Pan y Circo

4
niños adolescentes adicciones trading pan y circo

Fue allá por el año 80 en Roma, cuando el emperador Tito descubrió la bondad de esta combinación de pan y circo. Y es que, a pesar del gran incendio que devastó medio Roma, y de la gran epidemia, probablemente de peste, que casi acabó con la mitad de los romanos, e, incluso, de que el Vesubio, por entonces, arrasó Pompeya, su gobierno no se resintió. Aceleradamente, inauguró el Coliseo, y durante 100 días ofreció, de manera gratuita, espectáculos circenses a sus conciudadanos. Y todos los días también, y en los sótanos del Coliseo, se horneaban 1.000 hogazas de pan que se repartían gratis, en los descansos, entre el público.

Tito superó las crisis y pudo seguir gobernando con tranquilidad hasta su muerte, pocos años después.

Llegó el mes de julio, y con él la matrícula en 1º de la ESO de mi hijo en el Instituto Azorín. Entre las posibilidades que se ofrecían, estaba la opción de incorporarlo a un curso digitalizado. En resumen, se trata de que acudan a las aulas con un ordenador portátil (que los padres deberíamos comprar).

No podíamos dejar de elegirla, la tecnología digital forma ya parte de la vida de nuestras hijas e hijos, y, obviamente, estas habilidades ya deberían estar impartidas en los centros de educación desde hace muchos años.

Pasado el tiempo y sin noticias, llamamos al centro solicitando confirmación sobre la matrícula:

  • “No ha sido agraciado, como no hay plazas suficientes…”.

Parece que un sorteo reparte quienes tendrán más derechos. En la administración ya se sabe que allá donde hay sorteo, hay injusticia siempre.

  • “Hay plazas para 57 estudiantes, y como había muchas más solicitudes,

pues algunos han tenido que quedar fuera”.

Una vez más, no nos ha tocado nada. Ocurrió con la supuesta educación

“bilingüe” de nuestra hija, o la elección de colegio de primaria, etc.

  • “¿Y qué impide que todos los estudiantes que lo solicitan accedan a una plaza de este tipo?” -preguntamos entonces-.
  • “Las aulas no están preparadas para ello”.

Parece que la “monstruosa inversión” para el desarrollo pleno de la enseñanza digitalizada asciende a 6.000 euros por aula. Se trata de poner enchufes y poco más. Mi amigo de siempre me ha ofrecido su regleta. Dice que así, sí que podríamos enchufarlo, y que como es triple, podrían ser hasta tres los alumnos más a incorporar. Pero no creo que lo acepten.

Me asalta una duda, es que si con grandiosos presupuestos estatales, autonómicos y locales, y con años vista, no hemos sido capaces ni de planificar poner enchufes en las aulas, ¿podemos confiar en las planificaciones de vuelta a las aulas que nos presentan?

Lo que queda patente es que se está produciendo una nueva brecha, cada vez mayor, entre la realidad social y la educación en España, y más en Yecla.

Tendremos alumnos a los que se les obliga a digitalizarse en sus casas, pero que no pueden hacerlo en las aulas. Increíble por absurdo.

Y no creo que sea por falta de capacidad de gasto. Por ejemplo, en el presupuesto más cercano, en el presupuesto local, sí que somos capaces de gastar, anualmente, más de 1.000.000 de euros en festejos, o casi 3.000.000 de euros en limpiar y volver a limpiar.

Tampoco será porque en esta región estemos “sobrados” de habilidades digitales. Murcia ocupa las últimas posiciones en estas habilidades digitales básicas dentro de España, y de Europa. Apuesto a que en Yecla, la situación es todavía peor.

tabla habilidades digitalesEl gasto público en educación por alumno no universitario de Murcia ocupa el tercer lugar por la cola entre las comunidades, 4.600 euros frente a 6.200 del País Vasco, y es la última en número de alumnos por ordenador, 1 para cada 6 alumnos.

En Yecla, en el colegio que conozco, hay 1 ordenador para cada 15, más o menos.

Igualmente, Murcia es la segunda comunidad en España con la tasa de abandono escolar más alta (1 de cada 4 alumnos abandonan el sistema educativo prematuramente).

En mi pueblo, en Yecla, creo que la educación sigue dependiendo, casi exclusivamente, de la buena voluntad y de la vocación de los profesores.

Recordemos que sin educación y formación de calidad no podremos alcanzar mejores niveles de bienestar social y de crecimiento económico en Yecla. Tampoco podremos elevar las condiciones culturales de la población futura, una mejor cultura que produciría un incremento de los valores cívicos y de convivencia.

Termino con una reflexión que, recientemente, he escuchado a un filósofo y profesor, José Carlos Ruiz: “Sin un análisis continuo de la realidad, sin pensamiento crítico, se impone el circo. El entretenimiento nos atrapa y no nos deja ver lo que realmente hay de fondo”.

Lamentablemente, dos mil años después han servido de bien poco, y seguimos aceptando como buena la receta de Tito: “Panem et circenses”.


 

4 COMENTARIOS

  1. Magnifico Artículo totalmente realista y objetivo.Que pena que el nivel político esté tan bajo. Murcia siempre y desde siempre a la cola .

  2. Estáis equivocados, lo prioritario es la economía, la libertad plena y una justicia separada del gobierno, sin estos tres pilares, estaremos peor que en la India.

  3. Que verdad más grande.
    Se gastan millones en infraestructuras que sirven para nada,como el recinto ferial fantasma o como el Yecla valora y sus pasarelas,todo en ruinas después de poco tiempo.Obras que no sirven para nada al pueblo pero si que le sirve a unos pocos para aumentar sus aires de grandeza.
    Y no pueden invertir en sanidad y educación?
    Por qué no usan el presupuesto de festejos en mejorar las aulas y prepararlas para la enseñanza digital?si ese dinero no se va a gastar,no van a haber fiestas este año
    Pero prefieren un país con poco nivel educativo y que no se queje mucho

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí