Eliminando barreras

José Antonio Ortega
José Antonio Ortega
"DESDE MI PUPITRE" Intento aprender cada día, y como observador atento procuro escribir un poco de todo con respeto y disciplina, de recuerdos, necesidades y de aquello que mientras pueda, vaya encontrándome por el camino, siempre dando gracias al estímulo de la vida.

Continúa habiendo cuestiones que son clave para seguir afrontando el futuro. Cuando las cosas no se hacen o se podrían hacer mejor lo digo, y cuando se acierta también hay que decirlo; si hay que dar caña se da y si tenemos que aplaudir, se aplaude.

Se acaba de adaptar el acceso a un edificio municipal dentro del cual hay varias dependencias de entidades sociales.

Era una necesidad resuelta. En su día se instaló un ascensor, y ahora se ha eliminado el portal de entrada; y además, como era lógico, como había otro peldaño interior se ha rebajado mediante una rampa de acceso para las personas con problemas de movilidad.

Es importante seguir suprimiendo lo que siempre se han denominado barreras arquitectónicas, las cuales durante años fueron un impedimento añadido para las personas con discapacidad o diversidad funcional, utilizando un lenguaje correcto e inclusivo para todos.

Hubo un tiempo donde las cosas pasaban desapercibidas o no estaban del todo mal vistas. Por lo general, las personas con discapacidad como es mi caso o con otro tipo de capacidades para seguir siendo correcto, solemos encontrarnos todavía con lugares o entornos parcial o difícilmente accesibles, no en mi caso pero si el de otros muchos que se ven muy afectados.

Muchos lugares públicos, inaccesibles

En un pasado no muy lejano y en algún caso reciente, determinadas personas no pudieron tan siquiera entrar a lugares públicos, lo cual ahora que tanto se habla de derechos fundamentales, limitó en grado sumo sus posibilidades de aprendizaje o desarrollar sus funciones por el simple hecho de no poder traspasar la puerta, toda una injusticia, no diré discriminación porque no me gusta.

Siempre hubo quien se quejó del motivo y reivindicó la circunstancia, y quien probablemente siendo demasiado conformista calló, con lo cual del problema poco se supo.

Aquí se demuestra un sólido sentido de servicio público y por tanto hay que destacarlo y reconocerlo. La accesibilidad universal en definitiva beneficia a todas las personas. En determinados edificios, bien por las características de la arquitectura o antigüedad del mismo, no siempre es posible salvaguardar el acceso con obra, con lo cual si no hay otra solución seguiremos viendo una rampa “postiza” de madera, lo importante es que se acceda.

Los ayuntamientos son la institución más cercana a las necesidades de sus ciudadanos, y siempre se les debe instar para que adopten medidas eficaces y efectivas o que intercedan ante el organismo que corresponda, y por consiguiente presten el apoyo que los vecinos necesitan para lograr espacios accesibles, cómodos y seguros para todos.

a la accesibilidad.


Lee todos los artículos de José Antonio Ortega

José Antonio Ortega
José Antonio Ortega
"DESDE MI PUPITRE" Intento aprender cada día, y como observador atento procuro escribir un poco de todo con respeto y disciplina, de recuerdos, necesidades y de aquello que mientras pueda, vaya encontrándome por el camino, siempre dando gracias al estímulo de la vida.
uscríbete EPY

¿Quieres añadir un nuevo comentario?

Hazte EPY Premium, es gratuito.

Hazte Premium

- Publicidad -

Servicios

Demanda empleo Oferta empleo
Compra Venta
Canal inmobiliario Farmacia
Teléfono interes Autobuses
- Publicidad -