.
viernes 07 octubre 2022

Taqué hidráulico roto: sustitución y detección 

Cuando hablamos de roturas en alguno de los componentes del motor nos solemos poner en lo peor y pensamos que nos va a costar una gran cantidad de dinero. Sin embargo, si lo que tiene mal en su vehículo es el taqué hidráulico el problema no tiene porqué ser ni muy caro, ni muy complejo para resolverlo. 

Lo primero es detectar que efectivamente la avería del motor proviene del taqué hidráulico.  Hay varios síntomas que podemos detectar y que nos dan pistas antes de llevar al taller de confianza nuestro vehículo. Uno de los principales, es que la presión del aceite del motor de nuestro coche no se mantiene y el sistema avisa de una pérdida o que el taqué hidráulico no recibe del sistema de distribución la suficiente cantidad de aceite que requiere.

Algunos expertos también apuntan que otro de los síntomas que nos pueden hacer ver que hay un problema en esta pieza del motor es que nos quedamos sin revoluciones y provoca un fallo en el sistema de arranque.

Ten en cuenta que los taqués se encargan de una función esencial en el vehículo. Son los que deben sincronizar el movimiento de la leva con las diferentes válvulas del motor de combustión. Esta pieza lleva incorporadas una serie de levas que dotan de un movimiento sincronizado de los procesos para abrir y cerrar las válvulas que se encuentran en el interior de los cilindros. Es en ese lugar donde se produce la mezcla de gasolina y aire para conseguir la combustión y el movimiento de nuestro vehículo.

También hay que explicar que no todos los taqués son iguales. En función del sistema de distribución que tenga el motor de tu coche así será el taqué que tenga instalado. Si la distribución es mediante discos el sistema será de tipo mecánico. Si se regula con la presión de aceite el sistema que tendrá el taqué de tu coche será de tipo hidráulico. Este es el más normal y habitual.

Este segundo sistema tiene la ventaja de que no requiere de mantenimiento. Además genera un menor nivel de ruido en su actividad y consigue por su propio funcionamiento que corrija las tolerancias que se generan, los desgastes propios de la actividad, las dilataciones y contracciones propias del arranque del motor a bajas temperaturas. 

El trabajo que tendrá que hacer tu mecánico no será excesivamente caro si la avería se ha cogido a tiempo. Si el problema con el taqué lo arrastras durante un periodo prolongado de tiempo puede provocar serios daños al motor y entonces sí el arreglo puede ser muy caro para tu bolsillo.

Si el problema lo has detectado en un tiempo razonable la reparación no tiene porqué ser muy cara, pero siempre deja la reparación en manos de un profesional que lo sustituirá mediante un sencillo proceso.

Seguramente te interesará saber un poco más sobre la sustitución de esta pieza de tu motor. Lo primero que debe hacer el mecánico es extraer el sistema estropeado y luego deberá limpiar de forma muy eficiente la zona para que no queden restos de residuos. 

Además deberá comprobar que el recipiente del aceite no tenga fugas y pueda mantener la presión adecuada. Y por último, antes de realizar el cambio, una correcta lubricación de los taqués nuevos.

Con estos sencillos pasos bastará para que un mecánico cualificado ponga en marcha la nueva pieza y resuelva un problema que corregido a tiempo no tiene mucha complejidad.

 

uscríbete EPY

¿Quieres añadir un nuevo comentario?

Hazte EPY Premium, es gratuito.

Hazte Premium

- Publicidad -
- Publicidad -

Servicios

Demanda empleo Oferta empleo
Compra Venta
Canal inmobiliario Farmacia
Teléfono interes Autobuses