.
🌼 sábado 13 abril 2024
spot_imgspot_imgspot_imgspot_img
spot_img

PERTE abre la puerta a la agricultura de precisión para las vitícolas de Yecla

Fuente: Unsplash

Con la llegada de las ayudas del fondo europeo Next Generation EU a España, 1.000 millones de euros serán destinados al sector agrario a través del Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE) para incentivar la rápida transición a la digitalización y sostenibilidad ambiental del sector agroalimentario.

Se espera que esta inversión tenga un retorno mínimo de 3.000 millones de euros al Estado y genere 16.000 nuevos puestos de trabajo en toda la cadena productiva de un sector que actualmente aporta el 10 % del PIB, así como tres millones de empleos en todo el país, pero que se ha visto amenazado por el cambio climático y la falta de modernización.

De hecho, uno de los programas en los que mayor énfasis tiene el PERTE es la financiación de proyectos que integren la robótica y la inteligencia artificial para trazar, simular y automatizar los procesos agrícolas a través de la denominada agricultura 4.0. 

El uso de estas tecnologías para la simplificación y automatización de la toma de decisiones se ha expandido a sectores como el financiero, donde las plataformas de trading automático optimizan los rendimientos de las inversiones al copiar inmediatamente los movimientos y estrategias de los traders más experimentados. Este tipo de implementaciones permiten obtener resultados positivos en usuarios que apenas van adquiriendo su experiencia y conocimiento en materia financiera, por lo que promover su uso en sectores tan relevantes como el vitícola se vuelve una prioridad.

Vino 3.0

agricultura de precisión

Fuente: Unsplash

Para los productores de Yecla, estos aportes de capital y tecnología permitirán incrementar el volumen de sus añadas, mismas que en 2021 sumaron 6.755.468 litros de vino, con 464.179 de vino blanco, 374.995 de vino rosado y 5.915.754 de tinto, mientras se preservan las excelentes cualidades enológicas de color, aroma y estructura que les han hecho merecedores desde 1972 de su sello de Denominación de Origen.

Para cumplir con estas exigencias, proyectos como AgrarIA, investigan la aplicabilidad y viabilidad de la IA para predecir tanto las fechas de las vendimias, como el volumen total de uva en viñedos propios y de proveedores, disponiendo así de forma eficaz de ellas para su compra e ingreso en bodega. 

Esto es posible, gracias al análisis de imágenes satelitales, el uso de información agroclimática y seguimiento de las prácticas de trabajo de la bodega, con las que la IA optimiza el control de las producciones y toma previsiones para las cosechas. 

En forma similar, el proyecto GlobalViti busca proveer soluciones biotecnológicas y robóticas en el tratamiento de las enfermedades de la vid, la aplicación de microorganismos para mejorar los suelos y minimizar el impacto del cambio climático. 

Otras como Innovine, buscan optimizar las actuales prácticas de gestión de viñedos y promoción de sus marcas, yendo más allá de la fase productiva al incorporar el turismo. De esta manera, se consigue reducir la estacionalidad de las ventas, generar empleos, y crear una mayor conexión entre los consumidores con el producto, al despertar en ellos la conciencia de los retos que representa llevar una botella de vino del campo a sus manos.


 

epy.com
epy.com
Redactores de elperiodicodeyecla.com escriben con este nombre de autor para otra serie de artículos.

Fuente: Unsplash

Con la llegada de las ayudas del fondo europeo Next Generation EU a España, 1.000 millones de euros serán destinados al sector agrario a través del Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE) para incentivar la rápida transición a la digitalización y sostenibilidad ambiental del sector agroalimentario.

Se espera que esta inversión tenga un retorno mínimo de 3.000 millones de euros al Estado y genere 16.000 nuevos puestos de trabajo en toda la cadena productiva de un sector que actualmente aporta el 10 % del PIB, así como tres millones de empleos en todo el país, pero que se ha visto amenazado por el cambio climático y la falta de modernización.

De hecho, uno de los programas en los que mayor énfasis tiene el PERTE es la financiación de proyectos que integren la robótica y la inteligencia artificial para trazar, simular y automatizar los procesos agrícolas a través de la denominada agricultura 4.0. 

El uso de estas tecnologías para la simplificación y automatización de la toma de decisiones se ha expandido a sectores como el financiero, donde las plataformas de trading automático optimizan los rendimientos de las inversiones al copiar inmediatamente los movimientos y estrategias de los traders más experimentados. Este tipo de implementaciones permiten obtener resultados positivos en usuarios que apenas van adquiriendo su experiencia y conocimiento en materia financiera, por lo que promover su uso en sectores tan relevantes como el vitícola se vuelve una prioridad.

Vino 3.0

agricultura de precisión

Fuente: Unsplash

Para los productores de Yecla, estos aportes de capital y tecnología permitirán incrementar el volumen de sus añadas, mismas que en 2021 sumaron 6.755.468 litros de vino, con 464.179 de vino blanco, 374.995 de vino rosado y 5.915.754 de tinto, mientras se preservan las excelentes cualidades enológicas de color, aroma y estructura que les han hecho merecedores desde 1972 de su sello de Denominación de Origen.

Para cumplir con estas exigencias, proyectos como AgrarIA, investigan la aplicabilidad y viabilidad de la IA para predecir tanto las fechas de las vendimias, como el volumen total de uva en viñedos propios y de proveedores, disponiendo así de forma eficaz de ellas para su compra e ingreso en bodega. 

Esto es posible, gracias al análisis de imágenes satelitales, el uso de información agroclimática y seguimiento de las prácticas de trabajo de la bodega, con las que la IA optimiza el control de las producciones y toma previsiones para las cosechas. 

En forma similar, el proyecto GlobalViti busca proveer soluciones biotecnológicas y robóticas en el tratamiento de las enfermedades de la vid, la aplicación de microorganismos para mejorar los suelos y minimizar el impacto del cambio climático. 

Otras como Innovine, buscan optimizar las actuales prácticas de gestión de viñedos y promoción de sus marcas, yendo más allá de la fase productiva al incorporar el turismo. De esta manera, se consigue reducir la estacionalidad de las ventas, generar empleos, y crear una mayor conexión entre los consumidores con el producto, al despertar en ellos la conciencia de los retos que representa llevar una botella de vino del campo a sus manos.


 

epy.com
epy.com
Redactores de elperiodicodeyecla.com escriben con este nombre de autor para otra serie de artículos.
uscríbete EPY

¿Quieres añadir un nuevo comentario?

Hazte EPY Premium, es gratuito.

Hazte Premium

epy.com
epy.com
Redactores de elperiodicodeyecla.com escriben con este nombre de autor para otra serie de artículos.
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img

Servicios

Demanda empleo Oferta empleo
Compra Venta
Canal inmobiliario Farmacia
Teléfono interes Autobuses