Remedios Lajara se convertirá en la primera alcaldesa del siglo XXI

Tras la inesperada decisión de Marcos Ortuño, Remedios Lajara se convertirá en la primera alcaldesa de Yecla del siglo XXI, una vez que el pleno la apoye. Algo que ocurrirá al tener el PP mayoría absoluta. Una vez aclarado esto, hay que remontarse a 1995 para ver a una mujer al frente del ayuntamiento de nuestra ciudad.

En concreto, fue Cristina Soriano, por el Partido Socialista, que fue alcaldesa entre 1991 y 1995. Después, Vicente Maeso, Juan Miguel Benedito y Marcos Ortuño han sido los tres hombres que han ostentado la máxima autoridad del consistorio local, todos por el Partido Popular. Será, a su vez, la primera vez en la historia que una concejala del PP asuma el cargo de alcaldesa. 

De la Consejería de Educación a la Alcaldía de Yecla

Remedios Lajara tiene 45 años, está casada y es madre de dos hijos. Maestra especialista en audición y lenguaje por la Universidad de Valladolid, Lajara es funcionaria desde 2016 del cuerpo de maestros de la Consejería de Educación.

En 2011 fue elegida concejala de Educación y en 2015 ascendió a teniente de alcalde, llevando Política Social y Educación. Además, fue la portavoz del Partido Popular en el pleno del Ayuntamiento. 

En mayo de 2017, Remedios Lajara vivió un nuevo ascenso en su carrera profesional, ya que fue nombrada directora general de Centros Educativos de la Consejería de Educación, Juventud y Deportes de la Región de Murcia, etapa que cerró en 2019. 

Desde entonces, ha sido portavoz del Grupo Municipal Popular y primera teniente de alcalde del Ayuntamiento de Yecla con competencias en Educación, Personal y Urbanismo. Cabe recordar que Lajara no llegó a la política de la mano del Partido Popular, sino que lo hizo de la mano de Alcey, partido que nació en 2003 y acabó fundiéndose en el PP hace ahora una década. 

uscríbete EPY

¿Quieres añadir un nuevo comentario?

Hazte EPY Premium, es gratuito.

Hazte Premium

8 Comentarios

  1. Coernicus, toa la razoncica te doy. Y lo de guapetón, dicho por servidora, lo podíamos arreglar mañana sábado en el Plaza a las 18:00 horas. Aunque, la verdá sea dicha, estoy más pa acristianar nietas que pa otra cosa, pero una siempre tiene su aquel donde revolotean las mariposas. Jijiji.

  2. Tuvo mucho que ver lo del ladrillo en la aparición de Alcey, viene a decir el alucinao. Tesis uno corroborada.
    Pero había más. Al parecer fue una lucha entre «inversores» forasteros y los de aquí, que también se puede traducir en «especuladores». Pensarían, para los de fuera mejor nosotros. Echaron el freno a los de fuera, su hermana lo sabía todo, ganaron los buenos y todo eso. Lo de guapetón también aciertas. Tengo unos ojos verdes que el alucinao quisiera.
    Estos «inversores» locales tuvieron suerte porque el freno de mano que llevaba el entonces alcalde con el ladrillo les supuso no tener que quedarse los bancos con urbanizaciones estilo la de Fortuna a medio construir esperando que un día entre la pala.
    La misma suerte que los «inversores» jumillanos, cuando el pastor no quiso vender los terrenos a unos kilómetros del pueblo. Esos inversores hoy estarían arruinados.

  3. Suerte. En el mundo de la educación valoran su capacidad para el diálogo y la integración. Ojalá sepa distanciarse de los que siempre han manejado el poder local desde púlpitos y algún despacho, y fomente la participación pública real (lo de las encuestas, mejor para la historia del disparate), el asociacionismo, el dinamismo cultural y el cambio de mirada: menos pasado y tradiciones, y más futuro y nuevas oportunidades/necesidades.

  4. Prendicas, Alcey se creó para frenar a los Glober Trotter que entonces querían campar a tutiplein en el partido popular. Copernicus, guapetón, tuvo mucho que ver el ladrillo pero el trasfondo fue que parte de ese PP trajo inversores de fuera con la burbuja inmobiliaria y subieron los precios de las cosas. Los del pueblo se quejaron y entre unos y otros perece que se hizo una guerra entre el dinero forastero y el yeclano. Mi hermana trabajaba en casa de uno de los toppeperos del dinero forastero y se coscó de todo. Alcey consiguió echar el freno y hoy ya no queda en el PP ninguno de aquellos especulabores. Aunque ahora chupi chupi igual viendo que el gallinero se quedó sin gallo intenten otro abordaje. Aunque no creo a mi hermana la hecharon y le dejaron a deber poco pero lo que había trabajado. Parece que el dinero de la gente de fuera se mojó y se destinó como el tinte malo.

  5. En primer lugar, felicitar a Remedios por su nuevo nombramiento.
    En segundo, entiendo que como primer artículo hacia la nueva alcaldesa, es de admirar su curriculum, pero no encuentro necesario valorar si es hombre o mujer.
    En adelante espero poder leer que se valora a la persona, independientemente de su sexo, en base a su labor como alcalde, no nos pongamos al nivel de banalidades absurdas, con la que está cayendo.

  6. Que se fundiera Alcey en el PP no es lo relevante. Para las generaciones jóvenes hay que explicarle que este partido localista más bien respondía, presuntamente, a los intereses del «ladrillo», en alza en aquella época hasta que llegó la burbuja inmobiliaria. Que suerte tuvieron, el entonces alcalde Benedito no se dejó llevar por sus demandas, con enfrentamientos muy divertidos.
    Recuerdo pasar por el auditorio, salían de un acto electoral de Alcey, estaban casi todos los maestros de obra del pueblo.
    Recordar las «parcelicas» de pocos metros para poder construir más casas de campo o chalet. ¿Esto que interés representaba? Desde dentro del ayuntamiento se podía hacer mucho.
    Bien es cierto que tuvieron un colosal acierto los del Alcey. Su slogan de campaña electoral fue sublime con el «Murcia nos exprime»
    La cúpula de la Purísima como exprimidor. Un puntazo.
    El resto de la aparición de Alcey como partido local… en mi opinión lo dicho.

  7. Rectificación al redactor
    Alcey no se fundió al PP.
    En 2011 Alcey decidió no presentarse a las elecciones municipales y 3 de sus miembros fueron en la lista del PP como independientes, 2 fueron elegidos concejales y tiempo después se afiliaron al PP, pero que quede claro que Alcey no «acabó fundiéndose en el PP».

- Publicidad -

Servicios

Demanda empleo Oferta empleo
Compra Venta
Canal inmobiliario Farmacia
Teléfono interes Autobuses
- Publicidad -