Consejos para evitar las estafas en las compras por internet

0
estafas en el comercio
Imagen de Mediamodifier en Pixabay

Lo que era una progresión constante durante los últimos años en el aumento de las ventas online del comercio internacional, se ha acelerado exponencialmente debido a la pandemia de la Covid-19 que ha afectado al mundo en los últimos meses de este 2020.

Ese crecimiento de la actividad comercial en el mundo de Internet conlleva también el aumento de los riesgos y las estafas para aquellos usuarios nuevos, que ahora han descubierto el mercado que hay tras la pantalla de su ordenador o de su teléfono móvil.

Puedes consultar en estafa.info las 10 reglas de oro de las compras online para que sean seguras. Son normas que todos debemos tener muy en cuenta a la hora de realizar correctamente una compra y que más tarde no tengamos que lamentarlo.

Primero, comprueba la calidad de la web en la que te encuentras. Si es una página de una reconocida firma lo vas a notar de inmediato por el nivel de las fotografías, los textos o los gráficos. Todas, tanto las muy conocidas como las que no lo son, deben tener un sello de calidad.

Además, la web debe tener una serie de datos básicos de la empresa que legalmente está detrás de la pantalla. Comprueba la dirección fiscal, el teléfono y otros datos de interés. Si no hay tan siquiera un número de atención al cliente, desconfía.

Mira las condiciones de compra. El apartado de devoluciones es importante leerlo con atención por si lo que ahora te parece maravilloso se vuelve un horror cuando abras el paquete en tu casa.

Echa un vistazo a los comentarios de otros usuarios. Puede que la propia web los incluya o que tengas que buscar en la red los comentarios de otros clientes que previamente han comprado allí. Si no ves ni rastro de opiniones (buenas o malas), quizás deberías desconfiar.

Dedica unos minutos a comparar precios. Aunque te deslumbre un artículo que has visto, no te cuesta nada echar un vistazo a la competencia. Puede que sea más barato. Que el transporte te salga gratis o que se acorten los tiempos de espera. Dicen que las comparaciones son odiosas…aquí no lo son. Las comparaciones son imprescindibles.

A la hora de pagar, hoy en día las webs dan normalmente varias opciones. Te recomendamos que no des muchos datos sobre tus cuentas o tus tarjetas. Preferiblemente usa Paypal u otras plataformas similares que no permiten que el vendedor tenga en sus manos tus datos bancarios.

Comprueba que esté activado el candado amarillo justo en la parte superior del navegador y que la dirección a la que has accedido tiene una “s” al final de la http. Es decir, que sea https. Eso garantiza una comunicación directa entre la web y el consumidor.

Ten en cuenta otros aspectos como las garantías por daños en el transporte o la eliminación de los datos personales que puedes ejercer ante la empresa cuando lo desees.

 

Un mercado en expansión acelerada

La pandemia de la Covid-19 ha multiplicado el tráfico global del mundo de internet. A mayor tráfico, más ventas, más mercado y mayores oportunidades. En España, el comercio que genera la red ya alcanza el 12% del total. Una cifra que seguro se va a quedar corta cuando se conozcan los resultados globales de este año 2020 que está siendo de récord.

Solo el 2% de los españoles confiesa que no realiza nunca compras online. Y más de un 40% lo hace varias veces al mes. La edad es aquí un factor esencial ya que la brecha tecnológica entre las personas de más de 70 años y las nuevas generaciones es evidente, aunque se va reduciendo en los últimos años. Las personas mayores tienen cada vez más acceso a dispositivos tecnológicos  y con ellos a la oportunidad de actuar en la red.

El 61% de los españoles que compran en Internet lo hace con su ordenador portátil desde casa. Esa clase de dispositivos superan, curiosamente, al teléfono móvil a la hora de comprar. Un 50% lo hace con su smartphone. 

El gasto medio de la compra de los españoles en la red está entre los 50 y 100 euros. La mayoría compra ropa, productos de belleza, tecnología y también va creciendo el porcentaje de compras de alimentos a través de la web y el acceso por este medio a pequeños comercios locales.

En concreto, un 19% de los encuestados reconoce que compra alimentos frescos y bebidas. 

Se puede asegurar, a diferencia de lo que pasaba hace unos años, que no hay nada que hoy en día no se pueda comercializar a través de la venta online pero cuidado con las estafas.