¿Cuál es la luz adecuada para cultivar marihuana?

0
planta marihuana

La iluminación es sin duda uno de los aspectos que más y mejor hay que controlar para conseguir una buena cosecha de marihuana. Así, apuntarse a un éxito en el cultivo de marihuana requiere tener muy presentes todas las condiciones ambientales del lugar en el que se ha plantado y volcarse en observar y gestionar desde las temperaturas máximas y mínimas a los niveles de CO2, humedad relativa y la luz. Pero ¿cuál es la iluminación para cultivo de marihuana más adecuada? 

En Eurogrow, especialistas en equipos de iluminación para el cultivo de marihuana, aconseja invertir en equipos de calidad para conseguir resultados excelentes en cultivos de interior y hacerse con kits de iluminación adecuados tanto para el fin con el que se cultiva como para la fase el cultivo en el que se halla la planta.

¿Qué equipo de luz elegir para cultivar marihuana?

Para saber cuál es la luz adecuada para cultivar marihuana es fundamental acudir a especialistas que sepan cómo orientar al cliente en esta inversión tan importante para obtener una cosecha de calidad. Según apuntan los especialistas de Eurogrow, el kit completo de iluminación para un cultivo de marihuana debe incluir un reflector, una bombilla y un balastro. Hay que tener en cuenta que la luz constituye un nutriente más para las plantas y que hay que regular en función de:

  • La superficie que vayamos a cultivar: las potencias más utilizadas son 400W o 600 W.
  • La altura de las plantas.
  • La fase del cultivo en el que se encuentren las plantas. Así, en la fase de floración se precisa una luz más anaranjada, mientras que en la de crecimiento se suele recomendar pasarse a luces más blancas. También es posible emplear bombillas mixtas cuando las plantas se hallen en un momento intermedio entre el crecimiento y la floración.
  • La temperatura: para su control necesitaremos contar con un balastro, equipo empleado para mantener estable y limitar la intensidad de las lámparas, recomendándole ubicarlo en el exterior para evitar que el calor que la luz genera descontrole la temperatura que deseamos lograr.

¿Cómo emplear la luz para conseguir mejores resultados?

Además del equipo de iluminación, conseguir una buena cosecha de marihuana requiere supervisar el ciclo de iluminación. Un aspecto que no suele tenerse muy en cuenta, pero que resulta fundamental para sacar el máximo partido a las plantas.

Según señalan los expertos en cultivar marihuana, los ciclos de iluminación son de 18 horas de luz y 6 de oscuridad durante la fase vegetativa, pasando a un ciclo de 12 horas de luz y 12 de oscuridad durante la floración. Pero existen pequeños trucos que permiten tanto ahorrar en luz como acelerar los procesos de crecimiento. Así, se recomienda:

  • Dejar las plantas en total oscuridad 24 horas antes de entrar en floración para acelerar este proceso.

Reducir progresivamente el período de luces encendidas durante la floración para acelerar la producción. Para ello se aconseja programar que el temporizador se vaya apagando 10 minutos antes cada día para conseguir ese efecto de mayor productividad.