Cómo preparar un desayuno energético y saludable para el otoño

0
Crepps de plátano y crema de almendras
Crepps de plátano y crema de almendras

Llevar una alimentación saludable es un pilar esencial en la vida de una persona que realmente quiere disfrutar de buena salud.

La comida es nuestro mejor combustible, junto al deporte. Aunque no todo vale. Depende de qué y cómo sean los alimentos, ganaremos o perderemos energía y vitalidad. Algo así como lo que le pasaría a un coche al que le ponen gasolina en lugar de diesel, sencillamente, dejaría de funcionar.

Tras el verano y las vacaciones llega el momento de recuperar el equilibrio y poner a punto cuerpo y mente para recibir al otoño con el mayor bienestar posible.

Por eso, en esta ocasión, hablamos con Viki Frau, Coach en Alimentación Saludable de Alquimia en tu Plato, para que comparta con nosotros algunos consejos prácticos aplicables en el día a día. 

¿En qué consiste la alimentación energética? 

Se trata de un estilo de vida en el que priorizamos la toma de conciencia en la relación que existe entre los alimentos y el estado de salud. Cada persona es única y por eso buscamos lo mejor para cada una, así como la armonía con el entorno.

Por eso, prestamos atención a la constitución, sexo, estado de ánimo, edad, entorno… sin
olvidar que somos parte de algo que está vivo, la Tierra. Cada alimento tiene un efecto en nuestro organismo y dependiendo de cómo estemos utilizaremos uno u otro.

Este estilo de alimentación se basa en el consumo de ingredientes naturales tal y como los ofrece la naturaleza, como granos integrales, semillas, verduras y frutas locales y de temporada, si son ecológicas mejor, o al menos que hayan sido procesadas lo menos posible. 

Así contribuimos a nuestro equilibrio de una forma consciente, sabiendo por qué y para
qué hacemos cambios en nuestro estilo de vida y los beneficios que nos pueden aportar.

¿Qué opinas del desayuno tradicional de tostada de pan y café? ¿Qué otras alternativas hay mucho más energéticas?

En realidad, el café nos da algo de energía, pero cuando el efecto se pasa estamos
mucho más cansados, porque no nos da vitalidad, sino que tira de
nuestras reservas energéticas.

Cuando este efecto pasa nos sentimos mucho más cansados, entrando en el círculo vicioso de sentir la necesidad de tomar otro café o algo con energía rápida (azúcar o refinados).
El desayuno tradicional acompañado de tostada de pan puede formar parte de un desayuno
esporádico, no de forma habitual.

Cuando comenzamos el día necesitamos alimentos que nos proporcionen una energía estable para llegar a la hora de comer sin problemas. Debido a que venimos de muchas horas sin ingerir agua, lo primero que haremos por la mañana será hidratarnos bien.

Un desayuno ideal para otoño sería por ejemplo una crema de cereales integrales donde le añadiríamos canela, nueces y pasas. Sienta muy bien utilizar semillas, frutos secos y fruta seca a gusto de cada persona.

Lo podríamos acompañar de una infusión como té kukicha o cualquier otra a gusto de cada uno. Los amantes del café, que lo puedan echar de menos, tienen la alternativa con el café de cereales.

¿Qué alimentos recomiendas evitar en este momento de cambio de estación?
Lo ideal sería evitar todos los alimentos extremos como son: harinas y cereales refinados, carnes, lácteos, alcohol, azúcar blanco y exceso de sal. Igualmente, en cualquier momento del año lo recomendable es disminuir su consumo en la medida de lo posible.

¿Y cuáles podríamos incorporar o prestar especial atención?
Para ayudarnos a encontrar el equilibrio podemos incluir hojas verdes como la rúcula,
canónigos, espinacas o kale. Éstas nos ayudarán con la función natural de depuración de
nuestro hígado y relajarán la tensión acumulada por los alimentos extremos de energía
contractiva, comentados anteriormente.

También los cereales integrales como el arroz, la quinoa, la cebada o las legumbres nos
ayudarán a mantener una energía óptima durante todo el día, sin caer en el bajón de energía que nos suele dar de cuatro a seis de la tarde.

Empezar a añadir alimentos de raíz como la zanahoria, la remolacha o chirivía nos
ayudará a adentrarnos en el otoño de una forma suave, aportándonos el dulzor que tanto
anhelamos en los alimentos.

¿A qué órganos es necesario prestarles más atención de cara al otoño? ¿Por
qué?
Según la Medicina Tradicional China, en la que se basa la alimentación energética, en otoño
se activan los pulmones y el intestino grueso. En esta estación de transición se nos da la oportunidad de liberarnos de la acumulación de líquidos y excesos del verano para ir sacando los tóxicos a través de los órganos depurativos.

Así llegaremos al invierno de una forma más armónica, habiendo sacado el exceso de frío y
previniendo posibles resfriados y gripes.

La naturaleza en otoño se prepara para el invierno y nosotros nos prepararemos para lo
mismo reduciendo el consumo de alimentos fríos por otros más templados.
Esta es una de las mejores estaciones para hacer un ayuno o depuración, ya que
está más acorde con el ambiente.

Comer saludable lleva mucho tiempo de preparación y se necesita de gran
imaginación para no comer siempre lo mismo, ¿qué opinas sobre esto? 

Personalmente, cuando cambié mi estilo de alimentación a una más saludable mi creatividad se expandió al conocer ingredientes nuevos.

Comer frutas y verduras de temporada, cereales y legumbres no es complicado siempre que pongas interés en ello. Hoy en día se ha puesto muy de moda la técnica del Batch cooking, que no es más que cocinar un día para toda la semana.

Con esta técnica te puedes ahorrar mucho tiempo dejando arroz, quinoa o diversos platos ya cocinados para que sólo tengas que añadir la verdura o el acompañamiento.
Del mismo modo, también puedes dejar preparadas cremas, salsas o caldos para reducir el tiempo de cocción de algunos platos elaborados.

Realmente no es cuestión de tiempo, si no de prioridades y organización. A mi me encanta cocinar, aún así hay días que el ritmo puede conmigo y recurro a estas elaboraciones ya preparadas. En mi nevera nunca faltan unas conservas de azukis o arroz integral ya cocinado, por lo que los días con prisa no tardo más de 15 minutos en tener un
plato completo listo para comer.

Dependiendo del día le suelo dedicar entre 1 o 2 horas a cocinar, en estas horas incluyo el
desayuno, el almuerzo y la cena.

¿Qué alimentos nos ayudan a desintoxicarnos?

Introducir alimentos con un toque picante como el rabanito, el jengibre o el daikon nos
ayudará a calentar el cuerpo internamente y a sacar los excesos acumulados en pulmones,
piel e intestino grueso.

Si buscamos reforzar y remineralizar el cuerpo, lo que haremos será, además de incorporar más grano entero y semillas, añadiremos en nuestra alimentación más alimentos como las raíces que nos ayudarán a templar el cuerpo y buscaremos alimentos naturalmente dulces como la cebolla o la calabaza.

No nos tenemos que olvidar que no es sólo lo que comemos, también es muy importante
lo que idealmente hay que evitar.

Para ayudar así a nuestro organismo a su natural función depurativa vamos a reducir alimentos densos, sobretodo los que generan mucha mucosidad como los lácteos y los refinados, donde incluimos el azúcar. Estos alimentos dañan la energía del pulmón impidiéndonos gozar de bienestar.

¿Es posible llevarlo a la práctica si una persona trabaja fuera de casa 8 horas o más y tiene que comer fuera?
Más que posible es prioritario. Si estamos todo el día trabajando fuera de casa seguro que
nuestro ritmo es agotador. Por eso, con más motivo tenemos que buscar el equilibrio en una alimentación energética.

En este caso truquitos como dejar la noche anterior el plato preparado o el batch cooking te solucionan mucho la vida.

Y si hay que comer fuera, la solución son los tuppers. Parece que tengamos que recurrir a la típica ensalada sin sabor o la pasta con tomate cuando queremos comer fuera de casa, pero del mismo modo que nos comemos un plato elaborado en casa, lo podemos poner en un tupper idealmente de cristal (ya que conserva mejor el sabor de los alimentos) y comerlo en el trabajo.

Como dije anteriormente, todo es cuestión de organización. Si yo ya sé qué días voy a estar con más actividad o voy a comer fuera de casa, puedo hacerme un planning con las
elaboraciones a preparar el día anterior para que así los días con prisa pasen con más
calma.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí