La higiene del sector adulto en la crisis actual

0
adultos

Desde que llegara la Covid-19, muchas cosas han cambiado. Nos hemos acostumbrado a ver una mayor higiene en todos los lugares. Pero seguro que hay un sector en el que no has pensado: El de las señoritas de compañía y el entretenimiento para adultos. ¿Cómo están gestionando la higiene en este sector? Hoy, te lo explicamos.

¿Cómo gestionan las señoritas de compañía la higiene en su negocio?

Tal y como nos cuentan en HottEscorts, parte de los nuevos protocolos de higiene que tienen actualmente las señoritas de compañía son similares a los que ya tenían antes (puesto que es un sector que nunca ha sido ajeno al riesgo de contagios de otras enfermedades), pero aplicados a la Covid-19.

Así, por ejemplo, la mayor parte de las señoritas de compañía ya acudían periódicamente a laboratorios privados para hacerse pruebas de ETS. Actualmente, continúan haciéndolo, pero realizándose también una prueba PCR para saber si están o no contagiadas de coronavirus.

Por supuesto, también han extremado las precauciones fuera de casa y del horario laboral, puesto que no pueden contagiarse sin perder clientes. Por tanto, en comparación con otras personas, las señoritas de compañía se cuentan entre las más cuidadosas en su día a día respecto a la Covid-19.

Sobre el GirlFriend Experience

Otra estrategia que están siguiendo las señoritas de compañía es limitar el servicio de GFE. GFE es el acrónimo de GirlFriend Experience. Es un servicio que consiste en simular el comportamiento de una novia.

Lógicamente, un servicio de este tipo implica una mayor cantidad de besos y de cercanía de los rostros, por lo que el riesgo de contagio es mayor que si el servicio se presta estando de espaldas y con las caras separadas (suponemos que el lector avezado entenderá de lo que hablamos).

Es por ello que no pocas señoritas de compañía han empezado a limitar este servicio, aunque muchas otras continúan ofreciéndolo con estándares de seguridad que varían en cada caso, y de los que informan en cada caso.

El auge de los masajes eróticos

Otra estrategia que han seguido muchas señoritas de compañía ha sido el de dejar de prestar servicios de carácter más marcadamente sexual (o limitarlos) y prestar otros que impliquen un contacto con menos riesgo.

Por ejemplo, muchas señoritas de compañía han decidido dedicar más tiempo a los masajes eróticos (en ocasiones, incluso realizando cursos para poder prestar este servicio de una forma más profesional, puesto que antes no era un servicio que realizasen tanto como ahora).

De esta forma, se limita el riesgo de contagio, pero se mantiene el contacto con los clientes para que, una vez haya pasado toda esta crisis, ellos puedan seguir acudiendo porque no se ha perdido la relación.

La necesidad de tests rápidos y baratos

Que estamos en una situación en la que es urgente disponer de tests rápidos está fuera de toda duda. Unos tests rápidos y baratos (como los que hace no mucho tiempo anunciaron desde Israel) nos ahorrarían muchísimos problemas y nos ayudarían a controlar la pandemia.

Sin embargo, no solamente nos ayudarían a ello, sino que también serían de gran ayuda para ciertos sectores que los necesitan para poder desarrollar su trabajo, más allá de las necesidades de control de la pandemia a nivel macro.

Uno de estos casos, sin duda, es el de las señoritas de compañía. Contar con este tipo de tests fáciles de adquirir, rápidos de realizar y a precio asequible, permitiría garantizar tanto su seguridad como la de sus clientes.

Porque, a pesar de que, como nos comentaban desde HottEscorts, son muchas las que se realizan PCRs y otro tipo de tests en laboratorios privados, lo cierto es que estos tests son caros y, además, tardan cierto tiempo en dar los resultados.

Además, su realización implica ir al laboratorio y todo el proceso… En definitiva, es un quebradero de cabeza. 

Sin embargo, si se pudieran comprar tests sencillos y baratos para hacer uno cada noche, las señoritas de compañía lo tendrían mucho más fácil (y, por tanto, también sus clientes).

Como puedes ver, las señoritas de compañía han sabido adaptarse eficazmente a la situación actual, con muy buenas soluciones higiénicas para no poner en riesgo a sus clientes y, por supuesto, para no ponerse en riesgo ellas.