Una fría noche yeclana acompaña al enterramiento del Cristo Yacente

0
1.974 views
procesión enterramiento

 

Noche fría en lo meteorológico pero cálida en los sentimientos de la cristiandad que cumplió en uno de los ritos más importantes de las tradiciones. La población yeclana cumplió con el  “enterramiento” del Cristo Yacente, en el nicho horadado que hay en la fachada de la Iglesia de San Francisco.

Pasaban 15 minutos de la medianoche cuando se cerraban las puertas del lugar donde se colocó al Cristo después de más de cuatro horas de procesión.

procesión enterramientoUno de los desfiles procesionales más largos de la Semana Santa de Yecla que contó con la presencia de muchos vecinos que se congregaron en el recorrido que realizaron las distintas cofradías y hermandades que ayer desfilaban.

procesión enterramiento

procesión enterramientoprocesión enterramientoNo hubo tanto público como de costumbre, ni tanto como el jueves pasado. El descenso de las temperaturas se notó y mucho en una noche más propia del invierno que de la primavera.

 



procesión enterramientoPese al frío, se cumplió con la tradición que data del siglo XVIII y que cada año se efectúa al terminar la Procesión del Santo Entierro. Como testigos principales, la imagen de la Virgen de los Dolores y Soledad, portada a hombros por los miembros de la cofradía, y acompañada por las autoridades eclesiásticas y civiles.

Inmediatamente después de dejar al Cristo Yacente en San Francisco, centenares de personas, que aguardaban en las inmediaciones, acompañaron a la Virgen en la procesión de la Soledad, entonando el canto del “Stabat Mater”.

Aquí se produjo un momento de tensión entre las personas que organizan este canto popular y algún miembro de la cofradía. Ya llevan varios años apuntando a que el Cabildo quiere que ese canto se realice detrás de la imagen de la Virgen pero “la tradición es delante desde 1940”, dijo uno de los músicos cuando se les invitó a irse detrás.

procesión enterramientoTan solo unos metros después de comenzar, los músicos indicaron a los párrocos que iban en la comitiva que se colocaran detrás de ellos y delante del paso. Se provocó un cierto descontrol porque no sabían dónde situarse hasta que alguien del cabildo se lo indicó.

“El pueblo de Yecla siempre ha cantado a la Virgen de esta manera”, expresó a este periódico una de las personas que estaba viviendo en primera persona la escena de confusión que se resolvió manteniendo el tradicional orden y escuchando un Stabat Mater que uno de los elementos singulares de la Semana Santa de Yecla.

 


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí