.
martes 05 julio 2022

¿Es una buena idea comprarse un coche eléctrico de segunda mano?

Analizamos la identificación VIN del coche que puede ayudar a la hora de comprarte un coche de segunda mano.

Si estás pensando en comprarte un coche eléctrico de segunda mano y tienes dudas sobre qué debes o no hacer, la respuesta que te damos es que sí, debes comprarte un coche de segunda mano eléctrico pero antes debes tener en cuenta algunos aspectos.

Es muy importante que antes de pagar a un particular o a una empresa por la compra de ese vehículo que te gusta debes comprobar el historial del vehículo. Debemos saber si ese coche ha tenido más de un propietario, si ha pasado las revisiones en el taller mecánico, si ha tenido siniestros o si hay cambios en el kilometraje del turismo que nos interesa.

Para conseguir esa y otra información importante de tu vehículo es esencial verificar el número de VIN antes de comprar un vehículo usado.

El VIN son las siglas en inglés de Vehicle Identification Number (VIN). Podríamos traducir en castellano como el Número de Identificación del vehículo. Este número es un código alfanumérico del coche que es exclusivo y único para cada automóvil y que encontrarás en la documentación del coche que tiene desde que salió de la fábrica. 

Si en los documentos del coche hay muchos números y no encuentras, también puedes mirar en la parte inferior derecha de la luna delantera. Ahí lo colocan algunos fabricantes junto con el número de bastidor. También lo sitúan en algunas partes del interior del vehículo, en el umbral de la puerta del conductor,etc.

Con ese número podemos acceder a muchas información de nuestro futuro coche eléctrico que hemos decidido adquirir. Fue en el año 1981 cuando la normativa obligó a los fabricantes a incluir de forma generalizada en los vehículos que salían de sus factorías. En Europa está recogida por  la normativa ISO 3779.

El número VIN está formado por un total de 17 caracteres alfanuméricos que están determinados por una información concreta que incluyen en su interior aunque parezcan números y letras aleatorias.

En la combinación se incluye información como el país de fabricación del coche, la marca, el año de fabricación y más datos que esconde. Para qye te hagas una idea, los tres primeros caracteres hacen referencia a la identificación mundial del fabricante. Los siguientes seis caracteres aportan una descripción del vehículo como el chasis, motor, combustible, transmisión, posición del volante, etc.

Y los últimos ocho caracteres nos aportan el año de fabricación, la planta que lo ensambló o la línea de producción. 

Con todos esos códigos, si introducimos el VIN en un buscador especializado de internet nos arrojará la información que esconde el código y aspectos que se han ido sumando a lo largo de la vida de turismo desde que salió de la factoría de producción. 

Por eso, antes de adquirir un coche eléctrico de segunda mano deberían echar un vistazo a la información que te aporta el VIN y tomar una decisión con más garantías de las que te puede dar un vendedor de coches o alguien particular. Piensa que comprar un coche de segunda manos tiene sus riesgos aunque debas minimizarlos.

uscríbete EPY

¿Quieres añadir un nuevo comentario?

Hazte EPY Premium, es gratuito.

Hazte Premium

- Publicidad -

Servicios

Demanda empleo Oferta empleo
Compra Venta
Canal inmobiliario Farmacia
Teléfono interes Autobuses