lunes 06 diciembre 2021

La pandemia no ha cambiado el rumbo de la crisis climática

Publicidad Baner publicitario de exposición de muebles y decoración en Yecla Murcia

La pandemia no ha servido para variar el rumbo destructivo que el hombre está ejerciendo en el planeta que habita. Varias agencias vinculadas a las Naciones Unidas han hecho público esta pasada semana un informe sobre la crisis climática en el mundo una vez que se ha vuelto a tasas altas de reactivación industrial tras el parón del pasado año 2020 generado por la Covid-19.

La principal conclusión es que se ha retomado el mismo camino de emisiones de dióxido de carbono y que lo que se consideró como una oportunidad (la crisis sanitaria de la Covid-19) de cambio de mentalidad hacia lo verde, hacia lo ecológico, en realidad no ha servido para variar ninguno de los patrones en los que se asienta la industria y cambio climático sigue a un ritmo desvocado.

El informe sigue apuntando a un progresivo aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero. Se trata de la actividad industrial ligada al uso de energías como el gas natural, el petróleo y en países menos desarrollados el carbón. El informe afirma rotundamente que “no hay indicios de un crecimiento más ecológico” tras el parón generalizado de 2020.

La esperanza de un cambio de mentalidad ha chocado frontalmente con la realidad de la economía que requiere de energías que están provocando una factura medioambiental sin precedentes.

Desde las Naciones Unidas se explica que los niveles de gases contaminantes están en unos parámetros nunca antes vistos lo que genera en estos momentos, y lo hará más en el futuro, un peligroso calentamiento del planeta que tendrá consecuencias más graves con el paso del tiempo.

La ONU ha encargado ya tres informes sobre la misma temática. En este se habla también del panel internacional de científicos de referencia y resalta el aumento de los fenómenos meteorológicos extremos. Estos se traducen en tormentas, huracanes, inundaciones, sequías extremas y otros fenómenos que generan la pérdida de gran cantidad de vidas humanas y consecuencias económicas muy costosas para los países. 

El secretario general de la ONU, António Guterres, se ha hecho eco de este informe y ha pedido a los gobiernos que se esfuercen en que haya “reducciones inmediatas, rápidas y a gran escala”.

El temor es que la escalada de actividad industrial provoque que sea imposible sostener el aumento del calentamiento global a 1,5 y 2 grados como se firmó entre los países hace unos años en la capital de Francia. 

Muy al contrario, las estimaciones aseguran que hasta el año 2030 no empezarán a notarse los cambios hacía una mayor generación de energía verde, energía sostenible. Para esa fecha puede que la temperatura del planeta aumente de forma tan exagerada que será complicado recuperar el mundo tal y como lo conocemos hoy en día.

Bien es cierto que hay un hilo de esperanza en los países más desarrollados que se han comprometido a la emisión cero de gases contaminantes para el año 2050. Esos países representan más del 60% de las emisiones que ahora se lanzan a la atmósfera.

 

uscríbete EPY

¿Quieres añadir un nuevo comentario?

Hazte EPY Premium, es gratuito.

Hazte Premium

- Publicidad -

Servicios

Demanda empleo Oferta empleo
Compra Venta
Canal inmobiliario Farmacia
Teléfono interes Autobuses