.
domingo 22 mayo 2022

Los grados de sordera

No todas las personas sufren el mismo grado de hipoacusia, calificada de sordera en los niveles más elevados. Hay que tener en cuenta que hay distintos grados de sordera ya que el término hipoacusia engloba cualquier tipo de pérdida de audición, incluso las más leves que no tienen porqué afectar a nuestra vida habitual. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha establecido unos criterios para que haya una medición adecuada y que sea común de los problemas de audición de las personas en todo el mundo. 

El sistema que han marcado los expertos los niveles de hipoacusia o grados de sordera según la pérdida de recepción de sonidos está medida en decibelios. Y se aplica al oído que tiene mejor audición de los dos.

Se considera, según este criterio de la OMS, que es una audición normal la que permite a las personas que puedan oír sonidos suaves por encima de 20 decibelios..

Si no pueden escucharse sonidos entre 20 y 40 decibelios en el mejor oído se considera una hipoacusia que se califica como leve.

Para hablar de una hipoacusia moderada, el sujeto no puede escuchar sonidos entre los 40 y 70 decibelios en el mejor oído. Se trata de sonidos suaves y lejanos para los que la persona tiene complicaciones para distinguirlos.

Luego están las hipoacusias severa y la profunda. Las personas que alcanzan esos niveles tienen serias dificultades por sí mismas para escuchar y ya se habla de soderas. 

Hablamos de sordera severa cuando hay dificultades para escuchar sonidos que tienen una intensidad de entre 70 y 90 decibelios en el mejor oído de la persona afectada.

Y por último, los expertos hablan de una sordera profunda cuando ya se encuentra  por encima de los 90 decibelios. Las personas que la padecen pierden por completo la capacidad para escuchar el habla de los demás. Tienen problemas para percibir sonidos y solo los ruidos extremadamente altos llegan a ser captados por su sistema auditivo.

Estas personas suelen tener implantes que les permiten tener una mejor calidad de vida ante sus dificultades para escuchar lo que sucede en su entorno.

 

Salud auditiva


Hay que tener en cuenta que lo que se pierde en salud auditiva no se recupera. No se trata de una enfermedad que con un tratamiento médico o farmacológico te permita volver al punto de salida en el que te encontrabas. Lo que se pierde es para siempre.

En ese sentido lo recomendable es cuidar el aparato auditivo aunque en la sociedad en la que nos encontramos parece complicado ya que, por ejemplo, el uso de los auriculares a un volumen excesivo es habitual.

Pese a que los móviles tienen activado un aviso que te informa de los perjuicios que puede suponer un volumen muy alto de los auriculares, la última decisión la tiene el usuario y suele ser la de subir a tope la reproducción de esa canción.

Además, un uso de los auriculares de manera constante y excesiva puede generar también otros problemas como infecciones.


 

uscríbete EPY

¿Quieres añadir un nuevo comentario?

Hazte EPY Premium, es gratuito.

Hazte Premium

- Publicidad -

Servicios

Demanda empleo Oferta empleo
Compra Venta
Canal inmobiliario Farmacia
Teléfono interes Autobuses