.
martes 09 agosto 2022

¿Cómo proteger los cultivos del frío en invierno?

Las bajas temperaturas son uno de los elementos que más afectan a los cultivos durante los meses de otoño e invierno.

Sin duda alguna, el frío es uno de los peores enemigos de los cultivos de hortalizas, ya que por un lado, ralentiza de forma considerable el ritmo de crecimiento de las plantas, mientras que por otro lado, genera efectos negativos en ellas, los cuales derivan de las bajas temperaturas, de las heladas y del exceso de humedad, entre otros factores. Por tanto, resulta fundamental proteger los cultivos del frío.

Y es que el frío no solo daña los cultivos, sino que en algunas ocasiones, puede llegar a acabar con ellos. Para no tener problemas en este sentido, lo más recomendable es protegerlos con ciertos productos específicos como plásticos de invernadero, mallas antiheladas o mantas térmicas. En este caso, hablamos de métodos directos que son muy útiles a la hora de proteger los cultivos de hortalizas.

Sin embargo, los agricultores pueden tener en cuenta otras medidas de protección, las cuales permiten asegurar al máximo la supervivencia de las plantas durante los meses de otoño e invierno. Esto quiere decir, que los productos de protección de cultivos -métodos directos- son imprescindibles, pero que se pueden complementar con ciertos métodos indirectos que ayudan a reducir los daños que suelen ocasionar las heladas.

 

Productos de protección de cultivos contra el frío

Como ya se ha comentado anteriormente, en el mercado se pueden adquirir diferentes productos para proteger cultivos, de manera que tan solo es cuestión de analizar el tipo plantas que hay que cuidar. Por suerte, hoy en día, existen algunas páginas webs especialistas en productos para el campo como la tienda online de Macoglass, donde los agricultores pueden encontrar una gran cantidad de elementos de protección. Estas tiendas especializadas ofrecen productos de calidad para la protección de los cultivos.

 

Plásticos de invernadero

Probablemente, los plásticos de invernadero son el producto de protección que más se utiliza en el mundo de la agricultura, sobre todo, porque esta opción es una de las más seguras. Y es que gracias a los invernaderos, los agricultores pueden conseguir una temperatura más alta que en el exterior, es decir, pueden crear un microclima para los cultivos. Además, también se pueden incluir sistemas de calefacción específicos.

 

Mallas antiheladas

Otro de los métodos directos más destacados son las mallas antiheladas, puesto que son ideales para pequeños cultivos de hortalizas. Generalmente, estos cultivos son los que más sufren el frío, de modo que es muy aconsejable colocar una malla antihelada para aumentar la temperatura del jugo celular y reducir el efecto del viento. Según los expertos, estas mallas protectoras ayudan a reducir los brotes afectados por la helada.

 

Mantas térmicas

Por su parte, las mantas térmicas son un producto de protección de cultivos que cada vez es más demandado por los agricultores, debido a que ofrece excelentes funciones. Y es que esta especie de sábana no solo facilita la respiración de las plantas, sino que también ayuda a mantener los niveles de humedad adecuados. Y por si fuera poco, es un producto para proteger cultivos que se puede reutilizar.

 

Otros métodos para proteger los cultivos en invierno

En el apartado anterior, hemos analizado los productos más utilizados en la agricultura para proteger los cultivos de hortalizas del frío, sin embargo, los agricultores deben complementarlos con algunos métodos indirectos. Y es que los daños que generan las heladas pueden llegar a ser muy graves, por lo que toda ayuda es poca, sobre todo, si queremos centrarnos en el cuidado de los cultivos.

 

Elegir las especies adecuadas

A priori puede parecer algo bastante obvio, pero esta cuestión es más importante de lo que pensamos, ya que en el mercado, existen algunas variedades más resistentes que otras. Por ello, los agricultores deben seleccionar la especie más resistente. No es lo mismo aguantar temperaturas bajo cero durante diez minutos, que durante tres horas, por lo que hay que fijarse en los grados de tolerancia de las plantas.

 

Seleccionar una operación de cultivo óptima 

Con el paso de los años, los agricultores han ido poniendo en práctica varias técnicas de cultivo, de modo que en la actualidad, éstos conocen diferentes operaciones para mitigar los efectos del frío. Por ejemplo, la orientación de los huertos, la formación de surcos, el marco de plantación y la profundidad de la semilla influyen de forma directa en la resistencia de los cultivos de hortalizas a las heladas.

uscríbete EPY

¿Quieres añadir un nuevo comentario?

Hazte EPY Premium, es gratuito.

Hazte Premium

- Publicidad -

Servicios

Demanda empleo Oferta empleo
Compra Venta
Canal inmobiliario Farmacia
Teléfono interes Autobuses