La memoria, por Francisco Guillem

7
memoria por francisco guillem
Imagen de Michal Jarmoluk en Pixabay

Considero que la memoria es un elemento importante del ser humano. Hay que tenerla al día fundamentalmente para saber de dónde vengo, mi recorrido en este mundo, las circunstancias que me han acompañado en la vida hasta llegar al lugar donde estoy y ser quien soy. Y todo esto se analiza para mirar al futuro.

Siempre estoy dispuesto a aprender (de hecho creo que la vida es un continuo aprendizaje), a valorar las opiniones, las ideas, a cambiar de criterio y opinión si alguien me presenta una propuesta mejor, o simplemente me parece que tiene razón. No creo en las verdades absolutas, inamovibles y mucho menos si carecen de raciocinio. Para llegar a esto hay que tener un sentido profundo del respeto y de la libertad de cada una de las personas.

Nací en una familia conservadora, religiosa y practicante, que creía de verdad en lo que decía. Me transmitieron valores muy importantes a lo largo de mi vida como el amor al trabajo, al esfuerzo… lo que no cuesta no vale, me decían. También me enseñaron a no tocar lo que no es mío, el respeto inmenso a los demás y el amor a la familia. Yo además, conforme fui creciendo, he ido incorporando nuevos valores que también procuraré transmitir como el amor a la libertad, a la democracia y un objetivo de vida: trabajar para ser mejor persona y ser feliz.

Estamos viviendo una época tan convulsa, al mismo tiempo que excepcional, donde se oyen tantas barbaridades, se propaga el odio como arma política y la discrepancia pasa a ser motivo de visceral separación. Es ahora cuando recurro a mi memoria. 

No soy comunista. Soy un hombre de izquierdas que me siento cómodo en el campo del socialismo, como camino, como forma de entender la política, sabiendo que iremos andando y adaptándonos a los tiempos y a su realidad cambiante. Pero sí recuerdo a quienes nos acompañaron en los momentos duros y en el transcurrir a la democracia. Aquellos quienes veían como único futuro la libertad y la democracia para todos. Aquellos con quien nos encontramos en los movimientos sociales, los sindicatos, los partidos políticos. Entonces éramos pocos, pero siempre pude contar con ellos, con los comunistas. Siempre estaban. 

A algunos nos costó mucho, pero a otros muchos les costó más: la cárcel como mal menor, pues hay a quien le costó la vida. La derecha nunca estuvo, no acompañó, y no llegó ni a votar la Constitución. Por mucho que ahora griten, entonces no estaban.

Cuando acusan al gobierno de comunista, como insulto, con odio y rencor, yo lo veo con la perspectiva de mi memoria, como compañeros de viaje, en aquel viaje, para lo bueno y para lo malo, con sus luces y sus sombras. Pienso que si algún día tuviéramos que defender la democracia también estarían defendiendo la libertad para todos.

Para esto también está la memoria, para saber con quién podemos compartir la necesidad de trabajar por un mundo más justo, más igual y más humano, para que la historia nos sirva para mirar el futuro con conocimiento de causa, y sobre todo hacerlo para todos.

Esto no quiere decir en ningún caso que solo miramos hacia atrás, no. Sigo mirando hacia adelante, sigo viviendo. Leyendo estos días, que es una de mis pasiones, en una entrevista a un personaje octogenario de los que se puede aprender mucho decía que “a los que vienen de vuelta solo les pido que no se interpongan, que no me estorben, que no me molesten, pues yo todavía estoy de ida”.

Pues eso, con mi memoria, con mi vida, pero también estoy de ida.

7 COMENTARIOS

  1. Cada momento reclama una actitud responsable por parte de quien toma las decisiones, para que el ciudadano de a pie no sufra las consecuencias, a veces perniciosas, mucho, de esas decisiones.
    Por ello, estimo, que a corto y medio plazo un problema de los trabajadores, empresas, pensionistas, ciudadanos españoles en su conjunto es lo que podemos denominar «el gran dilema de Pedro Sánchez» : O cambia de socios de gobierno o habrá rescate duro de la UE (como en Grecia). En el país heleno los pensionistas sufrieron 13 rebajas de su pensión en siete años; en España esto provocaría, a no dudar, barricadas.
    Pedro Sánchez debiera saber que, para que la UE le acepte un plan de rescate que le permita salvar España y, claro está, su carrera política, no hay otra salida que dar por acabado este Gobierno de Coalición con comunistas y separatistas que inspira tantísima desconfianza en Bruselas, así como a inversores de todo el mundo. Esto es muy obvio.
    Sánchez deberá demostrar en los próximos meses si de verdad pretende el bien de la ciudadanía o dormir, a toda costa, en el colchón de Palacio.

  2. Empieza a fallar un poco la memoria del Sr. Guillén. Por lo visto el Sr. Guillen no recuerda que «aquel» partido comunista de la transición era un partido de concordia y de superación de los odios históricos, mientras el actual partido comunista, liderado por el Marqués de Galapagar, es un partido de odio, de enfrentamiento y de populismo caduco y trasnochado. Para el actual partido comunista, quien no comulga con los dogmas de Pablo Iglesias es fascista, sin más; recuerdo cuando hace unos meses el Marqués de Galapagar fue a dar una conferencia en «su» Universidad y un grupo le interrumpió, e inmediatamente la concurrencia afín rompió en gritos de «fuera fascistas de la universidad», luego los que interrumpieron eran más de izquierda que el increpado y le recriminaban que se había vendido por un puesto, pero lo primero que te sueltan si discrepas con él es que eres fascista. Habla el Sr. Guillen de que algunos acusan al gobierno de comunista como insulto, pero es que el vicepresidente segundo de ese gobierno llamó recientemente a una diputada de la oposición «parasito, miserable, inmundicia…» ¿Quien crispa, Sr. Guillen?. Nada tiene que ver Santiago Carrillo, con Pablo Iglesias, o Dolores Ibarruri, con la marquesa consorte, o Rafael Alberti, con el odiador Echinique. No veo a Carrillo diciendo de una periodista «que la azotaría hasta hacerla sangrar» por no pensar lo que él quiere que piense; ni aprovechando las primeras de cambio para colocar a su pareja en un ministerio (hay que pagar la casita). No tuvo Pablo Iglesias necesidad de decir aquello de que «si fuera presidente del gobierno viviría en mi pisito de lavapies», pero lo dijo, y todos somos dueños de nuestros silencios y esclavos de nuestras palabras. No, Sr. Guillen, el Partido Comunista que usted recuerda y admira (al igual que yo), no es el partido comunista que representa Pablo Iglesias, el partido comunista actual (apodado podemos) es un partido de división, odio, rencor, populismo, insulto y enfrentamiento, por tanto sí, es lícito calificar como insulto a este gobierno de comunista, un comunismo, el de Pablo Iglesias, más cercano a ideologías totalitarias e incluso fascistas, muy alejado y que no se parece en nada a aquel digno Partido Comunista de la transición.

    • Cuanta molestia te has tomado. Echo de menos el recurso al chavismo, Venezuela, más anterior, los rojos llevan cuernos y rabos… todo eso que también manejaba el régimen de Franco que seguro añoras.
      El neofascismo, también llamado extrema derecha, quieren recuperar la libertad que tenían con el tío Paco. Cuanta «pelusilla» guardan estos tipos de las derechas de comunión diaria (casi) con tampoco humanismo.
      Donde quedó la democracia cristiana, esa derecha de orden pero «civilizada» que incluso abogaba por lo social y que pareció que encarnaba en un momento determinado el PP. Solo fue un espejismo.
      Ahora en unos momentos gravísimos llamando al «golpe de estado»…
      EL FONDO DE ESTA MALDAD POLITICA SE OCULTA. Hoy un mundo con una macro-información abrumadora, muchas de ellas mentiras y bulos, que sirve para ocultar lo que no interesa que se conozca, resulta y es llamativo que nos enteremos menos que nunca de la verdad.
      Lo que se quiere tapar y está en el fondo del «odio» que manifiestan las derechas y el neofacismo es; SU CONEXION CON LOS GRANDES INTERESES ECONOMICOS.
      Estos partidos de ultra derecha representan a las grandes coorporaciones, a una oligarquia que solo conoce la palabra beneficio, para seguir acumulando dinero para llevarselo a los paraisos fiscales.
      A estos representan esta derecha, a los «gordos» al resto les da igual.
      Qué más le da a esta gente que las personas mueran. ¡¡¡Lo primero el beneficio!!!
      Cuando Casado, la Ayuso…dicen que hay que pasar del virus y recuperar la LIBERTAD. ¿Sabéis de que libertad hablan? que la gente trabaje aunque se infecten y mueran. ESA ES SU LIBERTAD. La misma que les interesa a los grandes monopolios.
      De esto no hablan unos medios de comunicación que son la voz de sus amos, perdón sus accionistas.

    • Solo una cosa, Pablo Iglesias no es del Partido Comunista, sino de Podemos. Alberto Garzón sí es del partido. Y como a su compañero de andanzas, aunque intente ocultarlo, le digo que le puede la bilis, la mala bilis.

  3. La memoria es selectiva u olvidadiza. El Sr. Guillén se olvida lo que pasó en 1986 y cómo terminó se mandato:

    https://elpais.com/diario/1983/07/02/espana/425944820_850215.html

    Pero olvida cómo el PCE le retiró su apoyo y fue elegido don Vicente Maeso. El comunismo de izquierdas que ahora defiende es el mismo históricamente que se cansó de él y de su política y lo dejó caer.

    Desde entonces los socialistas de aquella época, don Domingo y doña Cristina, no se fían ni de Izquierda Unida ni de sus miembros ni hablan de una posible coalición. Nunca perdonarán aquellos tiempos.

    El Sr. Guillén, como siempre, se cree por encima del bien y del mal. Tampoco los socialistas lo quieren. Nos extrañó a todos verlo en las listas electorales, de forma simbólica, cuando ni pisa ni pisará la Casa del Pueblo. Tiene ahí más enemigos que amigos.

    Don Francisco usted de historia y de memoria poca o ninguna.

    • Durante mi primer año de estudios universitarios tuve la suerte de desplazarme a dedo y a Murcia con el Sr. Guillen Castaño, no puedo decir otra cosa que sus palabras son sentidas..
      En cuanto a la noticia… el Plan de Urbanismo por el que la derecha politica y económica de Yecla le montó la concentracion, es el que está vigente, es el Plan de Urbanismo que el PP lleva mas de 15 años intentando mejorarlo y con mayoría absoluta.

      En cuanto a su aptitud me parece que le puede la bilis, la mala bilis…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí