¿Qué tipos de colchones hay y cuál elijo?

0

El colchón, ese elemento básico para el descanso, ha vivido una evolución tan intensa en los últimos años que es necesario conocerla a la hora de comprar uno nuevo. Si te preguntas qué tipos de colchones hay en el mercado y cómo pueden mejorar tu salud, vamos a intentar explicártelo para que duermas como un tronco en el nuevo colchón que compres.

Ten en cuenta que hoy en día se puede decir que es el colchón el que se adapta al cliente. No es el cliente el que se adapta a los colchones hay en el mercado. Bien es cierto que es importante saber las posibilidades que hay en las tiendas que comercializan estos productos dedicados al descanso y el mueble.

Empecemos por los colchones de látex. Se trata de un producto muy utilizado en la industria en general que se obtiene de la resina de un árbol. Es un material natural en la mayoría de ocasiones. Una de las características más apreciadas por los fabricantes de colchones es su elasticidad aunque suele ser bastante pesado lo que provoca inconvenientes cuando quieres moverlo.

Para el descanso, el látex es un soporte bastante firme en comparación con otras posibilidades que vamos a ver a continuación.

Uno de los materiales que se han implementado en el sector del colchón en los últimos años es la espuma high resilence (HR). El colchón se adapta muy bien y según el gusto del consumidor puede tener diferentes tipos de firmeza (más duro, medio y blande). Es un producto cada vez más demandado. 

Uno de los clásicos de este tipo de productos es el COLCHÓN DE MUELLES. Pero no te creas que es el tradicional de muelles que con el paso del tiempo provocaban que la cama fuera una tortura. 

Ahora, estos colchones tienen una estructura de muelles en la que cada muelle está encapsulado independiente en una capa de tela. El objetivo es que cada uno de los muelles actúe de manera independiente lo que da mayor adaptabilidad al cuerpo. Además de muelles, este tipo de productos llevan también aplicados materiales como la espuma, o la viscoelástica.

Y también hablemos de un material que es el “rey” en la fabricación de colchones: la viscoelástica. 

Este material se combina con otros para que la estructura del colchón tenga la suficiente firmeza. Es un material que se adapta muy bien al cuerpo, reacciona al calor que desprende el cuerpo y reduce la intensidad de los puntos de presión en las zonas de más peso corporal. 

En este sentido, hay que tener en cuenta que la transpirabilidad del colchón. Cuanto más transpirable mejor. También esa capacidad para hacer pasar el aire permite que la temperatura del interior de la estructura sea mejor. En este sentido, el colchón de muelles es el mejor.

Ten en cuenta otros factores como la firmeza y la suavidad que debes comprobarla tumbandote en el colchón. Es esencial probarlo y si lo compras por internet que tengas la posibilidad de devolver el producto si no te convence. Piensa que un tercio de nuestra vida nos la vamos a pasar tumbados sobre un colchón. No es algo que debamos comprar a la ligera.