Plantas cada vez más altas se apoderan de la tundra ártica

0
241 visitas

Es bien sabido que el clima y las condiciones duras de la tundra ártica no son precisamente el entorno ideal para la reproducción de las plantas. Hasta hace poco los arbustos enanos y los pastos han sido la única vegetaciónen estas regiones. Sin embargo, hoy en día se ha demostrado que han aparecido nuevas plantas de mayor altura en dichas áreas.

Con respecto a este tema, se realizó un estudio hecho por 130 biólogos de todo el mundo que se publicó a finales del mes pasado. Dicha investigación fue guiada por científicos de dos centros de investigación del clima y de la biodiversidad alemanes y representa el estudio más completo hasta este momento. Aquí se recopila la información de 120 sitios de tundra, más concretamente en las regiones árticas de Alaska, Escandinavia, Siberia, Islandia y Canadá. En él se muestra que han aparecido plantas más altas en estas áreas árticas y se explica que esto se debe, ante todo, al calentamiento global.

Según la autora principal de este estudio, este aumento de altura está presente en las plantas de casi todas las regiones. En cuanto a las temperaturas, se han analizado las subidas en esta área durante las últimas tres décadas y se confirma que los aumentos en verano han sido de un grado centígrado y en invierno de 1.5 grados centígrados. Esto representa una de las tasas de aumento más rápidas del planeta.

En el trabajo de investigación mencionado también se informa que este aumento de temperatura no ha influido solamente en el tamaño de las plantas, sino que del mismo modo se han modificado las comunidades de plantas. El aumento de la vegetación puede llegar a un porcentaje bastante alto a finales de siglo, entre el 20% y el 60%. Cabe también destacar que las especies altas no afectan de manera negativa a las especies bajas que ya existían en estas zonas. De igual modo, esta investigación ha analizado el impacto que podrían tener estas nuevas especies en el permafrost, que es la capa de hielo que cubre el suelo en estas zonas. Si el permafrost llegara a derretirse, se liberarían los gases de efecto invernadero. Este proceso se podría acelerar con el aumento de las plantas más altas, ya que al atrapar más nieve en invierno, el suelo subyacente se aísla y eso puede prevenir que se congele profundamente durante el invierno.

En resumen, el medio ambiente nos está mostrando una vez más que debemos tener más precaución con él, evitar la contaminación en la mayor medida posible y de igual modo prevenir el aumento del calentamiento global. Este caso, por desgracia, no es un caso aislado; hay muchas más consecuencias que podríamos sufrir si no tomamos más conciencia en el cuidado de nuestro entorno.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí