Los brotes verdes y germinados son alimentos muy nutritivos

0
504 visitas
Brotes y germinados

Es muy probable que recordemos la experiencia vivida de pequeños en el colegio, cuando poníamos a germinar garbanzos o lentejas y durante días éramos testigos de su evolución y crecimiento. La semilla había brotado y estaba viva. 

El cuerpo humano y nuestro aparato digestivo están diseñados para ingerir alimentos vivos y crudos. La alimentación viva ayuda a mantener nuestros cuerpos limpios y activos, proporcionándonos un mayor equilibrio mental y emocional.

dortegas

La germinación puede considerarse como una técnica de procesado de bajo coste, muy útil para incrementar el valor nutritivo de las semillas, ya que consigue aumentar la digestibilidad de la proteína y de los hidratos de carbono, y el contenido en algunas vitaminas (riboflavina, niacina, ácido ascórbico, etc…), además de reducirse o incluso eliminarse factores no-nutritivos.

Son ideales para mujeres que acaban de tener un bebé, deportistas, personas con problemas digestivos, cáncer, etc, y cualquier persona que desee estar saludable.

DIFERENCIA ENTRE BROTES VERDES Y GERMINADOS

Los germinados son las semillas recién germinadas, con una semana de vida aproximadamente, y se cultivan únicamente con agua. De hecho, las semillas nunca se llegan a plantar, sino que se utilizan bolsas de germinación, germinadores de rejillas o botes de cristal, entre otros recursos.

Los brotes son las semillas germinadas, con unas dos semanas de vida aproximadamente, esto va a depender de la variedad. Se cultivan sobre suelo o sustrato inerte: fibra de coco, algodón, etc y para comerlos hay que cortarlos.

bioconstrucciones

BENEFICIOS DE ALGUNOS GERMINADOS

Alfalfa: alto contenido en vitamina K. Esta es la vitamina que ayuda a la coagulación de la sangre. Alta concentración de Vitamina A, complejo B, vitamina E, calcio, hierro, magnesio, potasio, fósforo y algunos minerales de traza.

La fibra que contiene junto a las saponinas ayudan a bajar los niveles de colesterol en sangre.

Contienen fitoestrógenos, que pueden ayudar a prevenir el cáncer de mama y no se recomienda tomarla a las mujeres en períodos de gestación.

Fenogreco: Los monjes de la Edad Media lo cultivaban para tratar diversas enfermedades. Se le considera un “hermano” del ajo, aunque con mayores propiedades antisépticas.

Se utiliza como gastroprotector, como expectorante y para dolores de garganta se utiliza la infusión de sus semillas. Además, ayuda a producir leche a las madres en períodos de lactancia.

Brócoli y Coles: la familia de las Brassicas incluyen brócoli, col, kale, rábano, coliflor… y todas ellas son muy fáciles de germinar en casa.

Los germinados de brócoli y col tienen el mayor potencial de prevención del cáncer de colon y estómago. Las crudíferas contienen glucosinalatos que bloquean el desarrollo del cáncer. Se ha demostrado que el contenido de estos compuestos en los germinados de brócoli es muchísimo más alto que en la planta adulta.

Girasol: los brotes y germinados de girasol son una gran fuente de niacina, la vitamina de la piel. Contienen además gran cantidad de vitamina D, raramente encontrada en los vegetales y necesaria para la absorción de calcio y fósforo. Además, contiene los ocho aminoácidos esenciales.

Guisantes: los brotes de guisantes al igual que otras leguminosas ayudan a reducir los niveles de colesterol en sangre, controlar los niveles de azúcar, etc y son una buenísima fuente de DAO (enzima Diamino Oxidasa), enzima que se encuentra en nuestra mucosa intestinal, y que metaboliza la histamina.

miel de chinchilla

FORMAS DE CULTIVO

En bote de cristal: es un método barato y fácil ya que todo el mundo tiene botes en casa. Sin embargo, no lo recomiendo porque dentro del bote las semillas apenas tienen oxígeno y tienden a pudrirse.

En germinadores de bandejas de plástico o de barro. Requieren una inversión algo mayor pero no muy alta. Son también propensos a que las semillas se pudran ya que suele quedarse agua estancada en la base.

Germinadores automáticos: son como los anteriores pero tienen el riego automatizado. Requieren inversiones a partir de 100 euros y suelen dar los mismos resultados que los de bandejas.

Bolsas de germinación de cáñamo: para mí el mejor método ya que estas bolsas conservan muy bien la humedad dejando que las semillas estén aireadas por todas partes, por lo que no suelen darse problemas de pudriciones.

Bandejas de cultivo: con sustrato (sustrato vegetal, fibra de coco, algodón, etc) este es el método ideal para hacer brotes y de la forma en que todas las semillas crecerán bien. Se puede utilizar como bandeja un plato, un recipiente de plástico, bandeja de cultivo o cualquier recipiente donde puedas poner las semillas sobre un sustrato.

PASOS PARA GERMINAR

Lo más importante es dejar las semillas a remojo al menos 8 horas o una noche, bien cubiertas de agua.

Al día siguiente se escurrirán y pondrán en la bolsa de germinación, en el tarro de cristal o germinadores de bandeja, o se pondrán sobre el sustrato si se van a hacer brotes.

Los siguientes días hay que enjuagarlas bien y mantener la humedad si se están haciendo germinados, o de proporcionarles agua suficiente para hacer los brotes.

El tiempo de cultivo oscila de 7 días de los germinados a 10-15 días de los brotes.

Semillas mucilagosas son aquellas que cuando entran en contacto con el agua forman un gel a su alrededor llamado mucílago, y que sólo germinan bien sobre un sustrato, como los brotes, o mezcladas en pequeñas proporciones con otras semillas no mucilagosas. Estas semillas son: rúcula, berros, mostaza, albahaca, lino, chía.

Por Elisa Martínez

Ingeniero agrónomo. Master en cocina y alimentación vegetariana 70% cruda

_________________________________________

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí