que mientras pueda, vaya encontrándome por el camino, siempre dando gracias al estímulo de la vida.
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img

Servicios

Demanda empleo Oferta empleo
Compra Venta
Canal inmobiliario Farmacia
Teléfono interes Autobuses