El Concha Segura, entre los teatros más bonitos de España

1
Teatro Concha Segura

Según la encuesta lanzada en esta lista de 20 Minutos, el Teatro Chapí de Villena es el teatro más bonito de España. Tras él, el Teatro Castelar de Elda. Y cierra el podio, el Teatro Arriaga de Bilbao. Sin duda, teatros muy bonitos y con mucha historia. ¿Y el Concha Segura de Yecla? También aparece, pero un poquito más abajo. Concretamente, en el puesto 26. Por delante del Lope de Vega de Madrid y por detrás de otros tan impresionantes como el de La Zarzuela o el Teatro Español.

-> Vota aquí al teatro de Yecla

Un teatro de finales del XIX

El actual Teatro Concha Segura, está ubicado en los terrenos donde se situaba la antigua Casa Panera del Pósito, fijando su construcción y acondicionamiento en 1887.  En 1890 el arquitecto Justo Millán Espinosa, realiza la remodelación de la fachada del Teatro y en 1899, el teatro, recibe el nombre de ‘Concha Segura’, rindiendo homenaje a la actriz yeclana. Cabe recordar que el arquitecto Justo Millán, natural de Hellín, fue el encargado de levantar algunos de los edificios más emblemáticos de la Yecla actual, como son el auditorio municipal, el casino primitivo o la parroquia del Niño Jesús. Aun así, la decoración ha sido renovada, aunque siempre respetando los elementos ornamentales utilizados por Justo Millán en sus construcciones.

Según una información recogida en el periódico El Liberal, en agosto de 1887 Epifanio Ibáñez Alonso, alcalde de Yecla, ordenó derribar el antiguo almacén del Pósito de Labradores para construir un teatro. Los trabajos se realizaron en un tiempo récord con el fin de que estuviera listo para albergar espectáculos durante la Feria. Las obras comenzaron el 15 de agosto y finalizaron el 20 de septiembre. El teatro fue inaugurado con la representación de la zarzuela La Tempestad de Julián Romea, que posteriormente dio nombre al famoso teatro de Murcia.

Destaca asimismo la decoración pictórica del techo, llevada a cabo en los años 50′ del pasado siglo por el pintor lorquino Manuel Muñoz Barberán, encargado también de pintar los frescos que decoran el techo de la Basílica de la Purísima.  De todas formas, el Teatro Concha Segura ha conocido numerosas reformas y la última se realizó en 1991 por el arquitecto Miguel Puche Vizcaino; consiguiendo dotar al teatro de todos los elementos necesarios para su correcto funcionamiento.

concha segura teatro

¿Quién fue Concha Segura?

Tal y como explica Juan Antonio Garre en la web de regmurcia.com, Concha Segura ha sido una de las figuras más destacadas de la zarzuela en nuestro país. Los medios de comunicación de su época elogiaron su carrera como actriz y algunos de ellos la consideraron como la mejor tiple de finales del siglo XIX, en unos años en los que la zarzuela gozaba de una gran aceptación popular.

María Concepción Bienvenida Segura Roselló, que así era como se llamaba, nació el 11 de noviembre de 1875 en Yecla. Era hija de José Segura y de Francisca Roselló, una pareja de valencianos que se ganaba la vida como artistas ambulantes. La pequeña Conchita fue bautizada por Don Pedro Marco en la Parroquia de la Purísima Concepción. Tomás Tomás Fuentes de Yecla y Josefa Segura de Valencia fueron sus padrinos.

La familia Segura había llegado a Yecla entre 1874 y 1875. El matrimonio y sus hijos se alojaron en un edificio que era utilizado como almacén de trigo del Pósito de Labradores, y que temporalmente había sido improvisado como residencia y como teatro. Se puede afirmar con propiedad que Concha Segura nació en el teatro, pues vino al mundo en aquel edificio, sobre cuyas ruinas se construiría varios años más tarde el teatro que lleva su nombre.

Debut a los 19 años

El 19 de noviembre de 1894, con apenas 19 años, Concha Segura debuta en el Teatro Parish de Madrid representando un papel en la opereta La Diva. La prensa alabó a la joven artista, a la que auguró una carrera exitosa. Varios meses más tarde, tras una indisposición de su hermana Paca, le llega la oportunidad de representar el papel principal en El Tambor de Granaderos, en el que se revela como una artista de gran talento.

Entre 1895 y 1896 se enrola en una compañía que realiza varias giras por España. Actúa en Barcelona, Toledo, Córdoba, Sevilla y Murcia. En el verano de 1896 regresa a Madrid convertida en una estrella. Manuel Fernández Caballero, destacado músico y empresario le contrata en exclusiva para trabajar en el Teatro de la Zarzuela.

Concha Segura interpretaba y recitaba con una gran dicción escenas de dolor y de alegría. Su voz fresca, agradable y afinada caló profundamente entre los amantes de la zarzuela. Durante su carrera artística protagonizó el papel principal en obras como El Último Chulo, La Veleta del Pueblo, El Seminarista o Los Domadores, entre otras muchas. En algunas obras como El Ángel Caído o El Señor Joaquín, la figura de la artista yeclana estuvo tan unida a la de la protagonista, que varias décadas después de su retirada de los escenarios, algunos críticos seguían asociando su imagen con estas zarzuelas.

concha segura retrato

Homenaje en Yecla y retirada

En el verano de 1899 Concha Segura se incorpora a la Compañía del Teatro Eslava. Ese mismo año, fue homenajeada en Yecla cuando tras recibir el afecto de sus paisanos, conoció la noticia de que el Ayuntamiento había decidido dar su nombre al teatro de la localidad. Al año siguiente regresa al Teatro de la Zarzuela.  Pero no sería por mucho tiempo. La tarde del 28 de septiembre de 1900, Concha Segura comunica que no podrá interpretar esa noche La Tempranica por una afección en la garganta. A Manuel Fernández Caballero le surge el problema de  encontrar a otra persona que interprete el papel de Concha, sin ensayo ni preparación previa, pues la obra era un éxito y no se quería cancelar. Al final Concha fue sustituida por Matilde Franco, quien apenas tuvo tiempo para ensayar. El 1 de octubre se hace pública la decisión de las hermanas Segura de abandonar la Compañía del Teatro de la Zarzuela, parece ser que por desavenencias con la empresa.

La artista yeclana abandonó definitivamente los escenarios poco antes de cumplir 26 años. En marzo de 1901 se anunciaba la posibilidad de que la compañía del Teatro de la Comedia incorporara a Concha Segura, pero la artista cerró la posibilidad de un regreso tras contraer matrimonio con el catedrático de numismática, Antonio Vives Escudero, que parece ser, también influyó en la retirada prematura de Concha Segura. Paralelamente a su adiós, se produjo un decaimiento de la zarzuela. En 1903 el periódico El Liberal se lamentaba de que había descendido la calidad de las compañías con respecto a años anteriores, poniendo como ejemplo la marcha de Concha Segura. Siempre quedará la duda de cuál hubiera sido la proyección de esta gran actriz yeclana de no haberse retirado tan joven de los escenarios y qué lugar ocuparía en la historia de las artes escénicas si hubiera dilatado su carrera.

Y para cerrar este reportaje, hemos encontrado en la hemeroteca de ABC la crítica de la que seguramente fue la última representación de Concha Segura, aquella famosa interpretación de La Tempranica de Julián Romea. Como pueden leer, la joven actriz yeclana resultó triunfadora hasta el último día. 

concha segura

1 COMENTARIO

  1. David, me encuentro en este preciso momento en ese Teatro de la Zarzuela de la calle Jovellanos matritense, a unos metros del escenario por donde actuó hace más de un siglo nuestra Concha Segura. Por aquí han pasado los más grandes. Es un placer recorrer sus pasillos y sus camerinos, huelen a Teatro con mayúsculas. Espléndida semblanza.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí