El campo, una salida laboral en tiempos de crisis

0

El joven agricultor yeclano José Antonio Díaz Navarro fue portada del diario La Verdad, el pasado domingo 22 de febrero, con una expresiva y descriptiva instantánea fotográfica del periodista Ángel Alonso. José Antonio Díaz fue uno de los protagonistas de un reportaje sobre la situación de la agricultura en la Región de Murcia, elaborado y coordinado por la periodista Alicia Negre. El reportaje fue titulado «El campo siempre responde». Cientos de jóvenes , muchos de ellos con estudios universitarios, buscan en la agricultura y la ganadería una salida laboral ante la falta de oportunidades».

CARMEN ORTÍN/YECLA

José Antonio Díaz agricultor y ganadero por tradición y vocación

«La agricultura es gratificante»

[ot-caption title=»José Antonio Diaz en pleno trabajo diario» url=»https://elperiodicodeyecla.com/wp-content/uploads/2015/03/agri12.jpg»]

«El campo se vive, es gratificante y cada cosecha es un reto». Así define José Antonio Díaz Navarro, de 37 años de edad, su trabajo de agricultor que desarrolla de forma profesional desde el año 2000, cuando decidió comprar a sus padres una parcela para plantar una viña. Entonces se compró un tractor y construyó un pequeño embalse para que no le faltase el agua para el riego. Acababa de terminar los estudios de FP1 de auxiliar de explotaciones agropecuarias y aprovechó el plan de ayudas a la incorporación de jóvenes al campo, para iniciarse como autónomo. Sabe que en este oficio no hay horarios, aunque depende de la época del año en que se encuentre tiene más o menos trabajo. Tampoco se queja porque «es una profesión que me gusta, que la he vivido intensamente desde niño y porque todas las tareas están ahora muy mecanizadas y todo se hace más rápido, lo que requiere también menos esfuerzo físico». Para José Antonio «el campo es muy gratificante. Cada cosecha es un reto para mantener en perfectas condiciones las viñas y el sembrado y poder conseguir una buena producción, de calidad». También es de los que miran al cielo, pero está convencido que «hay que tener las cosechas aseguradas para tener una renta mínima garantizada».

Está casado y tiene dos hijos. Desde muy joven tenía muy claro que quería ser agricultor, lo que le viene por tradición familiar. También ha sido de tradición ganadera y siendo un chiquillo ya se encargaba de apacentar al ganado y de ordeñar las cabras. Sus padres tienen una explotación ganadera de unas 350 cabras de la raza murciana y también aporta su trabajo. Tiene claro que ser ganadero es más sacrificado: «Aunque no sea una explotación muy grande si que te ata más, porque aquí no hay fiestas. El ganado, añade, hay que atenderlo y darle de comer y ordeñarlo a diario, de lunes a domingo». La leche pasan a recogerla cada dos días en camiones cisternas. Para José Antonio Díaz la rentabilidad del campo depende siempre de los precios del mercado, están sujetos a esa situación «en este año la uva se ha pagado a un precio muy bajo y menos mal que nuestros viñedos son de regadío, porque de lo contrario, con la sequía que hemos tenido hubiese sido un desastre total».

Diariamente se dedica a cuidar de sus propios viñedos y de la siembra de cereales de trigo, avena y centeno. También se ocupan de varias fincas arrendadas próximas a las suyas a cambio de un «diezmo». Parte del sembrado se destina a la alimentación del ganado, también la basura orgánica que generan estos animales sirven para el abono de las tierras «lo que se produce una perfecta simbiosis entre ambas actividades». José Antonio conoce todas las tareas que requieren estos cultivos y él mismo las realiza, a excepción de la vendimia que contrata a varias personas para que les ayude y la siembra que se realiza a máquina.

Su explotación agrícola junto con la de sus padres, es de algo más de 200 hectáreas y se encuentra a10 kilómetros del casco urbano, en la parte norte de municipio de Yecla, en plena Zona Esteparia de Protección de Aves (Zepa). La luz eléctrica llegó a su explotación hace tan solo cuatro años, porque la línea, obligatoriamente, tenía que ser soterrada por ser zona Zepa y era muy cara su instalación, por lo que se puso cuando la Comunidad Autónoma subvencionó parte del proyecto. La electrificación hizo mejorar ostensiblemente la explotación ganadera, ya que precisan de depósitos frigoríficos para el mantenimiento de la leche.

José Antonio Díaz es usuario de Internet y de las redes sociales, para estar al día de todo lo concerniente con su trabajo y la agricultura. Es miembro activo y fundador de la Plataforma «Yecla, tierra de linces» y está convencido que la reintroducción de esta especie en peligro de extinción «sería un gran beneficio para este municipio y su entorno natural». También se encuentra a la espera de que se ponga en marcha el plan de uso y gestión de la Zona Zepa, para saber a que se tienen que atener los agricultores propietarios de las tierras afectadas por esta declaración, de la que no han recibido ninguna ayuda ni subvención.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí