lunes 02 agosto 2021

Razones para cambiar a los cigarrillos electrónicos

La documentación y las pruebas sobre los peligros de fumar, informando extensamente sobre los más de 7,000 químicos que encontraremos en el humo espeso, son abrumadoras. A la vez existe numerosa evidencia sobre beneficios experimentados al cambiar a los cigarrillos electrónicos. El hecho de que estén diseñados para reemplazar el tabaquismo y la multitud de formas en las que son mucho más seguros, crea un buen grupo de razones para cambiar. Dejar para siempre los problemas asociados al tabaco, dando el paso hacia el amplio abanico de posibilidades que pueden poner a disposición del consumidor las variedades de, por ejemplo, Terpy e liquid; tiene ventajas constatables.

Vamos a ver aquí algunas de las más importantes razones para ese cambio.

No deja cenizas. Los cigarrillos electrónicos funcionan calentando una solución para convertirla en vapor. Como no implica combustión, no produce cenizas. Cuando se cambia, podemos deshacernos de ceniceros o de esa bandeja apestosa y cubierta de cenizas que rebosa de colillas.

Considerablemente menos químicos. Con los cigarrillos electrónicos, los miles de productos químicos que se consumen en el humo del tabaco (incluidos cientos de toxinas y 70 que causan cáncer) se reducen a unos pocos conocidos y seguros.

Ahorrar dinero. Un solo cartucho de cigarrillo electrónico contiene la misma cantidad de nicotina que alrededor de 20 cigarrillos. Cuando consideramos el hecho de que podemos obtener cinco paquetes de cartuchos por un precio similar mismo al de dos paquetes de cigarrillos (de los baratos) los ahorros en los costos quedan inmediatamente claros.

Mucha variedad. Los cigarrillos electrónicos parecen bastante futuristas, pero nadie se lanzaría a un futuro incierto con solo una marca de cigarrillos electrónicos para elegir. Hay tanta variedad en los cigarrillos electrónicos como en los cigarrillos de tabaco, y cada día surgen más opciones.

Sabores deliciosos y muchos de ellos. Una de las mejores cosas de los cigarrillos electrónicos es que pueden aromatizarse mucho más fácilmente que el tabaco. Aún se obtiene nicotina, pero se puede disfrutarla con frutas, vainilla, chocolate, café… cualquier loca y asombrosa mezcla es posible. Se puede explorar un mundo de gustos, incluidos algunos inspirados en los clásicos cigarros de tabaco.

Posibilidad de elegir la concentración de nicotina. No todos los cigarrillos electrónicos contienen la misma cantidad de nicotina. De hecho, generalmente pueden obtenerse diferentes concentraciones dependiendo de la cantidad que se necesite o se desee. Por lo tanto, se puede comenzar con cartuchos mayor concentración, y luego, a medida de lo que se desee, reducir a otros menores, y finalmente, sin nicotina si así se quiere. Esta es una de las más importantes ventajas frente a los cigarrillos tradicionales.

Es como fumar. Los cigarrillos electrónicos están destinados a replicar la sensación de fumar y cumplen muy bien su objetivo. Se obtiene una nube de vapor similar al humo, y un «golpe» realista en la parte posterior de la garganta cuando se inhala. Algunos e-cigs incluso tienen diseños similares a los de un cigarrillo y se iluminan con un rojo ámbar realista cuando se inhala. 

Evitar las prohibiciones de fumar. Usar un cigarrillo electrónico es vapear, no fumar. Esto significa que (dado que no hay combustión, solo calefacción) no están cubiertos por la gran mayoría de las prohibiciones de fumar. En esencia, pueden ser usados en muchas más situaciones que el tabaco.

Fácil de usar. Pueden ser tecnología moderna, pero son extremadamente simples de usar. La mayoría son modelos de dos piezas, que simplemente requieren que se atornille el extremo de un cartucho en un accesorio de batería y se comience a soplar. Las baterías generalmente se activan automáticamente, creando vapor que sale de la boquilla cuando se inhala.

Sin riesgo de incendio. Si el fumador se queda dormido con un cigarrillo en la mano, podría significar un desastre. Una casa en ruinas, recuerdos familiares incendiados y posiblemente algo peor. Dormir con un cigarrillo electrónico en la mano nunca causará problema alguno. No hay fuego involucrado, por lo que no hay peligro.

Sin olor. El olor a humo es extremadamente desagradable para muchas personas. A la mayoría de los fumadores ni siquiera les gusta que su ropa apeste a cigarrillos. Los cigarrillos electrónicos huelen solo levemente, y eso es solo el sabor elegido y agradable a cada consumidor. Con los cigarrillos se huele a cenicero cubierto de alquitrán; con los cigarrillos electrónicos, se huele ligeramente a chocolate, uvas o cualquier sabor que se elija.

Sin dientes manchados. El alquitrán y la basura excesiva que se bombea al cuerpo cuando se fuma un cigarrillo se eliminan con los cigarrillos electrónicos. Sin estos químicos tóxicos, no se mancharán los dientes de un marrón amarillento enfermizo.

Sin fumadores pasivos. Los cigarrillos electrónicos son eficientes cuando se trata de fumar. No se extrae nada de la punta no existe la corriente lateral que se obtiene con los cigarrillos tradicionales y, dado que son mucho más seguros que fumar, no representan un riesgo para nadie cercano.

Sin tos de fumador. En realidad, es la amplia gama de toxinas presentes en el humo del cigarrillo la que irrita la parte posterior de la garganta y causa tos al fumador. Los cigarrillos electrónicos no contienen estas toxinas, por lo que la tos desaparecerá.

Sin cáncer. Hay 70 carcinógenos conocidos en el humo del tabaco. En los cigarrillos electrónicos, solo hay nicotina, propilenglicol (que se usa en las máquinas de humo) y aromas de alimentos de uso generalizado. Hay trazas de carcinógenos llamados nitrosaminas, que son una consecuencia de la extracción de nicotina del tabaco. Estos se encuentran en los parches aprobados como sustitutos del tabaco en cantidades similares, y están presentes en una proporción 1.400 veces mayor en los cigarrillos de tabaco. Los cigarrillos electrónicos reducen exponencialmente el riesgo de cáncer.

Respetuoso con el medio ambiente

Los cigarrillos electrónicos son mejores para el medio ambiente, ya que no emiten compuestos orgánicos contaminantes del aire de la misma forma que el tabaco normal. Además, como no producen las cenizas ni colillas de los cigarrillos, no causan todos los problemas que causan los cigarrillos normales cuando las colillas van de las calles a los desagües, donde pueden acabar en lagos, ríos y arroyos.

Cuando esto sucede, los filtros de acetato de celulosa filtran 4000 sustancias químicas en el agua, dañando y matando la vida silvestre, y nunca pueden biodegradarse. Por el contrario, la mayoría de los dispositivos modernos ahora se pueden reciclar, lo que los convierte en una opción mucho más ecológica.

Es importante contar siempre con expertos en el sector para hacer la mejor elección, por eso te proponemos descubrir el mundo de los cigarrillos electrónicos con Terpy.es, especialistas en el sector siempre dispuestos a darte información y sugerencias para la elección adecuada para ti!

uscríbete EPY

¿Quieres añadir un nuevo comentario?

Hazte EPY Premium, es gratuito.

Hazte Premium

- Publicidad -

Servicios

Demanda empleo Oferta empleo
Compra Venta
Canal inmobiliario Farmacia
Teléfono interes Autobuses
- Publicidad -