Préstamos en línea o préstamos tradicionales: ¿cuál me conviene?

0
121 visitas
préstamos online

Conseguir un préstamo nunca ha sido tan fácil como ahora. El auge de la industria de préstamos en línea ha permitido que los propietarios de pequeñas empresas tengan más posibilidades de acceder a créditos para financiar sus negocios.

Los préstamos en línea son una buena opción para las pequeñas empresas que no califican para un crédito tradicional, debido a que no cumplen con los estrictos requisitos de los bancos; y son mucho más fáciles de conseguir.

Para los dueños de pequeños negocios, los préstamos en línea son una solución a sus problemas inmediatos de financiamiento, pues les permiten acceder a pequeñas cantidades de dinero para comprar equipo, hacer remodelaciones o adquirir inventario. En otras palabras, representan flujo de caja a corto plazo.

Para estos negocios resulta más conveniente acudir a los prestamistas en línea que a los bancos, porque el proceso de solicitud es más simple y rápido. Asimismo, los costos de un préstamo en línea son menores que los de un crédito convencional.

 

¿Cuáles son las diferencias entre un préstamo en línea y un préstamo tradicional?

Estas son algunas de las diferencias entre los préstamos en línea y los créditos bancarios convencionales:

  • Rapidez. Los prestamistas en línea te dicen, casi al instante, si aprueban el préstamo que necesitas, cuánto pueden prestarte, y con qué términos. Además, puedes hacer la solicitud desde cualquier lugar y en cualquier momento, porque los prestamistas en línea abren 24 horas al día, siete días a la semana.

Con los bancos no pasa lo mismo. Tras llenar un formulario tienes que esperar a que lo revisen. La respuesta a tu solicitud puede tardar varios días, y es posible que tengas que ir al banco en persona.

  • Tarifas. Con los préstamos en línea, los costos son menores. Las tasas de interés son generalmente más bajas, y las tarifas del servicio mínimas o inexistentes. Esto se debe a que los prestamistas en línea no tienen los mismos gastos que los bancos, que deben mantener sucursales físicas en operación.

 

  • Cantidad de requisitos. Con un puntaje de crédito alto, tienes más posibilidades de que los bancos te presten dinero. Pero si este no es tu caso, financiar tu negocio de manera tradicional no será fácil.

Los prestamistas en línea están más dispuestos a aprobar créditos a personas con bajos puntajes crediticios, pues evalúan otro tipo de información proveniente de distintas fuentes, incluso de tus redes sociales. Así determinan tu solvencia financiera.

  • Necesidad de aval. Para que un banco te preste dinero tienes que ofrecerle un aval o garantía, que pasará a ser propiedad del banco si no puedes devolver el dinero. Para conseguir un préstamo en línea, en la mayoría de los casos, no tienes que arriesgar tus activos personales.

 

¿A dónde acudir para solicitar un préstamo en línea?

Si necesitas un crédito y piensas que un préstamo en línea es tu mejor opción, tienes que buscar y comparar distintas alternativas. Identifica, por ejemplo, quién ofrece las tasas de interés más bajas o los plazos más razonables. Una sencilla búsqueda en línea puede responder a esas preguntas.

Los mejores préstamos en línea se obtienen de prestamistas no convencionales. Dicho de otra forma, un banco o cooperativa de crédito no suele ser la mejor opción para ti si lo que necesitas es efectivo para tu empresa.  

Pero ten en cuenta que estos prestamistas alternativos se centran únicamente en un tipo específico de préstamo comercial. No ofrecen cuentas corrientes ni de ahorro, tarjetas de crédito o servicios corporativos. Si ese es el tipo de servicios que estás buscando, entonces un prestamista en línea tampoco es la mejor opción.

Pero si simplemente necesitas una cantidad de dinero específica para destinar a tu empresa, además de recibirlo rápidamente y sin demasiados trámites, entonces DEBES considerar esta posibilidad. El proceso para conseguir un préstamo en línea, como ya dijimos, es mucho más simple y rápido que con la banca tradicional. En primer lugar, debes llenar una solicitud y proporcionar información personal, como tu número de identificación y tu dirección. Dependiendo del prestamista, también deberás suministrar información financiera, como tus ingresos, gastos, y datos sobre tu negocio. A partir de ahí un experto en préstamos asignado a tu caso te guiará durante todo el proceso, y podrías recibir el dinero directamente en tu cuenta de banco en un plazo de entre 5 a 10 días.

En conclusión

En términos generales, los préstamos en línea son convenientes y confiables para los propietarios de pequeñas empresas, especialmente si tienes una necesidad apremiante de financiar su negocio.

Contempla todas las posibilidades a tu alcance, y evalúa si este tipo de préstamos para negocios es la opción más adecuada para satisfacer las necesidades de tu empresa.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí