Qué son los créditos online y cuándo solicitarlos

0
monedero créditos online

El año en que se cumple una década del inicio de la crisis, lleva a muchos a mirar atrás y a darse cuenta de todo lo que ha cambiado hasta ahora en nuestros hábitos de consumo y finanzas personales. Lo que antes era jolgorio y alegría, ahora se ha vuelto en muchos casos una decisión más comprometida. Sucede esto con mucha frecuencia en el ámbito de la financiación externa. Recurrir a un préstamo, un crédito o una hipoteca es a día de hoy un desafío más aterrador que a principios del siglo XXI. En este sentido, el endurecimiento de las condiciones impuestas por las entidades financieras tradicionales, ha contribuido sobremanera a esta situación. Muchos ciudadanos que en un momento determinado enfrentan un imprevisto económico para el que no disponen de liquidez, echan la vista a otros sectores que han surgido en este periodo y buscan alternativas que no les penalicen por sus números rojos. Es en este contexto que se sitúa el auge de compañías de créditos online que, como Credy, ofrecen condiciones que otras entidades no permiten y exigen requisitos que están muy por debajo del umbral de las grandes entidades bancarias.

A esta transformación han contribuido sin duda las nuevas tecnologías digitales de la comunicación y la información. Si otrora era impensable obtener un préstamo de cualquier tipo sin pasar –en repetidas ocasiones- por una o varias sucursales bancarias, en la actualidad muchos internautas optan por solicitar sus créditos desde sus propias casas, sobre todo cuando se trata de cantidades no muy abultadas que necesitan obtener en un plazo de tiempo relativamente corto. Pero, ¿qué son exactamente los créditos online?

Los créditos online o préstamos rápidos son instrumentos financieros que se han popularizado en los últimos años a base de situarse bien tanto en un nicho financiero donde faltan alternativas, como en el tecnológico. Aunque existe un gran abanico de compañías, existen varios rasgos comunes a todas ellas. En general, se trata siempre de cantidades pequeñas de dinero, que oscilan entre los 50 y los 6000 euros. En el perfil del cliente habitual, la tendencia entre los usuarios a la hora de acudir a este tipo de recursos parece ser una respuesta a una emergencia. En este sentido, los expertos en la materia advierten que el montante de los intereses puede incrementarse con el tiempo y sobre todo en caso de impagos. Por este motivo, se aconseja leer la letra pequeña de cualquier contrato que se contraiga a través de una firma o de Internet. 

Según una encuesta del Banco de España, el mercado de los créditos al consumo se ha recuperado de manera significativa en los últimos años, pero este tipo de estudio no tiene en cuenta el sector de los mini-créditos. Los usos más habituales de este tipo de préstamos son el pago de seguros de vehículos, el abono de alquileres, facturas de teléfono o internet, o pagos de multas de tránsito. En cualquier caso, es importante concienciarse de que cualquier dinero que entre en nuestro bolsillo a través de un préstamo será pagado en el futuro con creces.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí