.
🌼 sábado 13 abril 2024
spot_imgspot_imgspot_imgspot_img
spot_img

La ayuda a domicilio

El envejecimiento de la población como consecuencia de la favorable esperanza de vida y las personas dependientes, ha hecho que aumente el número de personas que demandan este servicio.

Un conjunto muy amplio de actuaciones que van desde la atención e higiene personal, las tareas domésticas y limpieza, ejercicio y acompañamiento al médico, así como el apoyo psicosocial que precisa cada usuario, según el grado de necesidad o dependencia.

La ayuda a domicilio es una labor muy dura, hay que valer para ello y tener ciertas virtudes, entre ellas se requiere una inagotable paciencia para prestar con cariño un servicio dentro de un proyecto afectivo y cumplir con lo propuesto.

Un trabajo poco valorado donde después de la realización de cursos de formación, con su teoría y horas de prácticas programadas, sale un alumnado con ilusión bastante preparado que no siempre encuentra una salida laboral como sería aconsejable, habiendo un panorama de tantas personas dependientes, tanto en el hogar como en residencias asistidas.

Nuestros mayores pueden ser atendidos en instituciones y residencias geriátricas, tanto públicas como privadas, algunas derivadas de fundaciones y otras concertadas. El elevado coste de una plaza a nivel privado conlleva, que muchos familiares desistan de ese ingreso y opten por atender a la persona mayor entre los hijos. La pensión del abuelo contribuye en parte a la economía de muchos hogares; personalmente creo que como en casa en ningún sitio, mientras exista la posibilidad de hacerlo.

La ayuda a domicilio es una tarea encomiable que realizan aquellos que les gusta atender a la gente, tan gratificante como poco gratificadora. En cada municipio la gestión funciona de un sistema determinado, dependiendo de los baremos establecidos y la aportación que en cada caso pueda hacer el paciente.

La Ley de Dependencia con un reglamento relativamente obvio es tan necesaria en su aplicación como lenta en el reconocimiento y escasa en dotación de recursos por todas las CC.AA, es una fórmula de creación de empleo para quienes optan por ser auxiliares de ayuda a domicilio.

La ayuda a domicilio, es una tarea normalmente realizada por la mujer, aunque perfectamente la puede desempeñar el hombre, siempre que se adapte, y se acepte por el usuario el contexto de la intimidad. No es fácil por ejemplo atender y hacer compañía a una persona que mentalmente está bien, pero físicamente está impedida y no puede salir de su habitación.

Entre el Auxiliar de Ayuda a Domicilio y el usuario llega a establecerse un cariño mutuo sobre la marcha, aunque también puedan producirse reacciones adversas por razones de la enfermedad o trastorno del usuario, por eso se requiere mucha paciencia para que el trato, los gestos y las palabras sean medidas e inteligentes. Las personas somos capaces de experimentar un amplio abanico de emociones, algunas de ellas agradables y otras no tanto. Cada situación es indicadora de la emoción que se siente.

En esencia, con el respeto que merecen nuestros mayores y las personas dependientes, hay que valorar como corresponde este servicio, todavía no suficientemente reconocido.

Hay muchas personas que viven solas e incluso sin apenas familia y la soledad ofrece poca protección y continua haciendo de las suyas, lo que evidencia en gran medida la tristeza de muchas personas, incluso algunas encontradas sin vida en su propio domicilio hasta que alguien como si fuera a sondear el aire, la echa en falta y se da cuenta.


Blog de José Antonio Orteg

José Antonio Ortega
José Antonio Ortega
"DESDE MI PUPITRE" Intento aprender cada día, y como observador atento procuro escribir un poco de todo con respeto y disciplina, de recuerdos, necesidades y de aquello que mientras pueda, vaya encontrándome por el camino, siempre dando gracias al estímulo de la vida.

El envejecimiento de la población como consecuencia de la favorable esperanza de vida y las personas dependientes, ha hecho que aumente el número de personas que demandan este servicio.

Un conjunto muy amplio de actuaciones que van desde la atención e higiene personal, las tareas domésticas y limpieza, ejercicio y acompañamiento al médico, así como el apoyo psicosocial que precisa cada usuario, según el grado de necesidad o dependencia.

La ayuda a domicilio es una labor muy dura, hay que valer para ello y tener ciertas virtudes, entre ellas se requiere una inagotable paciencia para prestar con cariño un servicio dentro de un proyecto afectivo y cumplir con lo propuesto.

Un trabajo poco valorado donde después de la realización de cursos de formación, con su teoría y horas de prácticas programadas, sale un alumnado con ilusión bastante preparado que no siempre encuentra una salida laboral como sería aconsejable, habiendo un panorama de tantas personas dependientes, tanto en el hogar como en residencias asistidas.

Nuestros mayores pueden ser atendidos en instituciones y residencias geriátricas, tanto públicas como privadas, algunas derivadas de fundaciones y otras concertadas. El elevado coste de una plaza a nivel privado conlleva, que muchos familiares desistan de ese ingreso y opten por atender a la persona mayor entre los hijos. La pensión del abuelo contribuye en parte a la economía de muchos hogares; personalmente creo que como en casa en ningún sitio, mientras exista la posibilidad de hacerlo.

La ayuda a domicilio es una tarea encomiable que realizan aquellos que les gusta atender a la gente, tan gratificante como poco gratificadora. En cada municipio la gestión funciona de un sistema determinado, dependiendo de los baremos establecidos y la aportación que en cada caso pueda hacer el paciente.

La Ley de Dependencia con un reglamento relativamente obvio es tan necesaria en su aplicación como lenta en el reconocimiento y escasa en dotación de recursos por todas las CC.AA, es una fórmula de creación de empleo para quienes optan por ser auxiliares de ayuda a domicilio.

La ayuda a domicilio, es una tarea normalmente realizada por la mujer, aunque perfectamente la puede desempeñar el hombre, siempre que se adapte, y se acepte por el usuario el contexto de la intimidad. No es fácil por ejemplo atender y hacer compañía a una persona que mentalmente está bien, pero físicamente está impedida y no puede salir de su habitación.

Entre el Auxiliar de Ayuda a Domicilio y el usuario llega a establecerse un cariño mutuo sobre la marcha, aunque también puedan producirse reacciones adversas por razones de la enfermedad o trastorno del usuario, por eso se requiere mucha paciencia para que el trato, los gestos y las palabras sean medidas e inteligentes. Las personas somos capaces de experimentar un amplio abanico de emociones, algunas de ellas agradables y otras no tanto. Cada situación es indicadora de la emoción que se siente.

En esencia, con el respeto que merecen nuestros mayores y las personas dependientes, hay que valorar como corresponde este servicio, todavía no suficientemente reconocido.

Hay muchas personas que viven solas e incluso sin apenas familia y la soledad ofrece poca protección y continua haciendo de las suyas, lo que evidencia en gran medida la tristeza de muchas personas, incluso algunas encontradas sin vida en su propio domicilio hasta que alguien como si fuera a sondear el aire, la echa en falta y se da cuenta.


Blog de José Antonio Orteg

José Antonio Ortega
José Antonio Ortega
"DESDE MI PUPITRE" Intento aprender cada día, y como observador atento procuro escribir un poco de todo con respeto y disciplina, de recuerdos, necesidades y de aquello que mientras pueda, vaya encontrándome por el camino, siempre dando gracias al estímulo de la vida.
uscríbete EPY

¿Quieres añadir un nuevo comentario?

Hazte EPY Premium, es gratuito.

Hazte Premium

1 COMENTARIO

  1. Me ha encantado tu articulo Jose Antonio, hace falta mas visibilidad y reconocimiento a la gran labor que realizan los que se dedican al cuidado de estas personas, yo me dedico en los últimos años a preparar y formar a gente que han decidido enfocar su vida laboral en el cuidado de personas en este caso en su domicilio, tienen la formación pero hace falta avanzar y ofrecer mas oportunidades laborales y reconocimiento de su gran trabajo, se debe de apoyar mas desde las instituciones públicas como de entidades privadas en proyectos laborales que mejoren su trabajo y se reconozca como la gran labor que tienen en el cuidado a personas que quieren vivir en sus domicilios y necesitan de algún tipo de atención. Muchas gracias por tu articulo Jose Antonio.

José Antonio Ortega
José Antonio Ortega
"DESDE MI PUPITRE" Intento aprender cada día, y como observador atento procuro escribir un poco de todo con respeto y disciplina, de recuerdos, necesidades y de aquello que mientras pueda, vaya encontrándome por el camino, siempre dando gracias al estímulo de la vida.
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img

Servicios

Demanda empleo Oferta empleo
Compra Venta
Canal inmobiliario Farmacia
Teléfono interes Autobuses