martes 26 octubre 2021

Ahorrar agua en casa: los mejores métodos

El consumo de agua es uno de los aspectos que más se descontrolan en el hogar. Las cifras han demostrado que en España hay bastante desperdicio con algo que es importantísimo no solo para las facturas mensuales de agua, sino también para nuestra salud y el bienestar de todo lo que nos rodea.

Saber ahorrar agua en casa es esencial, sobre todo porque ayuda a evitar ese desperdicio que se produce a diario en tantas partes. Desde contactar con profesionales como los de fontanerossabadell.cat para cambiar cisternas, arreglas tuberías o grifos; hasta controlar el tiempo que nos duchamos. Cada paso influye.

Aquí vamos a ver las principales maneras de ahorrar agua en el hogar. Consejos fundamentales que tienen efecto, y que se hacen de notar en muy poco tiempo. Si no sabes cómo ahorrar, solo tienes que seguir leyendo para aprender a hacerlo.

 

Las claves para ahorrar agua en casa

En nuestro país, según datos recogidos por el INE, consumimos una media aproximada de 140 litros de agua por habitante. Si tenemos en cuenta los datos de la OMS, que considera que solo son necesarios entre 50 y 100 litros diarios por persona, las cuentas son claras: hay desperdicio.

¿Cómo reducirlo? Siguiendo los consejos que te traemos a continuación:

 

En la cocina

La cocina, con permiso del baño, es la parte del hogar en la que más agua se desperdicia al cabo del día. La clave para conseguir un mayor ahorro aquí está en cuidar de los pequeños detalles, sobre todo en todo lo relacionado con la limpieza de la vajilla o incluso de la comida.

A la hora de fregar platos y cubiertos, en lugar de dejar el grifo abierto, lo más aconsejable es llenar el fregadero y ponerle un tapón. Con ese agua hay más que suficiente y de sobra para poder limpiar toda la cubertería y vajilla que haga falta, y a la larga se gasta mucha menos agua que dejando el grifo abierto.

Por otra parte, en el caso de utilizar lavavajillas, solo debe emplearse cuando esté cargado al máximo. Si no es posible, debe usarse el programa de media carga, siempre y cuando este esté disponible.

Luego hay que hablar también de la fruta y verdura que se lava. Para no desperdiciar este agua, lo mejor es emplearla, tras lavar las piezas en cuestión, para regar las plantas de casa en caso de haberlas.

Hay más pequeños hábitos a cambiar, como tener un vaso al día para beber, evitando así tener que lavar varios vasos, o incluso evitar el descongelar comida congelada usando agua. Todos esos gestos que en muchas ocasiones están interiorizados, pero que no hacen más que desperdiciar agua.

 

En el baño

En el baño, las claves están en la ducha y el lavabo. Cuando te cepilles los dientes, ten el grifo cerrado hasta que vayas a enjuagarte, y algo parecido se puede decir si vas a afeitarte. Con llenar un poco el lavabo de agua caliente es suficiente, y no se desperdicia tanta agua.

Luego podemos hablar de cómo se debe dejar la ducha cerrada mientras te lavas el pelo, repasar la cisterna para evitar que haya fugas o incluso renovarla en caso de que sea un modelo antiguo, ya que estos no cuentan con la opción de regular las cantidades de agua.

También hay que asegurarse de cerrar bien todas las llaves de los grifos para que no goteen ni nada por el estilo, o hacer algo tan aparentemente tonto como poner primero el tapón antes de llenar la bañera. Puede que haya que regular la temperatura, pero se puede hacer a posteriori, ya que la cantidad total de agua compensará cualquier desequilibrio térmico.

 

En el jardín

Controlar el consumo de agua en el jardín también es fundamental, ya que es probablemente donde más se malgasta en las viviendas que lo tienen. Hay que ajustar aspersores para controlar bien que riegan el césped, regar siempre en horas de baja temperatura… Son cosas que se deben normalizar.

Al igual que colocar arena cerca de la raíz de las plantas para que retenga mejor la humedad, usar escobas para limpiar las zonas asfaltadas o de piedra en lugar de mangueras, o también repasar cualquier posible fuga en grifos. Todo debe seguirse con detenimiento.

Lo más importante para ahorrar agua en un hogar es ser meticuloso con todo lo que tenga que ver con esta. Nunca consumir más de lo que se debe, y buscar siempre las opciones que más controlen el gasto para que este no sea excesivo.

Puede parecer difícil, pero la realidad es que es algo que solo requiere un poco de atención a la hora de ponerse manos a la obra. Cambiar algunos pequeños hábitos a base de perseverar y no cambiar las buenas costumbres.

uscríbete EPY

¿Quieres añadir un nuevo comentario?

Hazte EPY Premium, es gratuito.

Hazte Premium

- Publicidad -

Servicios

Demanda empleo Oferta empleo
Compra Venta
Canal inmobiliario Farmacia
Teléfono interes Autobuses