.
🌼 sábado 13 abril 2024
spot_imgspot_imgspot_imgspot_img
spot_img

¿A quién voto?

Uno de los síntomas más claros de que me hago mayor es la sensación de velocidad con la que me pasa el tiempo. Ya han transcurrido otros cuatro años más, así hasta nueve elecciones municipales a mis espaldas.

Recuerdo mi primera vez. No hubo lugar a duda alguna, mi padre me dio la papeleta: “Toma, aquí la tienes, lista para introducir en la urna”.

Hay que decir en mi descarga, que él formaba parte de una de las candidaturas municipales y, por supuesto, pensaba votar su lista. Con su ayuda, tan solo evitó que pudiera cometer errores de primerizo.

Tener claro qué opción votar es una gran suerte. Sin vacilaciones, al grano. Y son muchas las personas que lo disfrutan. Saben lo que van a votar casi siempre. Algunas lo saben desde hace cuatro años. Me atrevería a decir más, muchas ya saben lo que votarán en 2027. ¿Votos ganados o ganado de votos?

En mi caso se produce el efecto contrario, cuantas más elecciones supero, más dudas me abrazan. Se van sumando desilusiones anteriores; menos verdades y más demagogia; programas poco retadores, continuistas, tradicionalistas; con candidatos previsibles y al son de la música que otros les tocan.

 

Ilusión

Mi hartazgo mayor se produjo en las pasadas elecciones, que ni voté. Es verdad que un lejano viaje me lo impidió, pero no tuve ni la más mínima intención de anticiparlo por correo.

Pero este año, he recobrado la ilusión. He decidido reencontrarme con el voto.

Ahora me falta encontrar la mejor opción. Y el primer paso ha sido indagar en los programas electorales. Resumo lo que he visto.

Unos se la juegan con el programa sorpresa. No hay programa. Como los sobres sorpresas, que hasta que no los abrías no sabías que te tocaba. Podría llamarse también gobernar al “tuntún”. Por encontrar el lado bueno, para prometer y no cumplir, mejor no prometer Sí que se adivina que se van a envolver en banderas y confundir la patria con la sordidez de sus cavernas. (recordando una canción de Ismael Serrano).

Otros sí que tienen oferta, y lo llaman “Programa inquebrantable con nuestros votantes y con los yeclanos”. Se ponen serios, muy serios. Es un programón de grande, 33 páginas, para 20 o 30 años. Y eso que no hablan de economía, de cómo encontrar la riqueza que después reparten tan justamente.

Para el tercer partido, también he encontrado un programa. Tres páginas de buenas intenciones. Concreto, muy concreto, hasta podría tildarse de escaso. Es el inverso al caso anterior, este sería el programica porque podría comprimirse en un folio por las dos caras.

El último lo he recogido del Facebook: dos cuartillas. La de color amarillo, de seguridad, y la anaranjada, la que llaman social. Eso sí, anuncian cinco cuartillas más, con sus respectivos colores. Para que no nos embotemos, y que podamos digerir las ocurrencias de última hora. Adivino a que una de las cuartillas irá de fiestas, de muchas fiestas.

 

Método para votar

Tengo que cambiar de método. Después de toda la investigación solo he conseguido un descarte. He leído multitud de deseos, de ideas, de buenas y no tan buenas intenciones, pero ni una cifra, ni un dato concreto, ni un objetivo claro, ni un solo presupuesto de gastos ni de inversión, ni un plano, ni una fecha.

Se podría comprender de los pretendientes, de los opositores eternos, que tienen menos medios e información y menos experiencia, pero que los que nos gobiernan ya más de 20 años no concreten más, resulta paradójico.

Así que he ideado un método de elección, el de la aproximación. Me quedaré con el que más se aproxime a mi alcalde o alcaldesa ideal, como hacer un retrato robot del alcalde perfecto, aprovechando que en las municipales nos conocemos más.

 

  • Me gustaría que mi alcalde o alcaldesa fuera un político de ida y vuelta, no de esos de vocación eterna. A estos últimos les recomiendo que participen en ONG’s y asociaciones para matar el gusanillo social. El agotamiento, el fin de la frescura y de la fuerza de los primeros años se va extinguiendo y aparece la falta de humildad, la necesidad de aplauso y la lejanía con la realidad vital de sus ciudadanos. Políticos para cortos e intensos periodos.
  • Me gustaría un alcalde o alcaldesa no profesional de la política. Cuando las habichuelas dependen del cargo, y asegurar la reelección es prioritario, la libertad en la toma de decisiones se ve amenazadísima.
  • Me gustaría que mi alcaldesa o alcalde tuviera experiencias más allá de las recibidas en las nuevas generaciones, en las juventudes o en la OJE. Gestión de equipos, trabajos por cuenta ajena, iniciativas propias alejadas del partido único, serían apreciables.
  • Me gustaría una alcaldesa o alcalde que no se identificase con la institución. Ni el alcalde es el ayuntamiento, ni el ayuntamiento es solo el alcalde. Delegar, poner a trabajar a todos, cuantos más mejor, solo puede redundar en el bien colectivo. Descansos, conciliación, vida saludable, y no el antiguo y en desuso alcalde 24/7, me parece más fiable.
  • Me gustaría una alcaldesa o alcalde que escuchase a sus vecinos, no solo yendo de fiestas. Evitar lo que se conoce con el nombre de “síndrome Mortadelo”, de disfraz en disfraz. Seguro que la escucha es más eficaz en pequeños recintos, una a uno, de manera serena y pausada, y en otros menesteres menos festivos, escuchando la necesidad y no solo la feliz y amena celebración.
  • Me gustaría que mi próximo alcalde o alcaldesa fuera reivindicativa, solo dependiente del bien de su pueblo y no del bien de amiguetes, con voluntad propia, libre para reclamar y exigir a todos y en todas partes por los derechos de sus vecinos.
  • Me gustaría que mi próximo alcalde o alcaldesa fuera transformadora, imaginativa, innovadora, que anticipara las necesidades que este pueblo tiene para los próximos años, en vez de y, simplemente, rehabilitadora. La solución para el futuro no pasa solo por volver a habilitar soluciones del pasado, y menos para hacer frente al futuro complejo y cambiante que nos atosiga.
  • Me gustaría una alcaldesa o alcalde que pensará más en educación, en la educación de nuestros jóvenes, en el futuro de nuestras hijas, que es el de nuestro pueblo, en la empleabilidad de estas, en la igualdad de oportunidades, independientemente, de la herencia que reciban de sus padres.
  • Me gustaría…

 

Y a ti, ¿cómo te gustaría que fuera?


 

Conrado Padilla Marco
Conrado Padilla Marco
“Mi Rincón de Pensar”. Donde con pasión y determinación, mente abierta y creatividad, abrazo las ideas de cambio que, humildemente, creo que pueden ayudar a trasformar mi pueblo, Yecla. Contacta conmigo en conrado.padillam@gmail.com

Uno de los síntomas más claros de que me hago mayor es la sensación de velocidad con la que me pasa el tiempo. Ya han transcurrido otros cuatro años más, así hasta nueve elecciones municipales a mis espaldas.

Recuerdo mi primera vez. No hubo lugar a duda alguna, mi padre me dio la papeleta: “Toma, aquí la tienes, lista para introducir en la urna”.

Hay que decir en mi descarga, que él formaba parte de una de las candidaturas municipales y, por supuesto, pensaba votar su lista. Con su ayuda, tan solo evitó que pudiera cometer errores de primerizo.

Tener claro qué opción votar es una gran suerte. Sin vacilaciones, al grano. Y son muchas las personas que lo disfrutan. Saben lo que van a votar casi siempre. Algunas lo saben desde hace cuatro años. Me atrevería a decir más, muchas ya saben lo que votarán en 2027. ¿Votos ganados o ganado de votos?

En mi caso se produce el efecto contrario, cuantas más elecciones supero, más dudas me abrazan. Se van sumando desilusiones anteriores; menos verdades y más demagogia; programas poco retadores, continuistas, tradicionalistas; con candidatos previsibles y al son de la música que otros les tocan.

 

Ilusión

Mi hartazgo mayor se produjo en las pasadas elecciones, que ni voté. Es verdad que un lejano viaje me lo impidió, pero no tuve ni la más mínima intención de anticiparlo por correo.

Pero este año, he recobrado la ilusión. He decidido reencontrarme con el voto.

Ahora me falta encontrar la mejor opción. Y el primer paso ha sido indagar en los programas electorales. Resumo lo que he visto.

Unos se la juegan con el programa sorpresa. No hay programa. Como los sobres sorpresas, que hasta que no los abrías no sabías que te tocaba. Podría llamarse también gobernar al “tuntún”. Por encontrar el lado bueno, para prometer y no cumplir, mejor no prometer Sí que se adivina que se van a envolver en banderas y confundir la patria con la sordidez de sus cavernas. (recordando una canción de Ismael Serrano).

Otros sí que tienen oferta, y lo llaman “Programa inquebrantable con nuestros votantes y con los yeclanos”. Se ponen serios, muy serios. Es un programón de grande, 33 páginas, para 20 o 30 años. Y eso que no hablan de economía, de cómo encontrar la riqueza que después reparten tan justamente.

Para el tercer partido, también he encontrado un programa. Tres páginas de buenas intenciones. Concreto, muy concreto, hasta podría tildarse de escaso. Es el inverso al caso anterior, este sería el programica porque podría comprimirse en un folio por las dos caras.

El último lo he recogido del Facebook: dos cuartillas. La de color amarillo, de seguridad, y la anaranjada, la que llaman social. Eso sí, anuncian cinco cuartillas más, con sus respectivos colores. Para que no nos embotemos, y que podamos digerir las ocurrencias de última hora. Adivino a que una de las cuartillas irá de fiestas, de muchas fiestas.

 

Método para votar

Tengo que cambiar de método. Después de toda la investigación solo he conseguido un descarte. He leído multitud de deseos, de ideas, de buenas y no tan buenas intenciones, pero ni una cifra, ni un dato concreto, ni un objetivo claro, ni un solo presupuesto de gastos ni de inversión, ni un plano, ni una fecha.

Se podría comprender de los pretendientes, de los opositores eternos, que tienen menos medios e información y menos experiencia, pero que los que nos gobiernan ya más de 20 años no concreten más, resulta paradójico.

Así que he ideado un método de elección, el de la aproximación. Me quedaré con el que más se aproxime a mi alcalde o alcaldesa ideal, como hacer un retrato robot del alcalde perfecto, aprovechando que en las municipales nos conocemos más.

 

  • Me gustaría que mi alcalde o alcaldesa fuera un político de ida y vuelta, no de esos de vocación eterna. A estos últimos les recomiendo que participen en ONG’s y asociaciones para matar el gusanillo social. El agotamiento, el fin de la frescura y de la fuerza de los primeros años se va extinguiendo y aparece la falta de humildad, la necesidad de aplauso y la lejanía con la realidad vital de sus ciudadanos. Políticos para cortos e intensos periodos.
  • Me gustaría un alcalde o alcaldesa no profesional de la política. Cuando las habichuelas dependen del cargo, y asegurar la reelección es prioritario, la libertad en la toma de decisiones se ve amenazadísima.
  • Me gustaría que mi alcaldesa o alcalde tuviera experiencias más allá de las recibidas en las nuevas generaciones, en las juventudes o en la OJE. Gestión de equipos, trabajos por cuenta ajena, iniciativas propias alejadas del partido único, serían apreciables.
  • Me gustaría una alcaldesa o alcalde que no se identificase con la institución. Ni el alcalde es el ayuntamiento, ni el ayuntamiento es solo el alcalde. Delegar, poner a trabajar a todos, cuantos más mejor, solo puede redundar en el bien colectivo. Descansos, conciliación, vida saludable, y no el antiguo y en desuso alcalde 24/7, me parece más fiable.
  • Me gustaría una alcaldesa o alcalde que escuchase a sus vecinos, no solo yendo de fiestas. Evitar lo que se conoce con el nombre de “síndrome Mortadelo”, de disfraz en disfraz. Seguro que la escucha es más eficaz en pequeños recintos, una a uno, de manera serena y pausada, y en otros menesteres menos festivos, escuchando la necesidad y no solo la feliz y amena celebración.
  • Me gustaría que mi próximo alcalde o alcaldesa fuera reivindicativa, solo dependiente del bien de su pueblo y no del bien de amiguetes, con voluntad propia, libre para reclamar y exigir a todos y en todas partes por los derechos de sus vecinos.
  • Me gustaría que mi próximo alcalde o alcaldesa fuera transformadora, imaginativa, innovadora, que anticipara las necesidades que este pueblo tiene para los próximos años, en vez de y, simplemente, rehabilitadora. La solución para el futuro no pasa solo por volver a habilitar soluciones del pasado, y menos para hacer frente al futuro complejo y cambiante que nos atosiga.
  • Me gustaría una alcaldesa o alcalde que pensará más en educación, en la educación de nuestros jóvenes, en el futuro de nuestras hijas, que es el de nuestro pueblo, en la empleabilidad de estas, en la igualdad de oportunidades, independientemente, de la herencia que reciban de sus padres.
  • Me gustaría…

 

Y a ti, ¿cómo te gustaría que fuera?


 

Conrado Padilla Marco
Conrado Padilla Marco
“Mi Rincón de Pensar”. Donde con pasión y determinación, mente abierta y creatividad, abrazo las ideas de cambio que, humildemente, creo que pueden ayudar a trasformar mi pueblo, Yecla. Contacta conmigo en conrado.padillam@gmail.com
uscríbete EPY

¿Quieres añadir un nuevo comentario?

Hazte EPY Premium, es gratuito.

Hazte Premium

17 COMENTARIOS

  1. B.B. o el Buque Butanero llamado Tamames. Ese tipo de 90 años que no podía ni subir al estrado y los voxeros lo presentaron para Presidente del Gobierno de España a modo de reírse de la democracia.

    B.B. Tamames. Te lo dejo claro. NO VOTARE a los del PP ni a los de VOX,S.A.

    ¡¡¡SANIDAD PUBLICA!!! PENSIONES PUBLICAS…
    NOOOO a las privatizaciones que proponen las derechas ultras y las ultras derechas para favorecer al gran capital nacional y extranjero.

  2. BugsBunny, golpista solo hay uno, y se llamaba Franco! Que sorpresa te has llevado!
    Jesu@88 con que escenarios puedes decir eso, que son todos iguales, cuando nos llevan gobernando 30 años los mismos! Mira en wikipedia si tu tiempo de pajillero te deja hacerlo, ya sabes, entre pajilla y pajilla alimenta tu mente.

  3. Mariscal, por este motivo a Copernicus ay que darle lo mismo que el da, es un Borrego , un concejal comunista que hace año su partido lo echo. Pero el se ha quedado atontado, como ves siempre lo mismo, su mente no llega más allá.
    Es normal que te echen de concejal de tu ayuntamiento por boca chanclas, debe de marcarte de por vida.

  4. Yo tengo claro, como copernicus, a quien no votaré:

    – No votaré a los partidos que sustentan su posición en partidos que llevan terroristas y asesinos en sus listas, como hace psoe y podemos
    – No votaré a partidos que fomentan la delincuencia, liberando a sediciosos (golpistas) y rebajando las penas a la carta para sus amigos golpistas, como hacen psoe y podemos.
    -No votaré a partidos que se erigen en los defensores de las mujeres y a las primeras de cambio liberan y o rebajan la pena a los agresores de las mismas, como hacen psoe y podemos
    – No votaré a partidos que prometen no gobernar con terroristas ni con fascistas de extrema izquierda, y al dia siguiente de las elecciones hacen lo contrario de lo que han prometido, como hace el psoe.
    – No votaré a partidos que presentan a nuevos ricos como candidatos a la alcaldía.
    – NO votaré al candidato a la alcaldía que en su twiter dijo el 15 de noviembre de 2020 que «lamentaba que se criminalice a Bildu», es decir, que blanqueaba al partido que hoy lleva terroristas y asesinos en sus listas.
    – No votaré al partido que se erige en defensor de las clases trabajadoras pero que lo único que buscan es comprarse chaletazos a las primeras de cambio
    – No votaré al partido que busca victimizar a cualquier sector de la sociedad para luego tratar de erigirse en su defensor.
    – No votaré al partido que promueve la ocupación de la casa de ancianos y trabajadores por gandules, maleantes, traficantes y vagos que no han dado un palo al agua en su vida.
    -No votaré al partido que roba a los pobres de España para dárselo a los inmigrantes que entran a españa por la fuerza apaleando policías.
    – NO votaré al partido que llama fascistas a todos aquellos que no piensan lo que ellos quieren que piensen.
    – No votaré a la Reme, que solo es una burócrata, sin ningún proyecto para Yecla, sin ninguna ilusión que cumplir, incapaz de exigir en murcia nada para Yecla, que solo quiere el cargo por la relevancia del mismo, es decir «pa darse aires»

    Y me pensaré si voto a alguno de los que quedan que no están en el listado de los que no votaré.

  5. A mi me gustaría,que no nos gobernarse ningún partido politico..por que todos lo que han pasado a metido la mano a nuestro dinero…para cosas que solo ellos han querido hacer por qué le ha salido del gorro!!y muchas otra que si hacen mucha más falta ni siquiera me han llevado a cabo!!por mi que se vallan todos al cubo de la basura!!pondría a uno buenos gestores que no tengamos que votarles cada 4 años..que miren por nuestro bienestar,nuestra convivencia, que miren también por nuestro bolsillo y no llenar los suyos a Costa de los del trabajador!!vamos que haga una gran ciudad, y no en la porquería que se está convirtiendo el pueblo con inseguridad y con mucha gente sin dar un palo al agua, que busques inversores para nuestro pueblo para poder tener trabajo!!es es lo que quiero para mí pueblo y no más partidos político que prometen,dice y piensan,y luego todo se lo lleva el viento este que tenemos en este pueblo….,!!

  6. Copernicus, hay que tener rostro para hacer la campaña del PP Regional sobre el Mar Menor «Para proteger el Mar Menor, vota PP»
    Con mi voto no lo van a proteger, eso seguro.
    Alternancia sana, alternancia enriquecedora. El pueblo no es solo de unos pocos, están endiosados con su mayoría

  7. Mariscal o Cabo furrier. Mira lo de REME con el MURCIA NOS EXPRIME.
    Mira a los banderitas con la consigna de decir en todos sitios que YECLA NO ES SEGURA, a los de Jumilla tampoco son seguros, de Cieza… y así.
    Los proyectos locales están superditados a los proyectos de partido.

    Son los proyectos de los partidos los que hay que tener en cuenta. Los de derechas y ultra derecha y su modelo de privatizarlo todo, que harán? Dejar al Hospital de Yecla en caída libre para que el personal no tenga más remedio que ir a lo privado… así todo.
    En cuanto a modelo de cuidado del medio ambiente. Ya sé a quién NO VOTAR a los que miran para otro lado (Gobierno de López Miras y socios ultras) con los nitratos que llegaban al Mar Menor.
    O lo de DOÑANA y el gobierno del PP que poco le importa mantener esta joya, si es para beneficiar al agro-capitalismo.
    Vamos que está claro. NO votaré NI al PP NI y a sus posibles socios los voxeros.
    ALTERNANCIA. Ya está bien, tantos años para nada.
    Que lo mismo este pueblo vuelve a votar a los mismos de siempre, NO SERA CON MI VOTO.

  8. Yo estoy totalmente de acuerdo en que Yecla necesita un cambio y que el PP este apartado durante años. Se lo tienen muy subido y se creen que el pueblo es suyo.
    Lo único que espero es que los partidos de izquierdas hagan algo mas que llenarlo todo de banderas lgtbi y actos ideológicos. Actualmente es lo único que ofrecen a nivel nacional y por eso gran parte de la clase obrera los abandono. Ojala no hagan lo mismo en Yecla y se dejen las ideologías y el fanatismo a un lado. Y de verdad que no digo esto como ataque ni con doble sentido, lo digo tal y como yo lo veo.
    Yo no voy a votar a ninguno. Ya hace años que comprendí que no sirve para nada.

  9. Si algo esta claro y se palpa en el ambiente es que es mas que necesaria la alternancia. Casi 30 años del PP han sido mas que suficientes para ver como han dejado nuestra ciudad, hundida.
    Especialmente lo hizo Marcos, es vuestro alcalde, considerado el Alcalde que menos ha hecho por Yecla. Eso si, a besuquear no le gana nadie. Ahora tenemos a la Reme, que es incapaz de imponerse a los que le dan de comer para que Yecla tenga los servicios que se merece.
    Si algo no voto es al PP. Márchense ya

  10. Copernicus lo es lo mismo y te lo explico.
    Actualmente los partidos que tenemos tienen que obedecer a sus sedes regionales y nacionales, que anteponen sus intereses a los de Yecla. Mira lo que le paso al pobre Salvador Santa que se lo cargaron desde Murcia, porque en realidad mandan ellos.
    Yo quiero que sea gente con un partido a nivel local, con propuestas locales y sin tener que estar obligados a seguir agendas multinacionales.
    Propuestas concisas y claras con respecto a seguridad, inmigración, trabajo, medio ambiente, urbanismo, ocio etc… sin ideología y sin tener que trabajar para la sede central del podrido partido en cuestión.

  11. Pues a mi me pasa igual. Me surgen muchas dudas. Ya hace muchos años voté por Benedito, en 8 años el pueblo no cambió gran cosa (tenemos que reconocer que en las etapas de Guillen y Castaño, se hicieron muuuchas cosas en Yecla).

    Cambié mi voto, es bueno recoger otras ideas y propuestas, pero no hubo suerte Benedito salió elegido, falleció y entró Marcos (hay que reconocerle la habilidad de torearnos para no hacer nada que no sea imagen pública y sacar mayoría absoluta, diciendo que no se iba y se fue).

    Sigo pensando que es necesario un cambio, aunque sigo con mis dudas entre Alberto y Cristobal.

    Me lo tendré que echar a cara o cruz..

  12. Programa o proyecto de partido? Vendría a ser lo mismo? Como diría Pepe Mújica el tiempo es vida, voy al grano.
    Lo diré al revés, a quién no voy a votar, o quiero que lo «boten».
    -A los partidos que están por privatizar la sanidad, educación…
    – A lo que piden bajar los impuestos a los RICOS y compensar con quitarle prestaciones sociales a los pobres.
    – A los que se quieren cargar el Sistema Público de Pensiones para hacerle el caldo gordo a la Banca con sus planes privados.
    – A los que engañan de forma descarada a las personas más «vulnerables en lo cultural» con banderitas españolas, banderitas estas que OCULTAN su verdadera bandera que no es otra que favorecer a los grandes capitales nacionales y extranjeros.
    – A los que quieren imponer una «moral» anclada en el pasado.
    – A los totalitarios, los xenófobos, los machistas, homófobos…

    Ya en lo local no votaré a los que están pidiendo a gritos venir a relevarme, llevamos muchos años en esto, ya no tenemos ilusión alguna, salvo mantener los sillones. Para algunos hace mucho frío fuera del equipo de gobierno»
    Los proyectos de partido es la clave, las personas elegidas intentan llevar a efecto sus proyectos. Los proyectos privatizadores para nada favorecen a las clases trabajadoras.
    Ejemplo EEUU, una sanidad privatizada a lo bestia. El porcentaje de muertes en las clases obreras se duplica con los de las clases que se pueden pagar medicinas, médicos y hospitales. Para este sistema el «dinero es vida».
    Los que no tenemos dinero rehusamos de esos proyectos.
    ¡¡SANIDAD PUBLICA!!

  13. A mi lo que me gustaría es que cada uno de los partidos se comprometiese ante un juez a cumplir con su programa electoral si sale elegido. Con propuestas reales para el pueblo sin intereses ideológicos ni partidistas, ni mucho menos siguiendo agendas mundialistas de los 4 magnates de turno. Además, se deberían endurecer las leyes para que a cualquier político que pillen en un caso de corrupción, se le condenase a penas muy altas.
    Como esto no pasa, y ninguno cumple su palabra, y al final a los que pillan robando los terminan siempre absolviendo, por mi se pueden ir todos al infierno.
    La única alternativa que nos queda si queremos cambiar algo es organizarnos entre nosotros y actuar en consecuencia, al margen de las cuatro bobadas y promesas vacías del agente político de turno.

  14. Vaya pues yo siempre tuve claro lo que NO iba a votar, pero decidir a quién es más complicado. Aunque en las locales tengo pocas dudas. Digamos que no me gusta que nadie se perpetúe en el poder.
    La primera vez fue en diciembre del 76, en el despacho del capitán de mi compañía, con cierto “susto”. Por cierto: voté que no. Pertenezco a ese 3 % de electores que dijimos NO a la reforma política de Suarez. No queríamos reforma, queríamos ruptura, y para mí eso no ha cambiado.

Conrado Padilla Marco
Conrado Padilla Marco
“Mi Rincón de Pensar”. Donde con pasión y determinación, mente abierta y creatividad, abrazo las ideas de cambio que, humildemente, creo que pueden ayudar a trasformar mi pueblo, Yecla. Contacta conmigo en conrado.padillam@gmail.com
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img

Servicios

Demanda empleo Oferta empleo
Compra Venta
Canal inmobiliario Farmacia
Teléfono interes Autobuses