Yecla acoge una exposición del controvertido almirante Blas de Lezo

1
blas de lezo

Para algunos héroe, para otros no tanto. El almirante guipuzcoano Blas de Lezo (1689-1741) fue uno de los militares más controvertidos del siglo XVIII español. Aunque nació en Pasajes (Guipúzcoa), pronto fue a estudiar a Francia y con apenas 17 años se embarcó como guardamarina en la escuadra del conde de Toulouse, gran almirante de Francia, para enfrentarse a la escuadra anglo-holandesa del almirante Rooke. 

En esta batalla, que tuvo lugar en plena guerra de Sucesión, ambos ejércitos se dieron por vencedores, si bien Lezo destacó por su intrepidez y serenidad. De hecho, en pleno combate, una bala de cañón le destrozó la pierna izquierda, la cual le amputaron sin anestesia por debajo de la rodilla. Por tan destacada hazaña fue ascendido a alférez de navío. 

Una vez se recuperó, siguió su servicio a bordo de diferentes buques, lo que le valió para recibir otros tantos premios y condecoraciones. Pronto demostró su hábil destreza como estratega de la Armada española, si bien tal maña no le valió para evitar recibir un impacto en el ojo (en 1707) y un balazo en el brazo derecho, que se lo dejó totalmente inmóvil (1713). Es decir, con apenas 25 años, Lezo ya era conocido como el ‘mediohombre’, pues era tuerto, manco y cojo. 

Primer viaje a América

Terminada la guerra de Sucesión, Blas de Lezo partió hacia La Habana con la flota Galeones, con el objetivo de escoltar a los barcos mercantes que viajaban a América y, a su vez, limpiar de naves corsarias las aguas de la región. En 1723, Blas de Lezo ya era general de la Armada Española y su labor siguió centrándose, exclusivamente, en eliminar barcos piratas ingleses del Océano Atlántico.  

Sus éxitos en estas aguas y el crecimiento de la flota, pues se apoderó de múltiples barcos ingleses, disuadieron a los enemigos y, paradójicamente, llevaron al enfrentamiento entre Lezo y el virrey, marqués de Castelfuerte, que deseaba reducir la flota para ahorrar gastos una vez que la situación parecía controlada. Sin embargo, Lezo se oponía a ello. Su mala relación con el virrey, unido a una serie de problemas de salud, obligaron al ‘mediohombre’ a volver a Cádiz en 1730

La defensa de Cartagena de Indias

Pero en 1737, el rey envía de nuevo a Lezo a América con los navíos Fuerte y Conquistador, como comandante general de Cartagena de Indias, plaza que tuvo que defender de un sitio en 1741 y que, a la postre, le costaría la vida.

Se decía que el rey lo envió porque era el mejor general de la Armada, si bien documentos recientes parecen demostrar que lo hizo porque no aguantaba tener cerca al almirante. Aun así, con solo seis navíos de guerra y poco más de 3.000 hombres defendió este enclave frente a los más de 50 navíos y 30.000 hombres del almirante Vernon. Finalmente, el británico huyó, sufriendo una de las derrotas navales más importantes de Gran Bretaña. 

Sin embargo, el 4 de abril de 1741, día en que los británicos habían comenzado el bombardeo del castillo de San Luis de Bocachica, en Cartagena de Indias, una bala de cañón impactó en una mesa de madera del Galicia, la nave capitana. En ella, estaban sentados los mandos españoles, incluido Blas de Lezo. Las astillas de la mesa lo hirieron en la mano y en el muslo, lo que le produjo una infección que finalmente le causó la muerte cinco meses después. 

Las mentiras sobre Blas de Lezo

Los historiadores llevan décadas estudiando a Blas de Lezo y descubriendo que no es oro todo lo que reluce.

«Se ha mitificado la figura de Blas de Lezo y se han contado una serie de mentiras sobre él que, tras ser repetidas un millón de veces, han pasado a ser aceptadas socialmente», señalan las investigadoras Mariela Beltrán y Carolina Aguado, autoras de «La última batalla de Blas de Lezo».

«Se ha dicho, por ejemplo, que la flota británica que atacó Cartagena de Indias fue la segunda más grande de la historia después de la de Normandía, y eso no es cierto», añaden. 

Asimismo, tal y como recoge el diario ABC, «multitud de eventos en la vida de Blas de Lezo han sido narrados de forma errónea. Un ejemplo claro es que, hasta ahora, se creía que se había quedado ciego de un ojo combatiendo en la Guerra de Sucesión. La realidad, en cambio, es que fue en el Pacífico». 

estatura homenaje blas de lezo
Monumento a Blas de Lezo en Madrid

El ‘mediohombre’ no ganaba solo

A su vez, las autoras desempolvan en su obra una figura clave en la batalla de Cartagena de Indias: la del virrey Sebastián de Eslava. Un personaje olvidado que, allá por 1741, era la máxima autoridad de la ciudad (además del superior del Mediohombre) y sobre el que recayó la responsabilidad de defender la plaza cuando los británicos superaron a los bajeles del marino y desembarcaron en la bahía.

«La idea de que Eslava era un militar pésimo es mentira. Tenía una hoja de servicios envidiable y modernizó, usando como base las innovaciones de Lezo, las defensas del castillo de San Felipe (clave en la contienda)», destaca Beltrán.

De hecho, este personaje fue el que ordenó crear un hornabeque alrededor de la fortificación que, a la postre, impidió a los ingleses asaltarla. La realidad choca de nuevo con el mito ya que, hasta ahora, se creía que el artífice de la defensa había sido el vasco.

Con todo, tan real como esto es que Eslava hizo la vida imposible al Mediohombre y, mediante artimañas políticas, le denunció falsamente ante el monarca. «Si no hubiese muerto, Blas de Lezo tendría que haber rendido cuentas en España», finaliza Aguado.

Encumbrado por Vox

Dolido por no haber sido invitado a la última gala de los premios Goya, Santiago Abascal, líder de Vox, lanzó una pulla a quienes decidieron no convocarlo a la gala. «¡Qué pena! Queríamos recomendarles que hicieran alguna película sobre la gloriosa historia de España, Blas de Lezo, por ejemplo… porque los españoles volverían al cine y ellos dejarían de pedir subvenciones», escribió la cuenta oficial de Vox en Twitter.


De lo que no cabe duda es de que hasta no hace mucho tiempo, Blas de Lezo solo era recordado y reconocido en Colombia, donde es considerado casi un héroe nacional. Aun así, la Armada Española honra su memoria con el nombre de la Fragata F-103.

Exposición hasta el 19 de enero

La exposición, que se inaugura mañana jueves, 19 de diciembre, a las 11:30 horas en la Casa de Cultura contará con la presencia del alcalde de Yecla, Marcos Ortuño y del Capitán de Navío, José Ignacio Martí, delegado de Defensa en la Región de Murcia

La muestra, titulada “Blas de Lezo. El valor de Mediohombre” y organizada por la Delegación de Defensa en la Región de Murcia, en colaboración con el Excmo. Ayuntamiento de Yecla, ofrece un conjunto de veintiséis paneles fotográficos de gran formato y a color, con imágenes seleccionadas del libro del mismo título editado por la Subdirección General de Publicaciones y Patrimonio Cultural en el año 2013.

La entrada a la exposición es libre y gratuita y estará abierta hasta el 19 de enero de 2020 en horario de 9 a 21 horas de lunes a sábado y de 11 a 13 horas los domingos y festivos. 

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí