La obra del maestro Rufino Carpena ya es de dominio público

0
rufino carpena montesinos
Rufino Carpena y un alumno. El Educacionista, n. 6, 10 oct. 1912

La obra del yeclano Rufino Carpena, así como de otros 180 autores, incluido Antonio Machado, es, desde este mes de enero, de dominio público en la Biblioteca Nacional de España (BNE). La institución pondrá en las próximas semanas a disposición de quien lo desee una selección de estos autores desde la Biblioteca Digital Hispánica.

Pero, ¿quién es este ‘desconocido’ yeclano? Rufino Carpena Montesinos nació en Yecla en 1860 y murió en Barcelona, en enero de 1939. Al cumplirse 80 años de su muerte, sus obras pasan por tanto a ser de Domino Público. Carpena Montesinos fue un maestro muy innovador, uno de los impulsores de la enseñanza activa. 

Fue editor de «El Educacionista», una revista destinada al fomento de la enseñanza, de gran importancia a finales del XIX. Según la tesis «Discurso pedagógico y defensa del magisterio en Rufino Carpena Montesinos«, de Bernat Sureda y Sara González, ambos de la Universidad de las Islas Baleares, Carpena fue un prototipo de profesional del magisterio celoso de su profesión. Dispuesto en todo momento a defender sus derechos y a reclamar mejoras para la educación. Fue también un reformador social que propuso e impulsó acciones de mejora social y de tipo cultural desde posiciones regeneracionistas.

Consideraba que la actuación de la escuela debía superar las paredes del aula para conseguir así influir en la sociedad a la que pertenecía. Su presencia en la prensa, en revistas, foros diversos y en el movimiento asociativo del magisterio fue muy activa durante toda su vida profesional e incluso después de su jubilación. Publicó también diversas obras de tipo didáctico y artículos sobre temas relacionados con la enseñanza o exponiendo sus proyectos de reforma social.

rufino carpena montesinos
El yeclano Rufino Carpena

Toda una vida entre Cataluña, Argentina y Baleares

Aunque nació en Yecla, pronto se trasladó a Cataluña y poco después a Baleares, lugar donde destinó gran parte de su vida profesional. Desde 1882 se dedicó al magisterio, primero en un colegio privado para, posteriormente, (1886) hacerlo en el magisterio público. Dio clase en diferentes colegios de la provincia de Lleida, Tarragona o Girona. Entre sus publicaciones más destacadas está el «Nomenclátor Escolar«, que recoge exhaustivamente la situación escolar de 9.387 ayuntamientos de España con un prólogo de Rufino Blanco. La publicación fue declarada de texto para las Escuelas Normales.

En el año 1896, Rufino Carpena fue destinado como maestro nacional a la escuela de la población de Muro, en la isla de Mallorca, donde el año anterior había tomado posesión como maestra de la escuela de niñas su hermana Margarita Carpena.

En esta localidad Carpena desarrolla ya una importante labor de dinamización cultural creando la asociación benéfica Lectores Murenses cuyos estatutos redactados por Carpena se publicaron en 1902.

Como en los estatutos se define, los objetivos y finalidades de la asociación eran desarrollar el gusto de los jóvenes hacia las buenas lecturas dando a conocer las ventajas que obtiene el hombre a ellas aficionado; difundir la instrucción por medio de la lectura racional de libros y periódicos; o fomentar la educación social y cívica por medio de ejemplos y amenas conferencias mensuales o trimestrales. 

Segunda época en Llucmajor

En 1903 abandona su plaza de maestro en Muro y viaja a Argentina, donde dirige el Colegio Hispano-Argentino de Bahía Blanca. Seis años más tarde, decidió volver a España y recaló entonces en la escuela nacional de Llucmajor.

En esta localidad mallorquina va a desarrollar una importante labor educativa aplicando métodos modernos en la escuela, organizando excursiones con sus alumnos y actividades prácticas, dando importancia a los trabajos manuales y organizando exposiciones escolares. De hecho, hoy el parque que hay frente al colegio Rei Jaume III de esta importante localidad balear está dedicado a su memoria

Toda una eminencia educativa

Durante los años siguientes, Carpena no dejó de impartir charlas y conferencias para impulsar su modelo educativo. A mediados de diciembre de 1914 imparte en el Ateneo de Madrid una conferencia con el tema “La educación nacional. Manera de llegar a conseguir que este problema sea sentido en España por todas las clases sociales”, lo que da muestra de la popularidad que alcanzó en esos años. 

Por último, en 1919 recala como director en la escuela graduada de Piera en Barcelona. En la capital catalana ocupará la dirección de diversas escuelas graduadas hasta el momento de su jubilación en 1930 y participará como delegado provincial en la Confederación de Maestros. Hasta sus últimos años en la profesión, el maestro se muestra incansable, como lo califican sus mismos compañeros, defensor de los profesionales del magisterio.

Su jubilación no augura unas condiciones económicas muy favorables y, por este motivo, algunos de sus compañeros de profesión de toda España proponen hacer una colecta para que pueda comprar una casa. Finalmente, murió en Barcelona en 1939.

Un utópico que merece reconocimiento

Miquel Domingo, dr. Arquitecto de la Universidad Politécnica de Cataluña dedica también un artículo a la faceta más desconocida de Rufino Carpena, la de escritor de una magnífica obra utópica.

En «Vida hermosa en poblados modernos«, Carpena defiende una racionalización parcial de las formas de vida, introduciendo una lógica en los trabajos propios del hogar, a fin de mejorar su economía doméstica y disponer de más tiempo para dedicarlos a las relaciones familiares y a la formación cultural, sin que ello comportara una transformación de las estructuras político-económicas.

En esta obra, Carpena describe sus ideas y soluciones para conseguir mejorar la vida familiar a través de un nuevo concepto de la vivienda, que suponía la creación de agrupaciones edificatorias dotadas de una serie de servicios comunitarios a fin de conseguir una mejor eficiencia funcional, sin que esto supusiera mayor dispendio económico.

Con la introducción de estos cambios, basados tan solo en una racionalización de las funciones y servicios necesarios para el hábitat, se ganaría tiempo para ser dedicado a otras actividades formativas, culturales y de ocio y, por consiguiente, a un aumento en la calidad de vida. 

En definitiva, muy pronto, las personas interesadas podrán profundizar en la interesante obra de este pedagogo y maestro que tanto influyó en el discurso pedagógico de la Escuela Moderna y de otras corrientes que defendían la enseñanza activa.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí