.
🌰 viernes 02 diciembre 2022

¿Cómo calculan las casas de apuestas las cuotas?

Las cuotas constituyen un elemento clave dentro del segmento de las apuestas deportivas. Se trata de cifras que representan las probabilidades que existen de que se produzca un resultado en un evento deportivo de acuerdo a las previsiones de los analistas especializados. Su importancia radica en el hecho de que también refleja las ganancias potenciales que el apostante puede recibir. A medida que la cuota es mayor, las ganancias también lo son. Esta es la razón por la que se han popularizado tanto las plataformas especializadas en su seguimiento como, por ejemplo, este comparador de cuotas casas de apuestas.

Su naturaleza es volátil porque expresan las probabilidades de que se dé un resultado determinado en un evento deportivo. La oportunidad de obtener beneficios elevados es inversamente proporcional a las probabilidades de que una condición se cumpla. Es decir, cuanto más probable sea que ocurra un resultado, menores serán los beneficios asociados a él. Las cuotas de apuestas experimentan oscilaciones de forma continuada y lo hacen antes de que se produzca el encuentro pero también mientras éste se lleva a cabo.

La pericia en el ámbito de las apuestas deportivas se encuentra en identificar errores en las líneas de los operadores y apostar sobre el resultado más probable antes de que las cuotas desciendan. Al final, se trata de una dinámica que exige cierta rapidez para obtener ventaja, especialmente, si de lo que se trata es de obtener suculentos rendimientos económicos. 

Los cambios que se producen en las cuotas pueden responder a diferentes factores. Entre ellos, las noticias que se producen antes del partido o evento o las circunstancias que envuelvan al propio partido. De ahí que sea importante consumir información actualizada y de forma periódica antes de llevar a cabo cualquier operación.

 

¿Cómo se calculan las cuotas en las apuestas deportivas?

Su cálculo se lleva a cabo a partir de proveedores, es decir, empresas especializadas en la instalación y ajuste periódico de sus indicadores en los sitios web de las casas de apuestas.

Para realizar el cálculo deben valorarse diferentes factores: Desde las estadísticas de los participantes de la competencia, hasta el lugar en donde se produce el evento deportivo, el lugar que se ocupa en la clasificación del torneo, o el grado de rendimiento de los deportistas. Los analistas recopilan una gran cantidad de información para, a continuación, trazar un marco de probabilidades y expresarlas en forma de porcentaje.

Las cuotas pueden representarse de diferentes formas y, a menudo, éstas se vinculan con la ubicación geográfica en que se encuentra la casa de apuestas. La forma de calcularlas puede variar de igual modo. ¿Sabes cómo se hacen los cálculos? Algunas de las más comunes son:

 

Cuotas decimales o europeas

Pueden expresarse tanto en forma de número entero (2.00, por ejemplo) o en forma de números fraccionarios (1.65, por ejemplo). Funcionan del siguiente modo:

Imagina que has decidido apostar un total de 4 euros con una cuota de 3.50. La casa de apuestas cobra un total de 4€ en concepto de comisión, por lo que para hacer un cálculo de tu ganancia neta no tendrás más que hacer una multiplicación de la cuota por la cantidad de la apuesta. En este caso sería 4€ x 3.50 = 14 € de beneficio bruto. Si tu pronóstico acaba cumpliéndose esta cantidad regresará a tu cuenta aunque el beneficio neto, es decir, la cantidad que te embolsarás finalmente, será de 10€, es decir, el beneficio bruto menos la comisión de la plataforma (14€ – 4€).

 

Cuotas fraccionarias (británicas)

Se expresan en forma de fracción (2/1, ¾ …) y cada uno de sus números hace referencia a una variable distinta. En el numerador encontramos la cantidad de beneficio neto que el apostador percibirá en el caso de que se cumplan sus vaticinios mientras que el denominador representa la cantidad que se debe abonar a la apuesta. Su cálculo en realidad es bastante sencillo. Aquí tienes un ejemplo:

En el supuesto de que encuentres una cuota británica de ¾ deberás saber que deberás apostar 4 euros para recibir un beneficio bruto de 7 €. Por un lado, los 4€ que apostaste en un primer término más tu beneficio neto de 3 €.

Por otro lado, para hacer un cálculo independientemente del volumen de ganancias se debe dividir el total de la apuesta por su denominador y, a continuación, multiplicarlo por el numerador. Por ejemplo, si decidieses hacer una apuesta de 7 euros con una cuota de ¾. tu beneficio sería de 7/ 4 x 3 = 5,25 €. 

Muchos jugadores se sienten más cómodos leyendo sus cuotas de apuestas en versión europea o decimal por lo que es muy útil saber convertir cuotas británicas a cuotas europeas. 

Bastará con dividir el numerador de la cuota británica por su denominador para, a continuación, sumarle una unidad. En el caso de la cuota que hemos empleado en el ejemplo anterior, su conversión sería: ¾ +1 = 1.75.

Cuotas americanas

Se expresan como un número entero sobre 100 y van precedidas del símbolo negativo (-) o positivo (+). El primero se utiliza cuando se apuesta al favorito y que el beneficio neto es inferior al monto de la apuesta. El segundo representa la apuesta al outsider así como que el beneficio neto es superior a la cuantía apostada. Es la forma más extendida en Estados Unidos.

Para calcular una cuota negativa hay que tener en cuenta que se especifica cuál es la cantidad que debe apostarse para obtener un beneficio de 100 unidades. Por ejemplo, en caso de que un apostador decidiese apostar por una cuota -112, debería hacer una apuesta de 112 euros para recibir como contrapartida un beneficio neto de 100.

En el caso de las cuotas positivas se indica cuál será el beneficio neto obtenido si el jugador apuesta 100 unidades. En caso de que un jugador opte por una cuota +112, deberá apostar 100 euros para percibir 112.

Las cuotas constituyen un elemento clave dentro del segmento de las apuestas deportivas. Se trata de cifras que representan las probabilidades que existen de que se produzca un resultado en un evento deportivo de acuerdo a las previsiones de los analistas especializados. Su importancia radica en el hecho de que también refleja las ganancias potenciales que el apostante puede recibir. A medida que la cuota es mayor, las ganancias también lo son. Esta es la razón por la que se han popularizado tanto las plataformas especializadas en su seguimiento como, por ejemplo, este comparador de cuotas casas de apuestas.

Su naturaleza es volátil porque expresan las probabilidades de que se dé un resultado determinado en un evento deportivo. La oportunidad de obtener beneficios elevados es inversamente proporcional a las probabilidades de que una condición se cumpla. Es decir, cuanto más probable sea que ocurra un resultado, menores serán los beneficios asociados a él. Las cuotas de apuestas experimentan oscilaciones de forma continuada y lo hacen antes de que se produzca el encuentro pero también mientras éste se lleva a cabo.

La pericia en el ámbito de las apuestas deportivas se encuentra en identificar errores en las líneas de los operadores y apostar sobre el resultado más probable antes de que las cuotas desciendan. Al final, se trata de una dinámica que exige cierta rapidez para obtener ventaja, especialmente, si de lo que se trata es de obtener suculentos rendimientos económicos. 

Los cambios que se producen en las cuotas pueden responder a diferentes factores. Entre ellos, las noticias que se producen antes del partido o evento o las circunstancias que envuelvan al propio partido. De ahí que sea importante consumir información actualizada y de forma periódica antes de llevar a cabo cualquier operación.

 

¿Cómo se calculan las cuotas en las apuestas deportivas?

Su cálculo se lleva a cabo a partir de proveedores, es decir, empresas especializadas en la instalación y ajuste periódico de sus indicadores en los sitios web de las casas de apuestas.

Para realizar el cálculo deben valorarse diferentes factores: Desde las estadísticas de los participantes de la competencia, hasta el lugar en donde se produce el evento deportivo, el lugar que se ocupa en la clasificación del torneo, o el grado de rendimiento de los deportistas. Los analistas recopilan una gran cantidad de información para, a continuación, trazar un marco de probabilidades y expresarlas en forma de porcentaje.

Las cuotas pueden representarse de diferentes formas y, a menudo, éstas se vinculan con la ubicación geográfica en que se encuentra la casa de apuestas. La forma de calcularlas puede variar de igual modo. ¿Sabes cómo se hacen los cálculos? Algunas de las más comunes son:

 

Cuotas decimales o europeas

Pueden expresarse tanto en forma de número entero (2.00, por ejemplo) o en forma de números fraccionarios (1.65, por ejemplo). Funcionan del siguiente modo:

Imagina que has decidido apostar un total de 4 euros con una cuota de 3.50. La casa de apuestas cobra un total de 4€ en concepto de comisión, por lo que para hacer un cálculo de tu ganancia neta no tendrás más que hacer una multiplicación de la cuota por la cantidad de la apuesta. En este caso sería 4€ x 3.50 = 14 € de beneficio bruto. Si tu pronóstico acaba cumpliéndose esta cantidad regresará a tu cuenta aunque el beneficio neto, es decir, la cantidad que te embolsarás finalmente, será de 10€, es decir, el beneficio bruto menos la comisión de la plataforma (14€ – 4€).

 

Cuotas fraccionarias (británicas)

Se expresan en forma de fracción (2/1, ¾ …) y cada uno de sus números hace referencia a una variable distinta. En el numerador encontramos la cantidad de beneficio neto que el apostador percibirá en el caso de que se cumplan sus vaticinios mientras que el denominador representa la cantidad que se debe abonar a la apuesta. Su cálculo en realidad es bastante sencillo. Aquí tienes un ejemplo:

En el supuesto de que encuentres una cuota británica de ¾ deberás saber que deberás apostar 4 euros para recibir un beneficio bruto de 7 €. Por un lado, los 4€ que apostaste en un primer término más tu beneficio neto de 3 €.

Por otro lado, para hacer un cálculo independientemente del volumen de ganancias se debe dividir el total de la apuesta por su denominador y, a continuación, multiplicarlo por el numerador. Por ejemplo, si decidieses hacer una apuesta de 7 euros con una cuota de ¾. tu beneficio sería de 7/ 4 x 3 = 5,25 €. 

Muchos jugadores se sienten más cómodos leyendo sus cuotas de apuestas en versión europea o decimal por lo que es muy útil saber convertir cuotas británicas a cuotas europeas. 

Bastará con dividir el numerador de la cuota británica por su denominador para, a continuación, sumarle una unidad. En el caso de la cuota que hemos empleado en el ejemplo anterior, su conversión sería: ¾ +1 = 1.75.

Cuotas americanas

Se expresan como un número entero sobre 100 y van precedidas del símbolo negativo (-) o positivo (+). El primero se utiliza cuando se apuesta al favorito y que el beneficio neto es inferior al monto de la apuesta. El segundo representa la apuesta al outsider así como que el beneficio neto es superior a la cuantía apostada. Es la forma más extendida en Estados Unidos.

Para calcular una cuota negativa hay que tener en cuenta que se especifica cuál es la cantidad que debe apostarse para obtener un beneficio de 100 unidades. Por ejemplo, en caso de que un apostador decidiese apostar por una cuota -112, debería hacer una apuesta de 112 euros para recibir como contrapartida un beneficio neto de 100.

En el caso de las cuotas positivas se indica cuál será el beneficio neto obtenido si el jugador apuesta 100 unidades. En caso de que un jugador opte por una cuota +112, deberá apostar 100 euros para percibir 112.

uscríbete EPY

¿Quieres añadir un nuevo comentario?

Hazte EPY Premium, es gratuito.

Hazte Premium

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Sondeo de OPINIÓN
ÚLTIMO

Servicios

Demanda empleo Oferta empleo
Compra Venta
Canal inmobiliario Farmacia
Teléfono interes Autobuses