Los Reyes Magos llegaron a la ciudad cargados de balones y otros regalos

2
reyes magos

Sus Majestades, los Reyes Magos de Oriente, llegaron a Yecla en una jornada de ilusión para miles de niños que habitan en esta ciudad.

Los Reyes Magos fueron recibidos por las primeras autoridades municipales en el ayuntamiento y después realizaron la cabalgata.

Con bailes, música y ambiente de celebración, el Rey Melchor (un amante del deporte), el Gaspar (con un color rojo-anaranjado) y Baltasar (aunque majestuoso, algo republicano), repartieron cientos de regalos entre el público presente en la cabalgata que recorrió el centro de la localidad.

 

La comitiva real desembocó en la plaza de la Constitución donde, a lomos de sus caballos, fueron repartiendo los regalos de uno en uno de los cientos de niños que se congregaban alrededor.

Durante más de tres horas, Sus Majestades repartieron a niños y mayores los regalos.

Se prevé que los Reyes procedentes de Oriente hagan un descanso en Yecla y se acerquen al hospital, centros benéficos y a la pedanía yeclana de Raspay para terminar su mágica labor de cada año.


 

2 COMENTARIOS

  1. Felicito al ayuntamiento por tan grata cabalgata. Muy bien organizada y un puntazo que sus majestade s los Reyes Magos utilizarán micrófono para ser bien oídos. Lo que agradecería, porque no se el sistema de elección de sus majestades, es que se eligieran personas contagiadas un poco de la magia del papel que están haciendo y saludaran con un poco de más brío durante la cabalgata al igual que se les subiera al caballo a los niños y pidieran un beso como otros años han hecho y así los papás poder hacer la foto. En este sentido necesitan mejorar bastante.

  2. Por fin, después de no se cuantos años, hemos tenido una cabalgata digna, bien preparada, larga, con muchos jugueticos pa los crios (y pa los menos crios), divertida y que ha levantado la expectación de todos. Por cierto, para los reyes sería necesario hacer un casting, que el Gaspar era muy soso y sin sustancia para los crios, todo lo contrario que su colega Melchor, que se enrollaba con los peques, departía con ellos, y ellos encantados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí