.
🌼 lunes 22 abril 2024
spot_imgspot_imgspot_imgspot_img
spot_img

Aprende a leer las cartas de póker como si fueran de tarot

Las barajas han sido material de interés esotérico durante siglos. Esto no se limita a las famosas cartas de tarot, sino que involucra todo tipo de naipes, puesto que su valor simbólico se mantiene y puede ser interpretado por un analista con buen ojo. Así pues, incluso los elementos de los clásicos juegos de apuestas sirven para profundizar en la interioridad de las personas e indagar sobre sus motivaciones. 

Las cartas de póker son un buen ejemplo: si bien su uso más común es el del juego, también son ideales para utilizarlas a modo de tarot, es decir, interpretando los números y figuras. Estas cartas son excelentes para adentrarse en la espiritualidad y la meditación, pero si lo que quieres es jugar, puedes aprender sobre las mejores páginas de póker online en www.casinos-online.es/poker/. Allí encontrarás información sobre el juego en sí y sus operadores habilitados.

Cómo seleccionar las cartas

Las barajas de póker en realidad descienden de las milenarias cartas de tarot, cuyos fines trascendían el mero entretenimiento. Esto quiere decir que cualquiera sea el mazo que uses, podrá ser interpretado. Sin embargo, debes tratarlo con especial cuidado, y no utilizarlo para jugar ni apostar, sino que debes mantenerlo en un lugar libre de energías de competencia.

Lo ideal es que las cartas que utilizas para el análisis esotérico tengan su lugar en la casa, sin mezclarse con otros elementos. De esta forma, se consigue darles esa aura ritualística que le es necesario a todo objeto espiritual. Tampoco es aconsejable usar barajas que no sean nuevas. Las cartas no deben estar manchadas con energías de usos pasados. 

Asimismo, es importante el cuidado en el tratamiento de las cartas. Al igual que lo que se recomienda en tarot, los elementos tienen que estar sujetos al más estricta prolijidad y la más meticulosa pulcritud. Esta es la manera en la que el usuario le demuestra respeto a las prácticas que está poniendo en circulación y les da un auténtico sentido de trascendentalidad. La higiene, además, es uno de los requisitos de la sanación espiritual.

Cómo tirar las cartas 

Lo primero es retirar los 2, 3, 4, 5 y 6 para que solo queden 32 cartas, como en el tarot. Si tu mazo tiene comodines, también debes sacárselo. Otro punto importante antes de comenzar a mezclar es que se deben señalizar la parte de arriba y de abajo de las J, Q, K y as, con el fin de entender en qué posición caen (en el resto de las cartas es fácilmente perceptible por la forma de las figuras). Al igual que en el tarot, la significación de la baraja cambiará según salga de una manera u otra. 

Las cartas se deben mezclar por lo menos siete veces. Luego, se parte el mazo con la mano izquierda en dos partes no necesariamente iguales. Hecho esto, cualquiera de las partes (el consultante o el consultado) selecciona cinco cartas de cualquiera de los dos mazos resultantes, sin importar en qué posición de la pila estén. 

Entonces el consultado (no puede ser el consultante) debe acomodar las cinco cartas: la primera va al centro; la segunda, arriba; la tercera, debajo de la primera; la cuarta va a la izquierda del centro, y la quinta a la derecha. Esta disposición queda en forma de cruz. 

La primera carta, ubicada en el medio, se refiere a la vida presente del consultado: su entorno, su estado de ánimo, sus pensamientos. La segunda carta, situada arriba, indica lo que auspicia el futuro inmediato. La tercera está relacionada con todo lo que tiene que ver con el contexto quien consulta, es decir, los elementos y personas dispuestos alrededor de su vida. La carta de la izquierda se vincula con acontecimientos del pasado que es importante resignificar. La última carta, la de la derecha, alude al futuro lejano. 

Interpretación de las cartas

Cada símbolo de las cartas de póker, al igual que las del tarot, tiene un significado dado por quien las interpreta. Para poder leer en profundidad, es necesario tomar cursos de formación serios. Cada símbolo y número representa un indicio diferente según el modo en el que salga y la posición en la cruz donde aparezca. 

Por sobre todas las cosas, las interpretaciones de las cartas no son concluyentes ni equivalen a recetas para mejorar la vida. Por el contrario, son herramientas de introspección que ayudan a analizar diversos aspectos de la personalidad, el pasado y las aspiraciones. Como práctica espiritual, tirar las cartas de póker sugiere un espacio de reflexión e intimidad. 

epy.com
epy.com
Redactores de elperiodicodeyecla.com escriben con este nombre de autor para otra serie de artículos.

Las barajas han sido material de interés esotérico durante siglos. Esto no se limita a las famosas cartas de tarot, sino que involucra todo tipo de naipes, puesto que su valor simbólico se mantiene y puede ser interpretado por un analista con buen ojo. Así pues, incluso los elementos de los clásicos juegos de apuestas sirven para profundizar en la interioridad de las personas e indagar sobre sus motivaciones. 

Las cartas de póker son un buen ejemplo: si bien su uso más común es el del juego, también son ideales para utilizarlas a modo de tarot, es decir, interpretando los números y figuras. Estas cartas son excelentes para adentrarse en la espiritualidad y la meditación, pero si lo que quieres es jugar, puedes aprender sobre las mejores páginas de póker online en www.casinos-online.es/poker/. Allí encontrarás información sobre el juego en sí y sus operadores habilitados.

Cómo seleccionar las cartas

Las barajas de póker en realidad descienden de las milenarias cartas de tarot, cuyos fines trascendían el mero entretenimiento. Esto quiere decir que cualquiera sea el mazo que uses, podrá ser interpretado. Sin embargo, debes tratarlo con especial cuidado, y no utilizarlo para jugar ni apostar, sino que debes mantenerlo en un lugar libre de energías de competencia.

Lo ideal es que las cartas que utilizas para el análisis esotérico tengan su lugar en la casa, sin mezclarse con otros elementos. De esta forma, se consigue darles esa aura ritualística que le es necesario a todo objeto espiritual. Tampoco es aconsejable usar barajas que no sean nuevas. Las cartas no deben estar manchadas con energías de usos pasados. 

Asimismo, es importante el cuidado en el tratamiento de las cartas. Al igual que lo que se recomienda en tarot, los elementos tienen que estar sujetos al más estricta prolijidad y la más meticulosa pulcritud. Esta es la manera en la que el usuario le demuestra respeto a las prácticas que está poniendo en circulación y les da un auténtico sentido de trascendentalidad. La higiene, además, es uno de los requisitos de la sanación espiritual.

Cómo tirar las cartas 

Lo primero es retirar los 2, 3, 4, 5 y 6 para que solo queden 32 cartas, como en el tarot. Si tu mazo tiene comodines, también debes sacárselo. Otro punto importante antes de comenzar a mezclar es que se deben señalizar la parte de arriba y de abajo de las J, Q, K y as, con el fin de entender en qué posición caen (en el resto de las cartas es fácilmente perceptible por la forma de las figuras). Al igual que en el tarot, la significación de la baraja cambiará según salga de una manera u otra. 

Las cartas se deben mezclar por lo menos siete veces. Luego, se parte el mazo con la mano izquierda en dos partes no necesariamente iguales. Hecho esto, cualquiera de las partes (el consultante o el consultado) selecciona cinco cartas de cualquiera de los dos mazos resultantes, sin importar en qué posición de la pila estén. 

Entonces el consultado (no puede ser el consultante) debe acomodar las cinco cartas: la primera va al centro; la segunda, arriba; la tercera, debajo de la primera; la cuarta va a la izquierda del centro, y la quinta a la derecha. Esta disposición queda en forma de cruz. 

La primera carta, ubicada en el medio, se refiere a la vida presente del consultado: su entorno, su estado de ánimo, sus pensamientos. La segunda carta, situada arriba, indica lo que auspicia el futuro inmediato. La tercera está relacionada con todo lo que tiene que ver con el contexto quien consulta, es decir, los elementos y personas dispuestos alrededor de su vida. La carta de la izquierda se vincula con acontecimientos del pasado que es importante resignificar. La última carta, la de la derecha, alude al futuro lejano. 

Interpretación de las cartas

Cada símbolo de las cartas de póker, al igual que las del tarot, tiene un significado dado por quien las interpreta. Para poder leer en profundidad, es necesario tomar cursos de formación serios. Cada símbolo y número representa un indicio diferente según el modo en el que salga y la posición en la cruz donde aparezca. 

Por sobre todas las cosas, las interpretaciones de las cartas no son concluyentes ni equivalen a recetas para mejorar la vida. Por el contrario, son herramientas de introspección que ayudan a analizar diversos aspectos de la personalidad, el pasado y las aspiraciones. Como práctica espiritual, tirar las cartas de póker sugiere un espacio de reflexión e intimidad. 

epy.com
epy.com
Redactores de elperiodicodeyecla.com escriben con este nombre de autor para otra serie de artículos.
uscríbete EPY

¿Quieres añadir un nuevo comentario?

Hazte EPY Premium, es gratuito.

Hazte Premium

epy.com
epy.com
Redactores de elperiodicodeyecla.com escriben con este nombre de autor para otra serie de artículos.
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img

Servicios

Demanda empleo Oferta empleo
Compra Venta
Canal inmobiliario Farmacia
Teléfono interes Autobuses