viernes 17 septiembre 2021

Aquella planta de grafeno

José Antonio Ortega
"DESDE MI PUPITRE" Intento aprender cada día, y como observador atento procuro escribir un poco de todo con respeto y disciplina, de recuerdos, necesidades y de aquello que mientras pueda, vaya encontrándome por el camino, siempre dando gracias al estímulo de la vida.

El grafeno, lo que parecía una innovación en Yecla, al margen de la industria del mueble, tapizado y colchonería, quedó como algún que otro “proyecto”, en agua de borrajas.

Ese material descubierto que por su resistencia incluso llega a superar al acero y aseguran es el más avanzado para el futuro, puesto que con él se pueden fabricar diversidad de elementos y se presta a tantísimas aplicaciones.

La noticia de esta planta de grafeno en nuestra ciudad creo que se recibió de buen grado. Aquello de que podría dar trabajo a varios cientos de personas, ya que en principio se preveía un volumen de negocio impresionante. La noticia apareció en la portada de muchos medios, casi a bombo y platilla, fue respaldada, algunos se hicieron la foto y parecía que nos íbamos a subir de repente al rebufo del éxito.

No me quiero imaginar algo que quizá no sea o tal vez sí. Pero francamente me quedan muchas dudas. Probablemente no hubo ningún crisol aunque fuera metálico -tampoco tenía que haber sido de grafeno- que analizara todo aquello y en consecuencia le tomara la temperatura.

Como negocio privado, los propietarios, gerentes o administradores, han actuado de la forma que les ha perecido más conveniente, ahí está la audacia de cada uno. El lío de patentes, el conglomerado de empresas y razones sociales, así como las cifras de participación y porcentajes siempre enredadas en cierto tipo de negocios, además de los diversos inversores, podría dar para una tesis en la materia.

Lamento que en mi pueblo, de donde han salido buenos artesanos, también castigado por la economía, aunque “seguramente” podamos llorar con un ojo solo, no se levantara esa planta de maravilloso material.

En este momento oscuro de irrefrenable impaciencia por la actualidad pandémica, la industria debe continuar siendo el motor de la economía, para que cualquier situación no descartable, no sea ni insostenible ni indeseable. Siempre fuimos un pueblo emprendedor, pero también conformista fuera del sector que predomina; una cosa no quita la otra.

Sinceramente, aunque la lógica no sé si me cuadra, tengo al respecto una percepción relativa de un asunto poco claro sobre un material que dicen es muy transparente.  

Aquel barco que de esta sustancia se fabricó, no sé en qué puerto arribó. No obstante, los navegantes deben de tener un buen talento matemático para determinar la posición del yate. En fin nos quedamos sin baterías y para consolarme me digo, una mata que no ha echado.

a la industria.

Lee todos los artículos de José Antonio Ortega

José Antonio Ortega
"DESDE MI PUPITRE" Intento aprender cada día, y como observador atento procuro escribir un poco de todo con respeto y disciplina, de recuerdos, necesidades y de aquello que mientras pueda, vaya encontrándome por el camino, siempre dando gracias al estímulo de la vida.
uscríbete EPY

¿Quieres añadir un nuevo comentario?

Hazte EPY Premium, es gratuito.

Hazte Premium

12 Comentarios

  1. El grafeno no tiene la culpa, al igual que no la tienen los biocombustibles, ni las baterías. Pero que alguien venda biocombustibles (algas, bio fuel system, S.L.) prometiendo que iban a producir todo el petroleo mundial o que alguien venda que son capaces de fabricar grafeno en tiras kilométricas (cuando en ese momento solo se era capaz de fabricar el grafeno en el tamaño de un paquete de cigarrillos) o que digan que sus baterías se recargan ¡¡¡CINCO VECES antes que las Teslas!!! y duran ¡¡¡¡¡CINCO VECES MÁS que las Teslas!!!! ( https://www.lasprovincias.es/tecnologia/201602/03/llega-bateria-grafeno-dura-20160203114445.html ) y que encima NADIE ponga en duda esas BARBARIDADES y además les den telediarios, periódicos, radios…. Pues la culpa ¿Quién la tiene, el lobo o el cabritillo que le pide ver la pata enharinada?

  2. Amigo José Antonio Ortega. Tú se ve que eres como aquellos músicos «diferentes» que tocan de oído, no es malo que de vez en cuando alguien pruebe y ponga algo diferente en este «periódico», pero por favor José Antonio, no escribas de oído como aquel músico, y contrasta antes de escribir aquellas noticias con las que nos quieras ilustrar. Gracias

    • Isabel, o como te llames. El autor del artículo ha expresado el lamento y la decepción de un pueblo que creyó en las expectativas que anunciasteis. Nada más. Y lo ha hecho sin insultar, de modo muy caballeroso. Él, se nota en sus reflexiones, os creyó y de ahí su triste sentimiento. Los que no os creímos nunca no nos hemos sorprendido ni nos hemos decepcionado.
      Además qué inteligencia mostráis tan grande, ya que si no hubieseis escrito aquí ningún comentario no hubieses hecho una carta de respuesta no se hubiese hecho ningún alboroto. Sí alguien no sabía del tema os aseguro que ya se ha enterado

  3. Aunque reconozco que casi siempre me apunto a misiones imposibles, lo de este nuevo material revolución siglo XXI mí posición fue muy a favor de algo innovador. Ya no era lo de siempre, sofás y colchones era algo puntero, algo que podría revolucionar todo lo que se conoce en nuevos materiales y su aplicación.
    Una pena que no haya cuajado.

  4. El grafeno es el material del siglo XXI, al menos es lo que venimos oyendo desde hace tiempo. En la actualidad se está ya utilizando en algunas aplicaciones, pero por ahora poco interesantes porque se limitan a cambiar un material por otro un poco mejor o algo más barato, ya que el coste de producir grafeno se ha reducido mucho. No es muy conocido pero empieza a aparecer por muchas partes, desde altavoces hasta posiblemente las cubiertas de las bicicletas utilizadas en el último Tour de Francia. Por lo que entiendo de algún comentario está empezando a sustituir la fibra de carbono en estructuras para barcos. Pero lo interesante del grafeno está por venir, y será para revolucionar los campos donde aterrice, como la informática o la transmisión de energía eléctrica o el almacenamiento de esta en baterías mucho más duraderas. En la Unión Europea existe un programa dedicado a ello, con una financiación respetable, se puede encontrar más información (en inglés) aquí: https://graphene-flagship.eu

    Ignoro por completo lo que ha pasado con la fábrica de Yecla, sé apenas lo que se ha publicado en la prensa local. Como en otras actividades el interés no va a estar en producir el material, algo que va a ser barato si no lo es ya, sino en el valor añadido que van a traer las patentes revolucionarias, que son las que utilizarán el grafeno para producir semiconductores, materiales aislantes o estructuras para aplicaciones hoy inimaginables, por poner algún ejemplo. Pero para llegar hasta ahí hay que estar en contacto con algún centro de investigación puntero, y eso no está cerca de Yecla lamentablemente, entre otras cosas porque España sigue siendo un país que da la espalda a la ciencia y la investigación. Me alegraré si algún día puedo saber algo de una colaboración entre dos empresas relacionadas con Yecla para, por poner un ejemplo, fabricar cascos para moto a partir del grafeno, que puede mejorar y mucho la resistencia a los golpes.

- Publicidad -

Servicios

Demanda empleo Oferta empleo
Compra Venta
Canal inmobiliario Farmacia
Teléfono interes Autobuses