«La agricultura y la ganadería intensivas suponen una seria amenaza»

3
Plásticos agricultura Arabí
Restos de plástico agrícola en las tierras que rodean el Monte Arabí

El agua y la tierra, recursos indispensables para la vida, atraviesan una delicada situación en la cuenca del Segura.

Dos de las principales amenazas son la agricultura y la ganadería intensivas, por el impacto negativo que estas actividades están teniendo sobre la salud de las personas y del medioambiente en la Región de Murcia.

La Plataforma Salvemos el Arabí convocó un encuentro de colectivos afectados el sábado 30 de marzo, en el Edificio Bioclimático de Yecla.  Todos se reunieron para analizar la situación actual en diferentes comunidades autónomas, recabar datos de cada comarca y articular una defensa en común del territorio. “La sobreexplotación de los acuíferos, de los que se extrae más agua de la que se repone, va a suponer un grave problema mucho antes de lo que pensamos”, asegura Alejandro Ortuño, portavoz de la Plataforma.

bioconstruccionesAl mismo tiempo, “la tierra se degrada a gran velocidad, debido a la pérdida de cultivos leñosos tradicionales, que están siendo sustituidos por cultivos intensivos. Los impactos sociales, medioambientales, económicos y sobre la salud de este tipo de agricultura son cada vez más alarmantes. Entre ellos, el uso indiscriminado de pesticidas tiene múltiples consecuencias también”, afirma Alejandro Ortuño.

DOS CONFERENCIAS DE PRIMER NIVEL

Las dos conferencias que se realizaron durante la jornada, con expertos medioambientales de primer nivel, fueron un éxito de asistencia.

Pedro Costa, Premio Nacional de Medioambiente, periodista, sociólogo y ecologista de intensa trayectoria, comenzó su ponencia así: «Estamos aquí para tratar el problema invasivo de la agricultura y de la ganadería intensivas”.

“Nos sentimos plenamente desasistidos por el aparato político-administrativo regional y estamos dispuestos a oponernos, con todos los medios legales, a estas prácticas depredadoras de los recursos naturales y de la tierra», declara Pedro Costa.

Durante su conferencia, titulada “La agricultura intensiva, contra la ciencia y la ética”, expuso con todo detalle el serio problema al que nos enfrentamos en la actualidad. Desde el primer momento, pidió la participación ciudadana para “luchar contra esta invasión que estamos sufriendo”, según palabras del ponente.

sin gluten

En cuanto a la ganadería intensiva, Pedro Costa la considera “la aberración máxima”. Según explica, “su objetivo es la exportación de carne y también de recursos básicos como el agua, que se necesita para producirla. Esta industria genera impactos ambientales muy serios y duraderos en el tiempo, como son: olores, ruidos, acumulación en el suelo de estiércol y purines, cambios en el paisaje y daño estético demoledor”.

A todo lo citado se suma “el malestar y sufrimiento animal, que está en los límites de la legislación comunitaria y es incongruente en sociedades civilizadas”, asegura el Premio Nacional de Medioambiente. Por eso, también recomienda “comer cuanta menos carne mejor, y asegurarse que sea de buena procedencia, para no contribuir con esta industria que tanto daño está generando”.

Julia Martínez, miembro de la Fundación Nueva Cultura del Agua Nueva Cultura del Agua, realizó la ponencia “Impactos ambientales y sobre los recursos hídricos del modelo agrario intensivo”.

«La contaminación por plástico ha llegado también al Altiplano, a través de la agricultura intensiva. Los restos se descomponen en trozos pequeños, se mezclan con la tierra y pasan al agua. De esta manera, acaban formando parte de la cadena trófica, junto con los tóxicos que contienen», informa Julia Martínez

Según datos oficiales muy recientes, del año 2017, del Plan de seguimiento de la Confederación Hidrográfica del Segura, los resultados son bastante preocupantes: «tenemos 22 masas de agua subterránea en la Cuenca del Segura en mal estado por contaminación por el nitrógeno y el fósforo procedente del regadío industrial», afirma la experta e investigadora del agua. 

En otras palabras, «uno de cada tres acuíferos de la Cuenca del Segura están contaminados por nitratos y fósforo como consecuencia de la agricultura intensiva», según datos aportados por Julia Martínez, de la Fundación Nueva Cultura del agua. 

banner miel chinchilla

3 COMENTARIOS

  1. No preocuparse ciudadania, que esto solo trae riqueza a Yecla, lo de los plasticos, lodos, etc. son minucias. Rojos que soys unos Rojos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí