martes 18 enero 2022

Teo Carpena

Historias y leyendas de un hombre y su perro, que busca en los recuerdos su identidad. Teo Carpena emigró con su familia a Francia, después de la jubilación vuelve a Yecla y junto a varios amigos recompone su historia.
teocarpena@yahoo.es

Con la comida no se juega

Comer se ha convertido en un acontecimiento social publico y publicable; nunca una actividad humana se convirtió en algo tan vulgar

Un pastor lusitano (historia familiar)

Decía mi madre que mi abuelo Paulo había pastoreado la península por los cuatro puntos cardinales con ganados ajenos hasta que recaló en Yecla

Dos noches de monsergas

Las dos cenas de estas Navidades han estado llenas de impertinencias y canciones horrorosas. Comen desmesuradamente y no se cansan de decir chorradas

Lluvia

Una de las últimas tormentas me sorprendió por el centro del pueblo; iba solo y sin paraguas y me refugié en los soportales del auditorio

La boda de Teodoro (contada por Saturno)

Un desastre: nada de glamour, música malísima, comida mediocre y unos invitados muy escandalosos. Así resume Saturno la boda de su dueño

La boda (las pelotas)

En estas fiestas, Teo Carpena asegura haber comido pelotas tres días seguidos, un atracón que le ha recordado al del día de su boda

El artista y la francesa (gazpachos manchegos)

Dice Teo Carpena que es de comer poco y exquisito, pero de gazpachos puede llegar a comerse doble ración, sobre todo con este frío

El conservador (queso frito)

Dice Teo Carpena, que de todos los manjares del planeta, se queda sin duda con el queso frito con tomate y pimientos verdes

La pasarela

Uno de los sitios preferidos de Saturno y Teodoro es la pasarela, ese sendero de madera que rodea parte del cerro de la Molineta

Cómo conocí a Teodoro

Saturno, anteriormente conocido como Napoleón, narra en este relato cómo conoció a su amo, Teo Carpena, que se lo trajo consigo a Yecla

Marica el último

Paseando por el Cespín, Teo Carpena escuchó a un grupo de niños preparándose para una carrera y uno de ellos gritó: ¡Marica el último!

 El cementerio civil o el corralico de los suicidas

En el cementerio hay un corral al que llamaban Cementerio Civil, pero que nunca funcionó como tal, sino que era donde enterraban a los suicidas como castigo y humillación
- Publicidad -

Servicios

Demanda empleo Oferta empleo
Compra Venta
Canal inmobiliario Farmacia
Teléfono interes Autobuses
- Publicidad -
- Publicidad -