Proteste Ahora!: menús para intolerancias alimenticias en el hospital 

6
cocina hospital intolerantes

¿Está preparado el hospital para atender a personas con intolerancias alimenticias? Un lector de elperiodicodeyecla.com se ha puesto en contacto con nosotros para mostrar su queja sobre un caso concreto, el de su hermana.

Según explica, tiene intolerancia a varios alimentos y eso ha provocado que requiera un menú especial para ella. Sin embargo, asegura que no le han dado casi alimentos porque lo que le llevaban a la habitación no cumplía los requisitos alimenticios para sus problemas de intolerancia.

Nos hemos puesto en contacto con la dirección del hospital Virgen del Castillo para dos cosas. Corroborar la presencia de esta paciente en el centro hospitalario y también para conocer su versión de lo ocurrido. Ofrecemos ambas.


Y un detalle, el lector también se queja de que en las máquinas expendedoras de alimentos de dispensa comida envasada. En esto no le falta razón. Un espacio público de salud debería cuidar que no se puedan consumir alimentos que no benefician a la salud de la población.  

Queja del lector

Mi hermana se encuentra ingresada en el hospital porque está casi de parto con 32 semanas de gestación. Es intolerante al gluten, la lactosa y el tomate. Es ridículo, aberrante y denunciable que en un centro médico no cuenten con un menú digno para intolerantes pero sí máquinas expendedoras de comida basura. Me parece más que denunciable que una mujer en su situación, con la bolsa rota y perdiendo líquido haya tenido que desayunar esta mañana una mandarina y un zumo, apenas haya podido comer porque había paella (por el sofrito) y le hayan dado de merendar una mandarina… Y me da igual la pandemia, en anteriores partos la situación ha sido la misma.

Respuesta del hospital

La paciente se encuentra ingresada en la planta de hospitalización tercera de maternidad, tiene pautada desde el principio una dieta normal basal celíaca, con intolerancias a la lactosa y al tomate, desde el primer momento se han seguido las pautas dietéticas necesarias adecuadas a su intolerancia alimentaria , utilizándose utensilios únicos para la elaboración de sus platos específicos, todo ello coordinado por la nutricionista del hospital.

Esta lector ha participado con sus comentarios en la sección Proteste Ahora! de elperiodicodeyecla.com. Usted también puede hacerlo es muy fácil. Nos puede mandar hechos noticiables, quejas, fotos y lo que considere al número del whatsapp de elperiodicodeyecla.com: 644 25 49 81. También a través de nuestras redes sociales recibimos mensajes de los lectores que participan en la sección de protestas vecinales.


 

6 COMENTARIOS

  1. Sigo pensando que aquí los que sí que tienen “ideita” del asuntos son los profesionales sanitarios que trabajan en los hospitales a todos los niveles. A día de hoy los hospitales cuentan con sus dietas predeterminadas específicas para cualquier tipo de patología asociada a diversos tipos de intolerancia alimentaria , además están reguladas por un especialista en el tema como son los nutricionistas. Finalmente exponer que me cuesta creer que el hecho haya sucedido tal y como se expone, pero claro estos temas de meternos con la sanidad pública por la chorrada que sea (OJO no digo que las intolerancias alimentarias lo sean, puesto que son situaciones en las que las personas pueden ver condicionada su forma de comer y con ello su forma de vida, LEEAN BIEN y no mezclen las cosas) siempre nos ha gustado mucho. Saludos.

  2. Pedro y Nikinikita..no tenéis mi ideita..pero bueno como la mayoría de la gente que por suerte no tiene que vivir con esta discapacidad, que creen que el no comer gluten es un capricho o una moda, pero por desgracia es una enfermedad crónica con unas consecuencias muy negativas si ingieres los alimentos a los que eres intolerante y también existe algo que es la contaminación cruzada por lo que los alimentos se han de preparar independientemente con utensilios distintos..

  3. Yo tengo un familiar que no puede tomar gluten, huevo ni lactosa, su organismo no lo tolera y tiene reacciones muy adversas, esto de las intolerancias no es ninguna broma ni capricho de niño pijo, es una discapacidad más y aunque no es visible merece el respeto y la comprensión de la sociedad, a nadie se le ocurriría decir a alguien que va en silla de ruedas que se levante y ande, que por una vez no pasa nada..pues co las intolerancias alimentarias pasa igual. Así que a esas personas que dicen que es un capricho que se informen sobre los problemas que generan que esto no va de ser vegetariano y los hospitales que adapten más los menús a las necesidades especiales de algunos pacientes.

  4. Supongo que Nikinika no tiene ni pajolera idea de lo que es una intolerancia o hipersensibilidad alimentaria, no ha oído hablar de celiaquía, gluten, etc… Pues qué suerte la suya y la de su familia. Pero, atención, no estás libre de padecerla en cualquier momento, pues la progresión en adultos es cada vez mayor. Y sé de lo que hablo. Hasta hace cinco años yo no la sufría, y hasta ahora y en menos de 10 años, cinco miembros de mi familia, adultos y hasta octogenarios, hemos desarrollado está «debilidad», para la que corroboro que los hospitales públicos de la R. Murcia ni están preparados ni quieren estarlo. Y la celiaquía a veces va acompañada de otras cosillas como la diabetes.
    En mi funesta estancia veraniega «hotelera» en el H.P. de Cieza estuve a punto de salir envenenado, intoxicado o directamente no volver a salir de allí. Intolerante al gluten, la lactosa y con problemas intestinales añadidos, y después de tres días repitiendo menú mañana, tarde y noche, al cuarto día mi cuerpo no pudo más, y estuve dos días vomitando. A médicos, jefa de planta, enfermeras, nutricionista …les expuse mi «queja» . Ninguna solución me dieron, es más, la nutricionista me dijo claramente que no había presupuesto para elaborar menús «especiales», para los cuales yo tengo un «aval» por escrito de doctor especialista Digestivo de Yecla. Pero es que la tal nutricionista ( debe ser la que programa los menús especiales de todos los hospitales públicos de Murcia)ni siquiera tenía «imaginación» o algo de sentido común en la disposición de los menús.
    Los alimentos para quienes presentamos esta «caprichosa» enfermedad (según Nikinika), son normales. Eliminando de la dieta los que nos provocan la intolerancia y cuidando no contaminar al cocinar, no se necesita mucho más. Mas la carne o pescado a la plancha son manjares desconocidos en estos nuestros Hospitales; la fruta variada normalita es una delicatessen, y así hasta el infinito.
    Con decir que llevo casi cuatro meses de aquella «experiencia gourmet», y todavía no me he repuesto.
    Es indignante que ocurra esto en un hospital. O sea, el médico te dice (después de
    varias gastroscopias y colonos): ni pruebes ni te acerques a estos alimentos, ¿y la solución es el ayuno si estás ingresado ??
    Descoordinación, descontrol, inoperancia, ignorancia, ineptitud…
    Todas estas «virtudes» nos llevan a situaciones graves. Estamos vivos de milagro.
    Y, para Nikinika y compañía, infórmense, ilústrense y edúquense debidamente. No vaya a ser que venga una pandemia de intolerancia al gluten, lactosa, huevo, tomate, … y nos encontremos también con irresponsables y negacionistas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí