Detenido al acudir a comisaría para interesarse por un amigo arrestado por alcoholemia

4
accidente, grúa, comisaria

Iba de visita a la comisaria y terminó arrestado. Hay veces que la realidad supera a la ficción. Este puede ser el caso. Un hombre de origen boliviano ha sido detenido por conducir bajo los efectos del alcohol cuando acudía a la jefatura de la Policía Local para interesarse por un compatriota suyo que horas antes había sido también detenido por el mismo delito.

La cronología de la doble detención comienza sobre las cinco de la tarde. En el cruce de la calle Maestro Mora con Cura Ibáñez se produce un choque entre dos turismos. Uno de ellos se salta el ceda el paso y el choque no provocó heridos.

Sin embargo, la prueba de alcoholemia que los agentes realizaron a los conductores implicados dio como resultado que uno de ellos, un varón de unos 25 años y de nacionalidad boliviana, había consumido alcohol por encima de la tasa permitida para conducir un vehículo, según explican fuentes de la policía. La situación se complicó para los agentes que acudieron al suceso ya que el conductor no tuvo una actitud colaborativa. La primera patrulla que acudió a la zona tuvo que pedir refuerzos a sus compañeros y al final el sujeto fue detenido por un presunto delito contra la seguridad vial.


[hana-code-insert name=’Adsense noticias’ /]


Los amigos en el calabozo

Pero la tarde no terminaba ahí. Horas después, cuando ya uno de los detenidos estaba en el calabozo, hasta la comisaría de la Policía Local se personó un sujeto que aseguraba que era amigo del detenido. Los agentes notaron de inmediato que este otro sujeto también presentaba signos de haber consumido alcohol y al mirar a la puerta de la jefatura también vieron que no había llegado andando. Allí estaba, en la puerta de la sede de la Policía Local, el coche con el que se había trasladado para interesarse por la situación de su amigo al que pronto iba a acompañar en el calabozo. El joven, de 22 años, se montó en el coche y empezó a realizar «maniobras antirreglamentarias» por lo que unos metros después de coger el vehículo fue parado por una patrulla de la policía.

Ante la sorpresa de este nuevo protagonista de la historia, los agentes le explicaron que soplara en el alcoholímetro para comprobar si podía o no coger el coche. Y efectivamente no podía. Dio una tasa superior a 0,6 por lo que fue detenido por un presunto delito contra la seguridad vial.

Así que los amigos pasarán la noche juntos en el calabozo pendientes de pasar a disposición judicial.


[hana-code-insert name=’Addoor’ /]

4 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí