.
🌼 sábado 13 abril 2024
spot_imgspot_imgspot_imgspot_img
spot_img

El Papa Francisco

Se han cumplido diez años al frente del pontificado del Papa Francisco. No soy muy devoto, lo cual no quita que sin querer meterme en ningún jardín, digamos unas palabras.

El Papa Francisco me gusta por la sencillez de sus palabras, dentro de ser una persona enmarcada en la humildad, intentando hacer el bien con una entrañable bondad y amor a los pobres y marginados.

En el transcurso de su mandato ha tomado algunas medidas de cierto calado, no suficientes, queda mucho por hacer, como también dice el padre Ángel de Mensajeros de la Paz: la Iglesia está en los que pasan hambre, en los más necesitados, en los enfermos y en los niños huérfanos

Los pobres no pueden vivir igual que aquellos que abundan en la riqueza, son dos caminos diferentes, pero un rico sé, que podría aunque sea por una vez, situarse en la cola de un albergue o comedor social a esperar una ración de comida para saber lo que se siente.

Los discípulos de Pedro siempre han estado de actualidad, y el Papa Francisco, con esa “parsimonia” argentina, ha dicho muchas verdades siendo muy crítico con el sistema, por temas muy evidentes que afectan al mundo, además de ciertos “nubarrones” que pueda encerrar la Santa Sede, así como la puesta en marcha de la revisión y estudio de los asuntos económicos del Estado Vaticano.

Transcienden casi todas sus manifestaciones, algunas de ellas de cierto revuelo, sobre todo declaraciones dentro del avión yendo o regresando de algún viaje. “Si una persona es gay y busca al Señor y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarlo?»

El Papa Francisco. Por José Rubio Cañavate
El Papa Francisco. Por José Rubio Cañavate

Ciertas palabras suyas, han hecho que determinados hábitos se muevan incómodos en sus asientos. Polémicas que la interpretación, la verdad y la metáfora, provocan que mucha gente lo admire. Hay mucha que le quiere, hay mucha gente que le sigue, también hay otra gente que opina diferente.

Se ha pronunciado contra todo tipo de discriminación. Ha pedido perdón por los abusos sexuales de algunos predicadores de una minoría minoritaria que no son del todo trigo limpio, y por tanto aplicar las medidas necesarias hacia los culpables.

El actual papa, dentro de su misión evangelizadora, es humano y también a él le influye el miedo, la desazón y la incertidumbre, y rechaza los trabajos que explotan a las personas en condiciones laborales injustas o denigrantes, a las cuales denomina de “esclavitud y trata de personas”.

Con demasiados focos de tensión, es difícil entender entre lo espiritual y lo material, que no hayamos aprendido nada de las guerras a lo largo de los siglos y que por la codicia de apoderarse de un trozo de tierra en cualquier lugar del mundo, continúan habiendo miles de muertos cada día, en un punto donde las diversas creencias y los fanatismos no están exentos de culpa.

Con su actitud cariñosa, amable y cercana en múltiples ocasiones, y absorbido como todos por los inmensos poderes de una realidad que tantas veces nos bloquea, continua con su firme compromiso con personas de diferentes orígenes y credos.

El Papa Francisco tiene sus seguidores y también sus detractores, como cualquier líder. En un mundo lleno de estratagemas, en un mundo que no termina de aprender a establecer prioridades, para después concentrarse en un solo problema cada vez, porque cuando no se hace nada o no se hace lo suficiente, consideramos la indecisión como una costumbre inocente.

Si por él fuera, dejaría a un lado todos los protocolos, posiblemente iría en un sidecar y se alojaría de una forma más sencilla en un entorno más modesto todavía, a pesar de residir en la Casa Santa Marta en lugar del Palacio Apostólico, pero seguramente es imposible y el cierre de filas es necesario y se requiere de una precisa protección ante cualquier circunstancia adversa.

Con creciente preocupación, y pese a los achaques de la edad, recibe audiencias, atiende los ofrecimientos, escucha las propuestas y las necesidades, y seguro que al conocer muchas noticias, piensa que queda mucho más por salvar de lo que ya hemos perdido, y por tanto el mundo no puede cruzarse de brazos.

Hasta no hace mucho el Papa Francisco caminaba, no con tanta fluidez como al principio, pero lo hacía. Dejando atrás bastante la impronta de la calle, ahora lo hace en silla de ruedas. Si todos somos iguales, los mismos caminos deberían llevar a los mismos destinos, no a caminos diferentes.

Con tantos casos con fisura, todavía es deslumbrante su viejo encanto y el aspecto de buena persona, mientras argumenta con toda franqueza “la vida no es blanca o negra: enseñen a los sacerdotes a discernir el color gris”, a favor de los refugiados, en contra de los genocidios, en contra de las guerras.

Al Papa Francisco.


Blog de José Antonio Ortega.

José Antonio Ortega
José Antonio Ortega
"DESDE MI PUPITRE" Intento aprender cada día, y como observador atento procuro escribir un poco de todo con respeto y disciplina, de recuerdos, necesidades y de aquello que mientras pueda, vaya encontrándome por el camino, siempre dando gracias al estímulo de la vida.

Se han cumplido diez años al frente del pontificado del Papa Francisco. No soy muy devoto, lo cual no quita que sin querer meterme en ningún jardín, digamos unas palabras.

El Papa Francisco me gusta por la sencillez de sus palabras, dentro de ser una persona enmarcada en la humildad, intentando hacer el bien con una entrañable bondad y amor a los pobres y marginados.

En el transcurso de su mandato ha tomado algunas medidas de cierto calado, no suficientes, queda mucho por hacer, como también dice el padre Ángel de Mensajeros de la Paz: la Iglesia está en los que pasan hambre, en los más necesitados, en los enfermos y en los niños huérfanos

Los pobres no pueden vivir igual que aquellos que abundan en la riqueza, son dos caminos diferentes, pero un rico sé, que podría aunque sea por una vez, situarse en la cola de un albergue o comedor social a esperar una ración de comida para saber lo que se siente.

Los discípulos de Pedro siempre han estado de actualidad, y el Papa Francisco, con esa “parsimonia” argentina, ha dicho muchas verdades siendo muy crítico con el sistema, por temas muy evidentes que afectan al mundo, además de ciertos “nubarrones” que pueda encerrar la Santa Sede, así como la puesta en marcha de la revisión y estudio de los asuntos económicos del Estado Vaticano.

Transcienden casi todas sus manifestaciones, algunas de ellas de cierto revuelo, sobre todo declaraciones dentro del avión yendo o regresando de algún viaje. “Si una persona es gay y busca al Señor y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarlo?»

El Papa Francisco. Por José Rubio Cañavate
El Papa Francisco. Por José Rubio Cañavate

Ciertas palabras suyas, han hecho que determinados hábitos se muevan incómodos en sus asientos. Polémicas que la interpretación, la verdad y la metáfora, provocan que mucha gente lo admire. Hay mucha que le quiere, hay mucha gente que le sigue, también hay otra gente que opina diferente.

Se ha pronunciado contra todo tipo de discriminación. Ha pedido perdón por los abusos sexuales de algunos predicadores de una minoría minoritaria que no son del todo trigo limpio, y por tanto aplicar las medidas necesarias hacia los culpables.

El actual papa, dentro de su misión evangelizadora, es humano y también a él le influye el miedo, la desazón y la incertidumbre, y rechaza los trabajos que explotan a las personas en condiciones laborales injustas o denigrantes, a las cuales denomina de “esclavitud y trata de personas”.

Con demasiados focos de tensión, es difícil entender entre lo espiritual y lo material, que no hayamos aprendido nada de las guerras a lo largo de los siglos y que por la codicia de apoderarse de un trozo de tierra en cualquier lugar del mundo, continúan habiendo miles de muertos cada día, en un punto donde las diversas creencias y los fanatismos no están exentos de culpa.

Con su actitud cariñosa, amable y cercana en múltiples ocasiones, y absorbido como todos por los inmensos poderes de una realidad que tantas veces nos bloquea, continua con su firme compromiso con personas de diferentes orígenes y credos.

El Papa Francisco tiene sus seguidores y también sus detractores, como cualquier líder. En un mundo lleno de estratagemas, en un mundo que no termina de aprender a establecer prioridades, para después concentrarse en un solo problema cada vez, porque cuando no se hace nada o no se hace lo suficiente, consideramos la indecisión como una costumbre inocente.

Si por él fuera, dejaría a un lado todos los protocolos, posiblemente iría en un sidecar y se alojaría de una forma más sencilla en un entorno más modesto todavía, a pesar de residir en la Casa Santa Marta en lugar del Palacio Apostólico, pero seguramente es imposible y el cierre de filas es necesario y se requiere de una precisa protección ante cualquier circunstancia adversa.

Con creciente preocupación, y pese a los achaques de la edad, recibe audiencias, atiende los ofrecimientos, escucha las propuestas y las necesidades, y seguro que al conocer muchas noticias, piensa que queda mucho más por salvar de lo que ya hemos perdido, y por tanto el mundo no puede cruzarse de brazos.

Hasta no hace mucho el Papa Francisco caminaba, no con tanta fluidez como al principio, pero lo hacía. Dejando atrás bastante la impronta de la calle, ahora lo hace en silla de ruedas. Si todos somos iguales, los mismos caminos deberían llevar a los mismos destinos, no a caminos diferentes.

Con tantos casos con fisura, todavía es deslumbrante su viejo encanto y el aspecto de buena persona, mientras argumenta con toda franqueza “la vida no es blanca o negra: enseñen a los sacerdotes a discernir el color gris”, a favor de los refugiados, en contra de los genocidios, en contra de las guerras.

Al Papa Francisco.


Blog de José Antonio Ortega.

José Antonio Ortega
José Antonio Ortega
"DESDE MI PUPITRE" Intento aprender cada día, y como observador atento procuro escribir un poco de todo con respeto y disciplina, de recuerdos, necesidades y de aquello que mientras pueda, vaya encontrándome por el camino, siempre dando gracias al estímulo de la vida.
uscríbete EPY

¿Quieres añadir un nuevo comentario?

Hazte EPY Premium, es gratuito.

Hazte Premium

5 COMENTARIOS

  1. ¿Alguien ve normal al BM? Dejarlo ahí. Las opiniones las carga el diablo.
    El artículo es sobre el Papa Francisco y el tipo no dice nada. Un tipo que dice querer estar en lo alto de la pirámide social porque tiene un «fabricucho» que apenas le da para los guisquis, NO cotiza las horas extras, paga cuando va al Banco a lamerle el culo al director, se cree un Rockefeller, siendo un analfabeto aún cuando apenas sepa escribir, alardea con algo de alcohol de ser de extrema derecha, beato y tiraó.
    No ha ido a misa en su vida de ahí que no tenga ni idea del Papa, de los evangelitas ultras de la Ayuso y de Frijooolito, con el agravante de ser de una familia pobre (como la mía) que nadie le aguanta cuando en reuniones familiares saca su vena fascista.
    Un tipo asqueroso porque tampoco observa una esmerada higiene, además de sus asquerosas ideas de fachón.
    De los de MURCIA NOS EXPRIME y de las vallas de YECLA NO ES SEGURA.
    Quienes financian estas vallas?

    ¡¡Feliz lunes de Pascua a todos menos a uno!! Que dios guarde al Papa Francisco durante muchos años.
    «Soy creyente hasta que algún obispo o semejante dice alguna burrada» Por un tiempo me borro.

  2. El Papa Francisco es un argentino de buena fe, que como todos los papas tienen sus contra-poderes, en este caso muy fuertes por parte de una iglesia que no termina de arrimarse a los pobres. Ay, aquella iglesia latinoamericana de la teología de la liberación, la de la opción preferente por los pobres.

    Ahora subyace el interés de no perder «cuota de mercado» con los evangelistas ultras, aliados de la extrema derecha. Ver apoyo de las iglesias evangélicas a Bolsonaro de Brasil o Trump .
    «Ya hemos visto a la AYUSO y a Feijooo bailando con esa «especie de secta» ultra evangelista» para ver de arañar unos votos.

    Por el hecho de decir quién soy yo para juzgar a los gais… una parte dogmática y ultra de la iglesia lo tiene en el punto de mira. Mirar el comentario de jesu 88 que va de oído y lo que dice.
    El Papa amigo de comunistas, globalistas…
    Para jesu una persona que sus ideas sean comunistas ya no puede ser de la iglesia? No fue Cristo el primer comunista?
    No dice nada (jesu88) si se puede ser de la iglesia siendo BANQUERO, fascista… Si la iglesia ve bien los PARAISOS FISCALES y todos aquellos que ocultan sus capitales para NO pagar impuestos… estos son la iglesia?
    O aquellos que les da igual que vuelque una patera y mueran cien inmigrantes (niños, mayores, hombres, mujeres) y en cambio estén por ilegalizar el aborto voluntario.

    Jesus como te posicionas cuando cada año mueren miles de inmigrantes en el Mediterráneo?
    ¿Es cosa de los que dicen que hay mucha gente? Acho revisa tus ideas. Empiezas a dar hasta miedo.

  3. El papa..no querido por muchos,por ser de esa masonería oscura,por dividir a los católicos, por promover el aborto!!!es un satánico dentro del Vaticano!!!pronto se le caerá la verdadera careta que tienes este indeseables corrupto!!amigos de comunistas, globalistas y gente indeseable para la humanidad!!!es de los que dicen que ya hay mucha gente en el mundo y que eso no es compatible!!!

José Antonio Ortega
José Antonio Ortega
"DESDE MI PUPITRE" Intento aprender cada día, y como observador atento procuro escribir un poco de todo con respeto y disciplina, de recuerdos, necesidades y de aquello que mientras pueda, vaya encontrándome por el camino, siempre dando gracias al estímulo de la vida.
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img

Servicios

Demanda empleo Oferta empleo
Compra Venta
Canal inmobiliario Farmacia
Teléfono interes Autobuses