.
🌼 jueves 13 junio 2024
spot_imgspot_imgspot_imgspot_img
spot_img

El tenis enloquece: ¡aumenta la guerra entre jugadores y árbitros!

No es ningún secreto que últimamente las pistas de tenis se han convertido en escenario de intensos reproches, insultos o incluso peleas verbales entre los jugadores y los árbitros. Aunque arbitrar partidos de tenis nunca ha sido cosa fácil, parece que ahora está tomando un camino totalmente nuevo, marcado por las continuas acusaciones, exabruptos y disputas entre los deportistas y los árbitros.

Los jueces de silla -y en general los árbitros- son los sospechosos habituales en cualquier deporte. Son los culpables cuando los jugadores no están satisfechos con una decisión o con una decisión contraria a ellos. Son los que se llevan todos los abucheos cuando los aficionados no están satisfechos con lo que hacen y sienten que su equipo o jugador favorito está siendo maltratado. Y sin duda son los acusados por los apostantes deportivos, cuando todo parece ir mal y están perdiendo lo que pensaban que sería una apuesta segura, a pesar de haber ignorado los casinos sin licencia en España y haber elegido uno de los mejores sitios de apuestas para realizar su apuesta.

Pero los árbitros en el tenis, al igual que todos los demás oficiales, sólo están haciendo su trabajo y están tratando de hacerlo lo más eficiente y correctamente posible para cumplir con su papel y responsabilidades. Y ahora, con la ayuda de la tecnología y los sistemas digitales, supuestamente pueden hacerlo con mayor precisión y de forma más fiable y creíble. Porque la tecnología está aquí para mejorar la precisión y la exactitud de las decisiones de los árbitros o para ayudarles a tomar decisiones más responsables. Y cuando los árbitros son más responsables, también pueden contribuir con mayor precisión a un juego limpio.

Aunque cabría esperar que esto fuera para mejorar el arbitraje de un partido de tenis, la realidad es que últimamente hay un creciente «furor» contra los árbitros de silla. Antes, algún tipo de prejuicio contra los árbitros procedía de su posible parcialidad -positiva o negativa- sobre determinados atletas. Esto se reflejaba en el sentimiento de los aficionados y en la moral de los jugadores. También se vería en las casas de apuestas en línea, que en su esfuerzo por ser los mejores sitios de apuestas, incorporarían el papel de los árbitros en sus probabilidades, así los apostadores sienten que evitan las estafas en juegos. Ahora bien, no se trata de un simple prejuicio, ¡es más bien una «guerra»! ¿Por qué todo el mundo recurre a ellos para reprocharles algo en un partido? ¿Y por qué parece que atacar al árbitro es ahora más personal que nunca?

Hemos visto demasiadas veces a grandes tenistas, conocidos por su temperamento, entrar en un juego de «de quién es la culpa» con los árbitros, tanto durante los partidos como en las ruedas de prensa posteriores. Pero lo que estamos presenciando últimamente es una acusación directa, insultos e insultos y, en general, un enfrentamiento frontal que tiene más elementos personales que nunca.

Nick Kyrgios en el Abierto de Miami 2022, jugando contra Janik Sinner en un punto crítico del partido se dirigió al árbitro llamándole groserías y calificando su arbitraje de «vergonzoso e indignante». Daniil Medvedev, en el Open de Australia 2022, también gritó al árbitro: «Are you st***d ?» cuando creyó que el colegiado había pasado por alto que su rival recibía entrenamiento durante el partido. Y Alexander Zverev llamó de mala manera al árbitro un poco más tarde, en un partido del Abierto de México, cuando no estaba satisfecho con la decisión del colegiado.

Estos son sólo algunos ejemplos de partidos relativamente recientes, pero lo cierto es que hay muchos más ahí fuera. Tenemos demasiados casos en los que los jugadores se pasan de personales al culpar a los árbitros cuando creen que no están arbitrando de forma profesional.

Y justo cuando uno pensaría que la tecnología resolvería cualquier tipo de disputa o tensión entre árbitros y jugadores, lo cierto es que estas disputas se han vuelto más duras y fuertes. Los árbitros ya no son sólo los sospechosos habituales de cualquier mala decisión o decisión desfavorable. Son los encargados de echar todas las culpas, de descargar el calor o la emoción durante el partido, de descargar toda la presión y el estrés. Se han convertido en algo así como un saco de boxeo para los jugadores, sin importar si tienen razón o no.

Mientras tanto, la mayoría de los árbitros reconocen que esto parece algo personal, pero en realidad no es algo que deban llevar dentro. La mayoría de ellos entienden que los jugadores no tienen nada contra ellos más que el simple hecho de que les ha tocado arbitrar un partido con el que, por alguna razón, no se sienten cómodos.

epy.com
epy.com
Redactores de elperiodicodeyecla.com escriben con este nombre de autor para otra serie de artículos.

No es ningún secreto que últimamente las pistas de tenis se han convertido en escenario de intensos reproches, insultos o incluso peleas verbales entre los jugadores y los árbitros. Aunque arbitrar partidos de tenis nunca ha sido cosa fácil, parece que ahora está tomando un camino totalmente nuevo, marcado por las continuas acusaciones, exabruptos y disputas entre los deportistas y los árbitros.

Los jueces de silla -y en general los árbitros- son los sospechosos habituales en cualquier deporte. Son los culpables cuando los jugadores no están satisfechos con una decisión o con una decisión contraria a ellos. Son los que se llevan todos los abucheos cuando los aficionados no están satisfechos con lo que hacen y sienten que su equipo o jugador favorito está siendo maltratado. Y sin duda son los acusados por los apostantes deportivos, cuando todo parece ir mal y están perdiendo lo que pensaban que sería una apuesta segura, a pesar de haber ignorado los casinos sin licencia en España y haber elegido uno de los mejores sitios de apuestas para realizar su apuesta.

Pero los árbitros en el tenis, al igual que todos los demás oficiales, sólo están haciendo su trabajo y están tratando de hacerlo lo más eficiente y correctamente posible para cumplir con su papel y responsabilidades. Y ahora, con la ayuda de la tecnología y los sistemas digitales, supuestamente pueden hacerlo con mayor precisión y de forma más fiable y creíble. Porque la tecnología está aquí para mejorar la precisión y la exactitud de las decisiones de los árbitros o para ayudarles a tomar decisiones más responsables. Y cuando los árbitros son más responsables, también pueden contribuir con mayor precisión a un juego limpio.

Aunque cabría esperar que esto fuera para mejorar el arbitraje de un partido de tenis, la realidad es que últimamente hay un creciente «furor» contra los árbitros de silla. Antes, algún tipo de prejuicio contra los árbitros procedía de su posible parcialidad -positiva o negativa- sobre determinados atletas. Esto se reflejaba en el sentimiento de los aficionados y en la moral de los jugadores. También se vería en las casas de apuestas en línea, que en su esfuerzo por ser los mejores sitios de apuestas, incorporarían el papel de los árbitros en sus probabilidades, así los apostadores sienten que evitan las estafas en juegos. Ahora bien, no se trata de un simple prejuicio, ¡es más bien una «guerra»! ¿Por qué todo el mundo recurre a ellos para reprocharles algo en un partido? ¿Y por qué parece que atacar al árbitro es ahora más personal que nunca?

Hemos visto demasiadas veces a grandes tenistas, conocidos por su temperamento, entrar en un juego de «de quién es la culpa» con los árbitros, tanto durante los partidos como en las ruedas de prensa posteriores. Pero lo que estamos presenciando últimamente es una acusación directa, insultos e insultos y, en general, un enfrentamiento frontal que tiene más elementos personales que nunca.

Nick Kyrgios en el Abierto de Miami 2022, jugando contra Janik Sinner en un punto crítico del partido se dirigió al árbitro llamándole groserías y calificando su arbitraje de «vergonzoso e indignante». Daniil Medvedev, en el Open de Australia 2022, también gritó al árbitro: «Are you st***d ?» cuando creyó que el colegiado había pasado por alto que su rival recibía entrenamiento durante el partido. Y Alexander Zverev llamó de mala manera al árbitro un poco más tarde, en un partido del Abierto de México, cuando no estaba satisfecho con la decisión del colegiado.

Estos son sólo algunos ejemplos de partidos relativamente recientes, pero lo cierto es que hay muchos más ahí fuera. Tenemos demasiados casos en los que los jugadores se pasan de personales al culpar a los árbitros cuando creen que no están arbitrando de forma profesional.

Y justo cuando uno pensaría que la tecnología resolvería cualquier tipo de disputa o tensión entre árbitros y jugadores, lo cierto es que estas disputas se han vuelto más duras y fuertes. Los árbitros ya no son sólo los sospechosos habituales de cualquier mala decisión o decisión desfavorable. Son los encargados de echar todas las culpas, de descargar el calor o la emoción durante el partido, de descargar toda la presión y el estrés. Se han convertido en algo así como un saco de boxeo para los jugadores, sin importar si tienen razón o no.

Mientras tanto, la mayoría de los árbitros reconocen que esto parece algo personal, pero en realidad no es algo que deban llevar dentro. La mayoría de ellos entienden que los jugadores no tienen nada contra ellos más que el simple hecho de que les ha tocado arbitrar un partido con el que, por alguna razón, no se sienten cómodos.

epy.com
epy.com
Redactores de elperiodicodeyecla.com escriben con este nombre de autor para otra serie de artículos.
uscríbete EPY

¿Quieres añadir un nuevo comentario?

Hazte EPY Premium, es gratuito.

Hazte Premium

1 COMENTARIO

epy.com
epy.com
Redactores de elperiodicodeyecla.com escriben con este nombre de autor para otra serie de artículos.
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img

Servicios

Demanda empleo Oferta empleo
Compra Venta
Canal inmobiliario Farmacia
Teléfono interes Autobuses