El email marketing superó la normativa europea de protección de datos

0
email marketing
Imagen de PublicDomainPictures en Pixabay

El email marketing es una herramienta que sigue siendo efectiva pese a las restricciones que la nueva normativa de la protección de datos del cliente a nivel europeo ha generado.

Muchas voces del mundo del marketing digital se mostraron pesimistas cuando analizaron el futuro del marketing digital que se realiza mediante el envío de mensajes a los correos electrónicos de los clientes ya registrados o de los potenciales clientes. Son procesos en los que se pueden utilizar un programa mailing gratis, o también plataformas de pago para conseguir alcanzar un mayor público potencial.

Corría el año 2018 cuando entró en vigor la normativa de la Unión Europea que obligaba a que este tipo de herramientas y los webs en general tuvieran, entre otros requisitos para funcionar, una autorización expresa del cliente para enviarle información sobre cualquier tipo de producto y, además, un sistema lo suficientemente transparente para que ese mismo cliente pudiera darse de baja de la difusión de esos mensajes de manera sencilla y rápida.

Esa situación provocó que muchos departamentos de marketing empezaran de cero con sus bases de datos relativas a los clientes y los que podían serlo gracias al email marketing. Fue un verdadero “drama” el no poder utilizar grandes bases de datos ya que no contaban, en la mayoría de casos, de la autorización expresa del cliente a recibir mensajes en su correo electrónico.

La tormenta no fue tan dañina como se vaticinó. Ese cambio legislativo sí que obligó a muchas empresas a trabajar mucho más y con más ahínco en la obtención de consentimientos expresos de los clientes para recibir esos mensajes y también para captar nuevos mediante técnicas que premian al visitante de nuestra web a cambio de su dirección de correo electrónico. Un pequeño “regalo” al cliente para obtener un gran tesoro, su correo electrónico. 

Los departamentos y los expertos en marketing están satisfechos porque esos cambios se han superado sin provocar su destrucción como se auguró y las tasas de apertura de los mensajes enviados está en niveles óptimos.

Entendemos como tasa de apertura al porcentaje de correos electrónicos, de entre la totalidad de los que hemos enviados, que son abiertos por nuestros destinatarios. 

Esa tasa de apertura es un “termómetro” que se utiliza para conocer la efectividad de las campañas que se hacen con el envío de mensajes directos a nuestros clientes. Ten en cuenta que podemos hablar de un gran éxito si llega a ser de un 30% de los enviados puesto que los mensajes tienen varias barreras que superar hasta llegar al cliente y que este decida abrir el mensaje porque está inicialmente interesado.

Una de las barreras que ponen los propios servicios de mensajería es la etiqueta con la que marquen los mensajes que pueden terminar en correo no deseado, spam o en otras bandejas como la denominada promociones que se abre mucho menos que la principal.

Luego está la tasa de conversión. Es decir, de los mensajes abiertos cuales terminan en visitas a nuestra web y cuales llegan hasta el final del proceso, terminando en culminar nuestra acción de marketing con la compra del producto o servicio que ofertamos. Del 30% podemos descender a cifras de apenas 1%. Depende del otros factores que también son analizables como la landing page de la promoción que hemos enviado en nuestro correo electrónico al cliente.

Las estadísticas sobre la efectividad del envió de información y propuestas a través del email apuntan a que sigue siendo una plataforma válida en vías de mejorar y seguir creciendo pese a que la normativa hoy en día es más exigente que nunca para el emisor.


 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí