lunes 02 agosto 2021

TAG

Teo Carpena

Mi vecino

Mi vecino, el del mastín español, me espera cada mañana cuando vuelvo de paseo con mi perro y me da conversación

Las palabras contra los puños

La pelea se iba a desarrollar en un callejón poco iluminado; aquel individuo tenía la tez oscura y una cicatriz le atravesaba la frente...

La realidad y el reloj

El olfato es el sentido más certero para entender el mundo, por eso espero que Yecla y el Arabí no huelan nunca a mierda de cerdos

Un camino lleno de brasas y de punchas

En Yecla se velaba a los muertos en casa; venían los vecinos a traer sillas y las vecinas ayudaban a teñir la ropa para el luto

El silencio, el verbo y las turgencias

La idea de infinito robó a Teo Carpena muchas horas de sueño en la infancia, sobre todo porque era un niño con tendencia a la fantasía

Una florista y un pastor

Teo Carpena entremezcla los recuerdos relacionados con una mujer que regalaba margaritas en París y un pastor de la Sierra de Salinas

Vocación marinera

Considera Teo Carpena que los yeclanos somos de estómago manchego, de papeles murcianos, pero nos domina la vocación alicantina

Voces

Teo Carpena echa de menos al joven poeta que fue, aquel joven jardinero en Montpellier que escribía versos a deshora

El Jardín de las Delicias y los espejos

El Jardín de las Delicias era un lugar clandestino y decadente regentado por Sor Teresa, una respetable meretriz que se instaló en Yecla durante varios años

La subida al Castillo y el secuestro de la Virgen

Hace unos días, Teo Carpena subió al Castillo para visitar a la Virgen, pero se percató de que allí ya no está porque, afirma, la han secuestrado

Dos soldados

Durante una temporada de su vida, Teo Carpena residió en un pequeño pueblo manchego de 500 habitantes donde hizo amistad con dos ancianos

Las apariencias engañan

Nunca me fío de las apariencias de un hombre corriente; cada persona alberga deseos que nadie conoce y a veces ocultan historias truculentas

Últimas noticias