.
🌼 lunes 17 junio 2024
spot_imgspot_imgspot_imgspot_img
spot_img

Verdadero o falso: los mitos que hay detrás de una mamoplastia

Seguro que antes de decidir si realizar una reducción de pechos o un aumento, consultas con expertos y en Internet acerca de la cirugía. Habrás descubierto que existe mucha información al respecto, pero no toda es verdadera.  En España, más del 65% de los usuarios que tienen acceso a Internet, han manifestado que les preocupa la desinformación que existe en la red y no saber qué es cierto y qué no, según el informe Digital 2021 Global Overview Report. 

Lo más recomendable en estos casos es acudir a centros profesionales, como la clínica de cirugía estética y plástica de la Dra. Bernabéu. Sin embargo, todos los expertos llegan a la misma conclusión cuando se les pregunta acerca de los siguientes mitos:

 

Verdadero: no tendrás más riesgo de sufrir cáncer de mama

Uno de los mitos o bulos que circulan por Internet es que, al realizarte una mamoplastia, tendrás más posibilidades de presentar en un futuro cáncer de mama. 

Este hecho está demostrado de que es mentira. Las prótesis mamarias no aumentan la incidencia de esta enfermedad. Tanto es así que no interfieren en el seguimiento del tratamiento. 

Además, este tipo de cirugías reduce el riesgo de padecerlo al eliminar parte del tejido mamario. 

Falso: no podrás amamantar a tu bebé

Otra de las preocupaciones de las mujeres cuando se someten a esta intervención quirúrgica es acerca de la lactancia. Existe el mito de que tras una reducción o aumento de pechos no podrás amamantar a tu hijo o hija. 

Esta afirmación no es correcta, ya que la silicona no pasa por los conductos de lactancia. Es decir, esta operación no interfiere en la calidad o la propiedad de la leche materna. 

Además, el tejido glandular y los conductos lácteos sana en la mayoría de las intervenciones. 

 

Falso: esta intervención no es para hombres

Que los hombres no puedan realizarse esta cirugía es mentira. Ya que, al igual que las mujeres, poseen glándulas mamarias, solo que no están totalmente desarrolladas.

Sin embargo, por desajustes hormonales o cambios físicos pueden llegar a crecer, generando complejos y baja autoestima. Por ello, para ellos existe la intervención llamada ginecomastia, cuya técnica es similar a la mamoplastia. Consiste en eliminar el exceso de grasa en las mamas masculinas, producido por una producción de estrógeno o testosterona fuera del índice normal. 

 

Verdadero: el postoperatorio no es complicado

Sí, has leído bien. Después de una intervención de mamoplastia, si sigues las recomendaciones del cirujano/a, no tendrás problemas de recuperación. No provoca casi molestas en las pacientes. 

Lo único que se hará más incómodo es el sujetador postoperatorio que tendrás que llevar durante 4 semanas si quieres que los resultados sean los esperados. 

 

Falso: los resultados no son definitivos

Cuando una persona se somete a una cirugía de reducción de pecho, tiene que tener claro que los resultados sí que serán para toda la vida. Siempre y cuando siga las pautas indicadas por el profesional, los resultados serán definitivos. 

Sin embargo, hay factores que pueden modificar de forma mínima su apariencia, como el embarazo o un cambio de peso drástico. Pero, no volverá al estado que tenía antes de la mamoplastia, ya que el tejido mamario ha sido modificado. 

Verdadero: ayuda a la autoestima 

Muchas personas que se someten a esta intervención es por los complejos que les puede acechar por tener un pecho demasiado grande o muy pequeño. 

Junto con los problemas en la espalda, la mamoplastia es la cirugía que más se emplea para problemas de autoestima o bienestar. Un tamaño excesivo de senos puede provocar complejos y daños en la espalda. 

 

Autora: Teresa Bernabéu

epy.com
epy.com
Redactores de elperiodicodeyecla.com escriben con este nombre de autor para otra serie de artículos.

Seguro que antes de decidir si realizar una reducción de pechos o un aumento, consultas con expertos y en Internet acerca de la cirugía. Habrás descubierto que existe mucha información al respecto, pero no toda es verdadera.  En España, más del 65% de los usuarios que tienen acceso a Internet, han manifestado que les preocupa la desinformación que existe en la red y no saber qué es cierto y qué no, según el informe Digital 2021 Global Overview Report. 

Lo más recomendable en estos casos es acudir a centros profesionales, como la clínica de cirugía estética y plástica de la Dra. Bernabéu. Sin embargo, todos los expertos llegan a la misma conclusión cuando se les pregunta acerca de los siguientes mitos:

 

Verdadero: no tendrás más riesgo de sufrir cáncer de mama

Uno de los mitos o bulos que circulan por Internet es que, al realizarte una mamoplastia, tendrás más posibilidades de presentar en un futuro cáncer de mama. 

Este hecho está demostrado de que es mentira. Las prótesis mamarias no aumentan la incidencia de esta enfermedad. Tanto es así que no interfieren en el seguimiento del tratamiento. 

Además, este tipo de cirugías reduce el riesgo de padecerlo al eliminar parte del tejido mamario. 

Falso: no podrás amamantar a tu bebé

Otra de las preocupaciones de las mujeres cuando se someten a esta intervención quirúrgica es acerca de la lactancia. Existe el mito de que tras una reducción o aumento de pechos no podrás amamantar a tu hijo o hija. 

Esta afirmación no es correcta, ya que la silicona no pasa por los conductos de lactancia. Es decir, esta operación no interfiere en la calidad o la propiedad de la leche materna. 

Además, el tejido glandular y los conductos lácteos sana en la mayoría de las intervenciones. 

 

Falso: esta intervención no es para hombres

Que los hombres no puedan realizarse esta cirugía es mentira. Ya que, al igual que las mujeres, poseen glándulas mamarias, solo que no están totalmente desarrolladas.

Sin embargo, por desajustes hormonales o cambios físicos pueden llegar a crecer, generando complejos y baja autoestima. Por ello, para ellos existe la intervención llamada ginecomastia, cuya técnica es similar a la mamoplastia. Consiste en eliminar el exceso de grasa en las mamas masculinas, producido por una producción de estrógeno o testosterona fuera del índice normal. 

 

Verdadero: el postoperatorio no es complicado

Sí, has leído bien. Después de una intervención de mamoplastia, si sigues las recomendaciones del cirujano/a, no tendrás problemas de recuperación. No provoca casi molestas en las pacientes. 

Lo único que se hará más incómodo es el sujetador postoperatorio que tendrás que llevar durante 4 semanas si quieres que los resultados sean los esperados. 

 

Falso: los resultados no son definitivos

Cuando una persona se somete a una cirugía de reducción de pecho, tiene que tener claro que los resultados sí que serán para toda la vida. Siempre y cuando siga las pautas indicadas por el profesional, los resultados serán definitivos. 

Sin embargo, hay factores que pueden modificar de forma mínima su apariencia, como el embarazo o un cambio de peso drástico. Pero, no volverá al estado que tenía antes de la mamoplastia, ya que el tejido mamario ha sido modificado. 

Verdadero: ayuda a la autoestima 

Muchas personas que se someten a esta intervención es por los complejos que les puede acechar por tener un pecho demasiado grande o muy pequeño. 

Junto con los problemas en la espalda, la mamoplastia es la cirugía que más se emplea para problemas de autoestima o bienestar. Un tamaño excesivo de senos puede provocar complejos y daños en la espalda. 

 

Autora: Teresa Bernabéu

epy.com
epy.com
Redactores de elperiodicodeyecla.com escriben con este nombre de autor para otra serie de artículos.
uscríbete EPY

¿Quieres añadir un nuevo comentario?

Hazte EPY Premium, es gratuito.

Hazte Premium

epy.com
epy.com
Redactores de elperiodicodeyecla.com escriben con este nombre de autor para otra serie de artículos.
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img

Servicios

Demanda empleo Oferta empleo
Compra Venta
Canal inmobiliario Farmacia
Teléfono interes Autobuses