Menos aceituna y precios por el suelo en una campaña «rara» en el olivar

0
tractor recolecta olivares aceituna

Una campaña rara debido al tiempo, el bajo rendimiento y los precios que están por los suelos. Los agricultores de la comarca del Altiplano no recordarán esta campaña de recogida de la aceituna del presente año como la mejor que han vivido. 

La depresión atmosférica aislada en niveles altos, la popular DANA, que afectó a la Región el pasado mes de septiembre provocó un exceso de agua en los campos que no ha beneficiado al fruto ya que le ha cargado de agua y eso provoca un rendimiento del inferior al que es habitual. 

“Otra causa del menor rendimiento es la vecería”, explica el enólogo de la Cooperativa La Purísima de Yecla. La vecería es un fenómeno de los árboles frutales, los cuales alternan fuertes cosechas con años de poca o ninguna cosecha. Y esta campaña ha tocado un año de escasez. Menos rendimiento y también menos cantidad de aceitunas. Según las almazaras consultadas, la recolección ha dejado entre un 40 y un 45 por ciento menos de cosecha respecto al año anterior que fue bueno.

Casi la mitad de la producción de aceituna que se cultiva en la Región de Murcia se concentra en los municipios de Yecla y Jumilla con una superficie que supera las 12.000 hectáreas y va creciendo en los últimos años debido a que la agricultura intensiva se está interesando cada vez más por este tipo de plantaciones.

En la comarca del Altiplano hay sobre todo oliveras de secano pero en los últimos años se están poniendo en marcha grandes plantaciones de forma intensiva que trabajan de forma diferente en algunos aspectos..

Los últimos datos de la Consejería de Agricultura apuntan a que en la comarca del Altiplano hay 6.637 hectáreas dedicadas a este cultivo que producen, en un año normal, unas 18.550 toneladas de aceituna de variedades como la arbequina, hojiblanca, picual o cornicabra. Este año, esa producción puede que esté en torno a las 10.000 toneladas de variedades como la arbequina, hojiblanca, picual o cornicabra que se dan en la zona.

En la cooperativa La Purísima de Yecla unos 2.500 aportadores de aceituna han entregado sus cosechas en los últimos meses, hasta la pasada semana cuando terminó la campaña. La mayor parte de los aproximadamente 150.000 litros de aceite que se obtengan este año van principalmente al consumo propio de los agricultores. “El cultivo del olivo en la zona no está muy profesionalizado. Es diferente al de la viticultura donde sí has más profesionalización”, asegura Pedro José Azorín.

 

El precio de la acite está por lo suelos

Hay exceso de olivas en el mercado y eso provoca que el precio esté por los suelos. El que ha sido calificado como “oro líquido” por su valor en el mercado durante los últimos años está con precios propios de hace una década cuando hubo una grave crisis del sector.  

La pasada campaña los precios de los que se hablaba rondaban los 60 céntimos el kilo de oliva recogida. Este año se el precio ronda los 40 céntimos dependiendo del rendimiento que oscila entre el 17 por ciento y puede llegar al 22 por ciento. Es decir, de cada 100 kilos de aceitunas se puede obtener como mínimo 17 litros de aceite.

La gerente de la Almazara Deortegas, Rafael Ortega, explica que la situación del mercado “es complicada. No hay derecho a los precios que se están pagando. Hay zonas donde la oliva se está quedando en los árboles porque no es rentable recogerla”.

Esta responsable de una almazara que trabaja de forma tradicional y ecológica con el aceite, asegura que el veto de Estados Unidos está afectando al sector y también la llegada de los intensivos “que hacen mucho daño a la agricultura de toda la vida. Ponen mucho aceite en el mercado y con una calidad muy inferior”.

Esta pequeña empresa recogió en la actual campaña unos 250.000 kilos de aceitunas en verde y a mano. Posteriormente, extraen el aceite en frío para que mantenga todas las cualidades. Su rendimiento es de apenas un 16 por ciento. Diferente a las nuevas técnicas de intensivos donde las distancias entre árboles es muy inferior y la recogida del fruto suele ser a máquina y el rendimiento es un 22 por ciento.

La forma de proceder de la almazara yeclana otorga un alta calidad a sus productos que están cosechado premios internacionales. El último, el de la prestigiosa guía de los mejores aceites de oliva virgen extra del mundo, Flos Oleoi, que ha dado al aceite hojiblanca de esta empresa yeclana la calificación de mejor aceite ecológico del mundo.

Ese y otros galardones abren las puertas “de mercados internacionales donde vendemos cada vez más”, explica su gerente dedicada a sacar adelante una pequeña empresa que mantiene la tradición agricultura en la comarca.


 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí